<
>

Falcao-Duván, la dupla que todavía debe esperar

play
¿Cómo puede Colombia combinar a Duván Zapata y al Tigre Falcao? (1:10)

El capitán comentó las diferentes variantes con las que puede contar Queiroz para ponerlo en cancha junto a su par de gran presente en Atalanta. (1:10)

SALVADOR (Enviado especial) -- La discusión de si pueden jugar juntos dos centrodelanteros es una de las más viejas del fútbol moderno. Desde que los esquemas tácticos dejaron de utilizar cinco delanteros para mutar en dibujos menos audaces se ha debatido acerca de este punto. Que si se choca, que si pueden convivir, que si son capaces de arrastrar marcas. Todos los argumentos se han esgrimido para defender una u otra posición. Sin embargo, la dicotomía sigue viva. Y ha llegado hasta la Copa América de Brasil 2019 y a la Selección Colombia de Carlos Queiroz.

"Para mí es indiferente el sistema que se vaya a utilizar, porque hoy en día los jugadores nos adaptamos a cualquier esquema, tenemos jugadores muy inteligentes. Tanto Duván (Zapata) como yo estamos acostumbrados a jugar con un solo o punta y también con dos. Esto es muy bueno para Colombia pero al mismo tiempo se convierte en un problema para el entrenador. Que decida él". Un "problema". Así lo definió Falcao en la rueda de prensa realizada en el hotel Catussaba de Salvador de Bahía. Y aunque su intención no haya sido darle semejante gravedad al asunto, sí describe la disyuntiva del cuerpo técnico. Y también da pistas sobre su propio deseo.

Es cierto que el Tigre, en su amplia y exitosa carrera, ha compartido con otros delanteros. Dio ejemplos como Robin Van Persie y también recordó su paso por Atlético Madrid y River Plate. "Sé bien como moverme con otro punta, la experiencia nos permite sumar herramientas para jugar en todos los contextos y no va a haber ningún tipo de problema", explicó Falcao y no faltó a la verdad. De todos modos, lo cierto es que la mayor parte de su carrera lo hizo como único punta y aún más en la Selección.

En sus cuatro partidos como entrenador del seleccionado, Queiroz nunca juntó a Falcao y Duván. Si jugó uno, no jugó el otro. El Tigre fue titular ante Japón, Panamá y Perú y Zapata jugó frente a Corea del Sur. Es fácil afirmar que la idea del técnico es, por lo menos en este primer partido, utilizar al capitán desde el inicio con el goleador de Atalanta en el banco. No ensayó nunca con ambos y no arriesgará en su debut oficial.

Más allá de que está claro su predisposición para adaptarse a cualquier táctica, una de las lecturas posibles de las palabras de Falcao es que él prefiere jugar al lado de futbolistas con capacidad de llegar y no con otro delantero. "Además de Duván y de mí, Roger (Martínez), Lucho Díaz y Muriel también pueden cumplir diferentes funciones en ataque", explicó y describió mejor la idea del director técnico: hombres que lleguen y no que permanezcan en posición ofensiva.

Argentina jugará con una línea de cuatro que tiene poco rodaje, más allá de la experiencia y la jerarquía de sus integrantes. Saravia, Otamendi, Pezzella y Tagliafico casi no jugaron juntos y un atacante inteligente como Falcao puede exponer fallas originadas en ese desconocimiento. El respeto por la Albiceleste es total, pero también hay confianza en un buen inicio. "Aunque está en una etapa de recambio, Argentina siempre es candidata junto a Brasil", declaró el samario.

¿Si Falcao sólo es capaz de de lastimar a Argentina, entonces dos puntas podrían hacer aún más daño? Es la pregunta clásica que se desprende siempre de aquella discusión ancestral explicada al comienzo. La respuesta más lógica es sí, pero el fútbol tiene muy poco de lógica. Que Duván tiene la capacidad de hacer el trabajo sucio es claro. Puede ir a los costados, tocar, acompañar y definir. Sin embargo, en la idea de salir rápido y ser un equipo compacto encaja mejor un delantero más liviano y que juegue por afuera.

El correr de la Copa América pondrá en evidencia si la mejor decisión era jugar con un solo nueve. Falcao ya expresó su convicción y sin dudas su opinión es más valiosa que ninguna otra. Quizás, la manera de ganarse un lugar para Duván sea aprovechar la más mínima oportunidad. Si eso ocurre, será muy difícil que el ídolo de Atalanta no sume protagonismo en este campeonato.