<
>

¿América de Cali decepcionó en los cuadrangulares?

Foto Dimayor

América de Cali perdió ante Atlético Nacional y se convirtió en el primer equipo de los ocho que están disputando los cuadrangulares en quedar eliminado del Torneo Finalización de la Liga colombiana.

Los Diablos Rojos llegaron a esta fase del campeonato como uno de los favoritos para pasar a la final, debido a su buena actuación en la fase regular en la que fueron catalogados como un equipo moderno, con un estilo muy europeo.

Carlos Bacca, delantero del Atlético Junior, fue uno de los que elogió el estilo expuesto por el conjunto de Lucas González durante la fase del todos contra todos, indicando que es atrevido, sin miedo de ir al frente con muchos hombres.

«Me gusta el fútbol del América, un fútbol valiente, un fútbol a lo europeo, defienden con 3 o 4 no más. Tener siempre la pelota. Mentalidad de que, si te hacen 2 goles, hacer 3 o 4. Tener la pelota, la posesión y tratar de hacerle daño al rival. Me gusta mucho ese América”, dijo el goleador.

Sin embargo, la escuadra vallecaucana no pudo plasmar este juego en los cuadrangulares, en donde las fallas en la defensa y la poca efectividad en la faceta ofensiva hicieron que sumara tres derrotas consecutivas.

Frente al Independiente Medellín fue en donde más cerca estuvo de llevar esa idea del fútbol europeo al campo. Empezó ganando el partido, con mucha posesión de la pelota y con un once titular muy ofensivo, pisando el área con muchos hombres y con una defensa muy adelantada.

Sin embargo, los errores defensivos terminaron desbaratando la intención del equipo pues se vieron abajo en el marcador y nunca lograron descifrar el cerco defensivo que le propuso la escuadra antioqueña.

En el siguiente partido lo intentó nuevamente, pero fue más difícil ante un rival como Millonarios que tiene un proceso de varios años, con una estructura que se adapta a las condiciones de juego.

Para el América no fue tan fácil llevar su idea a cabo pues su rival tomaba la posesión de la pelota, desnudando sus problemas defensivos y su poca efectividad en la marca. Pese a que empezó ganando, nunca tuvo la tranquilidad por el marcador a su favor y otra vez terminó perdiendo.

El último partido frente a Nacional, el equipo llegó más golpeado con la intención de hacer lo mismo, aunque con más cautela en la zona defensiva, tratando de no quedar tan expuesto.

Sin embargo, el conjunto de Lucas González llegó resentido por la ausencia de varios jugadores por sanción y por lesión y eso le terminó pesando en el terreno de juego, en donde no tuvo claridad, en un partido muy cortado, con muchas imprecisiones por parte de ambos equipos.

De esta manera, decepcionó por su juego y por los resultados ante algunos de sus mayores rivales en el fútbol colombiano. Lo que le queda a la escuadra Escarlata es sumar los puntos que más pueda para tratar de clasificar a la CONMEBOL Libertadores por su posición en la reclasificación.