<
>

La historia se alía con el Barcelona

BARCELONA -- El Barcelona sacó medio billete para la final de Copa, la que sería su cuarta consecutiva, con una victoria en el Calderón y que le conduce a las mejores expectativas. Y es que no siendo suficiente reconocer que el resultado le dibuja como favorito, la historia le ofrece esa consideración indiscutible.

Siempre que Atlético y Barcelona se cruzaron en una eliminatoria comenzando con victoria azulgrana en Madrid, el pase cayó de su lado. Cuatro veces en la Copa y una en la desaparecida Copa de la Liga sucedió. Y se adivina como una de las mejores cartas de presentación para el equipo de Luis Enrique.

Por si ello fuera poco, en las cinco ocasiones el Barça acabó conquistando el trofeo, cuatro veces la Copa y la Copa de la Liga en la otra.

Comenzó en los octavos de final de la Copa de 1952, cuando el Barcelona venció en el viejo Metropolitano por 2-4 y goleó en el desaparecido Les Corts por 5-1. La final la venció al Valencia por 4-2.

En 1957, comenzó los octavos de final ganando por 2-5 en Madrid, y redondeó con un histórico 8-1 en Les Corts para conquistar el título, 1-0, frente al Espanyol.

En las semifinales de 1971 ganó por 0-1 en el Vicente Calderón y le bastó el 1-1 en el Camp Nou para pasar a una final que, legendaria, ganó por 4-3 al Valencia en el Bernabéu.

Y en los octavos de final de la temporada 2008-09 venció por 1-3 en Madrid para repetir por 2-1 en la vuelta. El título lo conquistó en Mestalla imponiéndose por 4-1 al Athletic de Bilbao.

Su cruce en Copa de la Liga se produjo en las semifinales de 1986, ganando por 0-1 en el Calderón y pasando con el 1-1 del Camp Nou. En la final, a doble partido, superó por 2-1 al Betis.

“Va a ser muy complicado porque esto es una semifinal de Copa… Y en la vuelta, al equipo que va por debajo sólo le queda arriesgar”, avisó este miércoles Luis Enrique, dando por hecho que el partido del Camp Nou se sospecha intenso, apretado y para nada amistoso.

Pero lo que es evidente es que el Barça, sin Neymar, pero con ventaja, avista su cuarta final de Copa consecutiva y está más cerca de igualar una marca de tres títulos consecutivos que se mantiene desde 1953. La historia, de entrada, está de su lado.