<
>

Rueda vs. Bolillo, un duelo que le interesa a Colombia

Reinaldo Rueda em entrevista coletiva na Arena Fonte Nova, em Salvador (BA) JUAN MABROMATA/AFP/Getty Images

SALVADOR (Enviado especial) -- Chile y Ecuador comenzaron la Copa América de Brasil 2019 maneras opuestas. El equipo de Reinaldo Rueda goleó 4-0 a Japón y espantó los fantasmas que lo acompañaron durante la previa del campeonato. En tanto, el conjunto de Hernán Darío Gómez perdió por el mismo resultado contra Uruguay y profundizó las dudas. Ambos aún tienen posibilidades intactas de alcanzar los cuartos de final, donde podrían enfrentar a la Selección Colombia, la misma que alguna vez defendieron.

Bolillo dirigió al seleccionado de su país natal en dos etapas, entre 1995 y 1998, y entre 2010 y 2011. Participó de una Copa del Mundo y de tres Copas América (en dos llegó a cuartos de final y en una alcanzó el tercer puesto). Por su parte, Rueda llegó al combinado nacional en 2004, año en el que alcanzó las semifinales de la Copa América de Perú, y se fue después de no lograr la clasificación al Mundial 2006. Ambos cumplieron buenas campañas en el torneo continental, algo que intentará al menos igualar Carlos Queiroz.

Desde su llegada a la Roja, Rueda ha estado más preocupado por instaurar un código de conducta y disciplinario que por armar un equipo sólido. Es que en el actual bicampeón de América es difícil establecer si los malos resultados llegaron por los escándalos fuera de la cancha o viceversa. Reconocido por su humildad y manejo de grupo, recién ahora parece haber logrado administrar los egos y darle tranquilidad al plantel. Lejos de la disciplina de Jorge Sampaoli y la permisividad de Juan Antonio Pizzi, el paisa encontró un equilibrio que, por ahora, funciona.

Los futbolistas pueden recibir las visitas de sus familias en el hotel de concentración pero no están habilitados a dejar el lugar y deben respetar los horarios de comidas, entrenamientos y charlas técnicas. "Es buenísimo. El fútbol, como el trabajo de cualquier persona, es algo que te aleja de algo que para mí es muy valioso, que es el tiempo", afirmó Igor Lichnovsky y resumió la idea de todos sus compañeros.

El resultado en el debut contra Japón le dio la razón al DT campeón de América con Atlético Nacional. Chile se pareció un poco al equipo hambriendo de años anteriores y recuperó algo de la intensidad que lo caracterizó. Además, la gran actuación japonesa contra Uruguay le da más valor a la goleada porque un triunfo contra Ecuador los dejaría a un paso de ganar la zona y evitar así a Colombia en los cuartos de final.

Tras el triunfo en el Morumbí ante los asiáticos, Rueda buscó evitar el triunfalismo y afirmó: "ni ahora somos el 'Dream Team' ni antes éramos un desastre. Hay que asimilar con equilibrio este triunfo y que sea un soporte psicológico para la Copa y la eliminatoria del Mundial de Qatar". Además, elogió al próximo rival: "Ecuador tiene una gran estructura, jugadores experimentados y un entrenador con sabiduría".

Más allá de sus diferencias futbolísticas, Bolillo y Rueda se han respetado y expresado cariño a lo largo de toda su carrera. Gómez regresó a Ecuador catorce años después de su adiós. En aquel primer ciclo logró la hazaña de disputar una Copa del Mundo y su nombre quedó asociado a lo más glorioso de la historia del fútbol de aquel país. En un momento de recambio generacional, la dirigencia ecuatoriana decidió repatriar al colombiano, quien todavía no ha logrado recuperar la gloria de comienzos de siglo.

"Estamos en proceso de conocernos con los dirigentes nuevos y en pleno proceso de reconstrucción del equipo. Yo llevo 45 entrenamientos y 12 partidos con Ecuador en esta etapa y ellos saben que hay un proceso hasta el Mundial de Qatar. Tengo muy buenos jugadores y si encontramos un estilo continuo, el resultado no dependerá de lo que haga Chile sino de lo que haga Ecuador", expresó en la previa del encuentro en Salvador de Bahía.

Cuando le consultan por su relación con Rueda, Bolillo no duda en elogiarlo: "es un gran técnico, para mí es un orgullo enfrentarlo. El ideal es presionar a Chile, vamos a tratar de tener la pelota y de someterlo con ella. Hemos trabajado para eso, pero eso no te asegura el éxito porque el día del partido no se sabe si el rival te somete o tú sometes al rival".

Será un duelo con sabor colombiano. No solo porque se medirán los únicos dos técnicos del país que participan de la Copa América, sino también porque una de estas dos selecciones podría ser la rival de la Tricolor en cuartos de final. A pesar de que el empate de la Celeste contra Japón le puso picante a la definición de esta zona, todavía Chile y Ecuador son los que tienen más opciones de finalizar en el segundo puesto, aunque un triunfo de la Roja hoy la dejaría a un empate contra Uruguay del primer puesto. Sea como sea, Colombia estará atenta a lo que sucederá en el Arena Fonte Nova, el mismo escenario que la recibirá el domingo.