<
>

Lamar Jackson y el resto de Ravens enfocados en superar la derrota ante Bengals

play
¿Son los Bengals el mejor equipo de la AFC Norte? (2:14)

Después del triunfo contundente ante los Ravens, Sebastián Martínez Christensen sostiene que no está loco quien piense de esa manera. (2:14)

El equipo sabe que no son los mejores cuando ganan, ni los peores cuando pierden, se toman con filosofía los resultados en temporada regular

BALTIMORE - La derrota de los Baltimore Ravens por 41-17 ante los Cincinnati Bengals el domingo los alejó del primer lugar en la AFC, así como del primer lugar en la AFC Norte.

Pero los jugadores insisten en que la peor en la era de Lamar Jackson no diezmó su confianza ni sus aspiraciones al campeonato. Los Ravens (5-2) no se detendrán en esta derrota de cara a su semana de descanso y se concentrarán en los 10 juegos restantes.

"No podemos permitir que esto nos gane dos veces", reflexionó el ala defensiva de los Ravens, Calais Campbell. "Es un juego. Duele. [Fue un] partido de división en casa, pero al final del día, [nos queda] mucho fútbol americano por jugar. Es tan simple como eso".

Campbell agregó: "En la segunda mitad de la temporada, seremos una fuerza a tener en cuenta, eso es seguro".

A pesar de la derrota, los Ravens igualaron el mejor comienzo en la historia de la franquicia. El Football Power Index de ESPN le da a Baltimore un 81.2% de posibilidades de llegar a los playoffs (solo los Buffalo Bills y los Tennessee Titans tienen una mejor proyección en la AFC).

Lo que reveló esa derrota ante los Bengals fue que la forma de juego de Jackson no puede compensar todas las lesiones y debilidades de Baltimore. La secundaria tiene que permitir menos. La ofensiva tiene que exprimir a sus corredores.

Una señal alentadora para los Ravens es cómo se han mantenido equilibrados durante las situaciones emocionales y las grandes victorias. Los jugadores no se perdieron luego de derrotar a los Chargers por 28 puntos el 17 de octubre. Y no se deprimieron después de caer ante Cincinnati por 24 puntos una semana después.

"Simplemente seguimos adelante", señaló Jackson. "Ellos jugaron un gran partido. Siento que nuestros muchachos también jugaron un gran partido, un poco, aquí y allá. Pero obtuvieron el triunfo (ellos). Vamos a enfocarnos en la semana que viene, [y] vamos a trabajar, veremos dónde nos equivocamos cuando vemos el video y [simplemente] seguimos adelante”.

Baltimore ha mostrado resistencia bajo Jackson. En 2019, los Ravens comenzaron 2-2 antes de obtener 12 victorias consecutivas. La temporada pasada, Baltimore tuvo marca de 6-5 para comenzar diciembre antes de ganar sus últimos cinco juegos en la temporada regular. En las dos derrotas anteriores de Jackson por dos dígitos, los Ravens ganaron el siguiente compromiso.

Cuando se le preguntó por qué es optimista sobre a dónde puede ir este equipo, el novato seleccionado en la primera ronda, Rashod Bateman, contestó: "Porque sé dónde estamos. Quiero decir, lo grabamos. El mundo lo ha visto. Simplemente tenemos que seguir haciéndolo". consistentemente. Por lo tanto, sé que tenemos que hacer eso en el futuro ".

Estos son los dos elementos más importantes para arreglar de los Ravens:

Limitar las grandes jugadas aéreas rivales: Los Ravens se convirtieron en el tercer equipo de todos los tiempos en permitir tres pases de 400 yardas en los primeros siete juegos de una temporada, según Elias Sports Bureau. Baltimore ha cedido 1,200 yardas después de la recepción, 165 más que cualquier otro equipo, la peor de la NFL. Baltimore, que perdió al esquinero de Pro Bowl Marcus Peters por una lesión en la rodilla que puso fin a su año justo antes del inicio de la campaña, históricamente no ha cedido muchas jugadas importantes. La temporada pasada, los Ravens permitieron nueve pases de 30 yardas o más, que fue la menor cantidad en la NFL. A lo largo de siete juegos, Baltimore ha permitido 13 pases completos de más de 30 yardas, que son la mayor cantidad en la liga.

"El mayor problema que tenemos a la defensiva en este momento en términos de grandes jugadas es no tacklear", enfatizó el entrenador de los Ravens, John Harbaugh. “Ese ha sido un problema intermitente durante todo el año. Hasta que arreglemos eso, seremos una defensiva muy mediocre en términos generales. Nuestros muchachos lo entienden”.

Mejorar la producción de los corredores: En las últimas cuatro semanas, los corredores de Baltimore han totalizado 242 yardas por tierra, lejos de los mejores promedios de la liga. El grupo de ex corredores de Pro Bowl - Latavius Murray, Devonta Freeman y Le'Veon Bell - promedia 3.7 yardas por acarreo esta temporada. Esto no debería ser una sorpresa después de que Baltimore perdiese a sus dos mejores corredores (J.K. Dobbins y Gus Edwards) por lesiones de rodilla los dejó fuera de la temporada. La línea ofensiva ha lidiado con varias lesiones, incluida una lesión en el tobillo que terminó la temporada del tackle izquierdo All-Pro Ronnie Stanley. Baltimore abre huecos como lo hizo en el pasado, y los corredores están promediando 1.3 yardas, el mínimo de la liga, después del primer contacto. "Solo tenemos que bloquear mejor, planear mejor, correr mejor", dijo Harbaugh.

Los Ravens tienen la oportunidad de volver a correr después del descanso. Baltimore acoge a los Minnesota Vikings antes de jugar contra los Miami Dolphins y los Chicago Bears. Esos equipos tienen un récord combinado de 7-13 (.350).

Después del mayor margen de derrota de los Ravens en cuatro años, Harbaugh enfatizó que nadie debería sacar grandes conclusiones de un partido.

"Jugamos nuestro peor partido de la temporada, el peor partido en mucho tiempo", aceptó Harbaugh. "Es semana a semana. Hace una semana, nos coronaron como el mejor de todos los tiempos y estábamos sentados allí diciendo: 'Vaya, vaya, es una semana'. Ahora preguntan '¿Qué pasa con el juego terrestre? ¿Qué pasa con el juego aéreo? los muchachos son terribles '. Pensamos' Espera, espera, es una semana'. Es el mismo mensaje para nosotros”.

Harbaugh luego preguntó cuántos juegos les quedan a los Ravens.

"Lo peor que podemos hacer es 5-12, te lo prometo", ironizó. "¿Qué es lo mejor que podemos hacer? 15-2. Entonces, vamos a estar en algún lugar entre 15-2 y 5-12. Eso es una garantía, lo que terminemos siendo depende de nosotros y de lo bien que juguemos”.