<
>

Pónganse creativos

No reconocerlo no le hace ningún mal al legado de Guardiola, no hace más que hacerlos ver a aquellos que se rehusan como seres obstinados.

Llevo tiempo advirtiéndoles, la Champions de Pep Guardiola se acerca, ya está rondando y el día de hoy se ha confirmado que va a dirigir una final más. Váyanse preparando aquellos que llevan años utilizando el argumento de que no la ha vuelto a ganar, como principal elemento para demeritar su carrera. Ya se les va a acabar.

Tienen de aquí al 29 de mayo para ir pensando en otro pretexto, y de una vez les pediría que le echen un poco más de ganitas, porque ya estoy leyendo como ahora el discurso se va a encaminar al dinero gastado, como si solo el Manchester City gastara, y como si además eso garantizara el éxito.

Además, calificar lo hecho por alguien meramente con la Champions, como si fuera el único torneo que se jugara, no hace más que dejarlos en evidencia ante un grave padecimiento de memoria selectiva o visión enfermizamente limitada, escojan ustedes el saco que prefieran ponerse. La creatividad humana alcanza niveles inusitadamente altos cuando se trata de no querer reconocer una equivocación y justo por este tipo de cosas no espero ver mucho arrepentimiento.

Apelar a la cuestión estética del juego de los equipos de Pep, sería entrar a un terreno donde varios podrían esconderse en la sombra de los “gustos” y lo “subjetivo” con tal de no reconocer algo que es más que evidente. Una exquisitez que salta a la vista y que cuesta trabajo encontrar en otros lados, pero reitero, con tal de no querer reconocer, basta con que algunos digan que no les gusta, aunque sea muy claro que se está mintiendo.

Cuando uno lee constantemente que a técnicos les cuesta trabajo plasmar su estilo de una liga a otra, es solo cuestión de tiempo para ver como Guardiola adopta las características de la liga a la que está llegando, las implementa con su idea y tenemos una mezcla que difícilmente otro podría replicar, y además con resultados, porque esa es otra. Se cumple en la parte visual, pero después las vitrinas de sus clubes se llenan de trofeos.

Porque lo repito, no solo existe la Champions League, y en lo que a ligas se refiere, ha disputado 13 desde que arrancó su carrera como entrenador, en los próximos días ganará su novena. Tiene el 70% de efectividad para levantar trofeos de liga, en tres ligas distintas, ¿en serio, de verdad, alguien se atreve a no reconocer su grandeza y capacidad?

Créanme que no reconocerlo no le hace ningún mal al legado de Pep, y al contrario, no hace más que hacerlos ver a aquellos que se rehusan como seres obstinados, tercos, orgullosos, porque perdón habrá otros casos donde la pelea esté cerrada, este no es uno de esos casos.

29 de mayo...ese día tendrán varios marcado en el calendario, como la fecha en la que, con tal de seguir no reconociendo la calidad de un técnico que ha marcado una época en el futbol, estarán esperando su caída. Pero váyanse preparando por cualquier cosa, no vaya a ser que se necesita de un nuevo pretexto, nomás sí les pido que le pongan creatividad e ingenio.