<
>

¿Quiénes son los ganadores y perdedores de temporada baja?

play
Brady afirmó que no tendrá trato preferencial ni quiso dar pronósticos de lo que será jugar en Buccaneers (1:33)

Pablo Viruega relata todo lo que se dijo en la teleconferencia con Tom Brady. (1:33)

El mercado de agencia libre de la NFL 2020 oficialmente abrió el miércoles pasado, en medio de una se las semanas más inusuales en la historia de la liga. Con el resto del mundo deportivo cerrado esta semana por el brote del coronavirus, todos los ojos estaban puestos en el frenesí anual de la NFL con los movimientos de los jugadores.

La liga no decepcionó.

Hemos visto a siete equipos asegurarse de tener nuevos quarterbacks titulares para la próxima temporada, sobre todo lo Patriots tras la salida de Tom Brady, mientas que otros dos equipos volvieron a firmar a sus titulares. Y todo sucedió en medio de reglas únicas que restringían viajes y acceso a las instalaciones de los equipos. Como resultado, muchos de los acuerdos no han sido anunciados formalmente por los equipos que no han podido hacer exámenes físicos a sus jugadores.

Pero nuestra evaluación anual de ganadores y perdedores sigue en pie a base de los reportes confirmados por ESPN, con seis de los primeros y cinco de los segundos.

GANADORES DE LA AGENCIA LIBRE

Cleveland Browns

Los Browns son miembros omnipresentes cada año en la lista de los ganadores de la temporada baja. Uno de estos años, los hará ganadores durante la temporada también.

¿Es este el año? Todo lo que podemos decir ahora es que cada uno de los movimientos de esta semana está tan cerca de una mejora objetiva como cualquiera que pudieron haber ejecutado. Nadie rechazaría la adición de Jack Conklin como tackle derecho si las otras opciones fueran Chris Hubbard o Greg Robinson. Sería difícil argumentar que el nuevo ala cerrada Austin Hooper no le trae a los Browns una nueva dimensión. Y si el quarterback Baker Mayfield resultara lesionado, el nuevo suplente Case Keenum le daría a los Browns una oportunidad decente de mantenerse a flote.

Las dos preguntas más grandes que enfrentan los Browns no se pudieron aclarar por medio de la agencia libre. Todavía no se sabe si el coach Kevin Stefanski puede mejorar la disciplina del equipo en el terreno de juego. Y por toda la plática alrededor de la línea ofensiva de Cleveland, no sabremos por un tiempo si Mayfield puede mejorar su toma de decisiones.

Pero no hay duda de que los Browns tiene mejor talento en las posiciones correctas después de este periodo de negociación.

Buffalo Bills

A veces, las fuertes incursiones por la agencia libre realmente funcionan. Hubo un acuerdo casi universal de que las compras de los Bills del 2019 tuvieron un papel significativo en que consiguieran un puesto de comodín. Y después de sus esfuerzos esta semana, los Bills pueden haberse convertido en los favoritos en el Esta de la Americana.

La adquisición mayor, por supuesto, fue conseguir al receptor de los Minnesota Vikings, Stefon Diggs, vía canje. Pero los Bills hicieron muchos otros importantes e inteligentes movimientos. Primero, se aseguraron de evitar un retroceso en su mejorada línea ofensiva, al recontratar al guardia Quinton Spain. Luego fueron agresivos mejorando su línea defensiva, ya anclada por el tackle defensivo Ed Oliver, al firmar a los veteranos Quinton Jefferson y Vernon Butler. Y es probable que el entrenador Sean McDermott tenga una mejor idea de cómo usar al nuevo esquinero de Buffalo, Josh Norman, por su tiempo juntos con los Carolina Panthers.

Como en el caso de los Browns, la agencia libre no abordó la pregunta más importante de los Bills. No puedes hacer directamente al quarterback Josh Allen un pasador consistente y preciso con movimientos externos. Pero por lo menos, otra fuerte línea ofensiva y un conjunto mejorado de receptores puede ayudar a maximizar los buenos lanzamientos que hace.

La taquilla de los Tampa Bay Bucanneers

El acuerdo de los Bucs con Brady, sin duda, elevará sus posibilidades de llegar a la postemporada en el 2020. Sin embargo, la primera victoria, llegó a través de la venta de boletos. Los aficionados se apresuraron al sitio web del equipo el martes por la noche, encontrando una lista de espera digital para los boletos de temporada regular que se extendió a casi 6,000 personas en un punto dado.

Para ser claros, los Bucs tenían mucho espacio de crecimiento. Su asistencia en casa anunciado ranqueó entre las cinco más bajas de la NFL en cada una de las temporadas de la pasada década, y en 2019, se ubicaron como la N° 30 con un promedio de 51,898 espectadores.

Los boletos de entrada se encuentran entre las fuentes de ingresos que los dueños de NFL compartirán en virtud del nuevo acuerdo de negociación colectiva, por lo que los Bucs recibirán solo un impulso parcial financiero por la venta de boletos. Sin embargo, y más importante, el equipo está en camino de generar un entorno que no han experimentado en décadas. Hay que recordar, que el juego de postemporada más reciente que los Buccaneers ganaron fue el Super Bowl XXXVII, después de la temporada 2002.

¿Cuánto han ganado los Bucs por la venta de boletos? Según Jenna Laine de ESPN, el equipo tuvo un alza de precios del 15 por ciento en nuevos titulares de boletos de temporada, justo a tiempo para engullir al grupo de personas que están entusiasmadas por el producto del equipo por primera vez en décadas. El capitalismo no se detiene por tacto, pero la gente a cargo puede intervenir para guiar si quisieran hacerlo. Si los Buccaneers ven la contratación de Brady como el primer paso para reconstruir una base de fanáticos, probablemente deban evitar la toma de dinero a corto plazo.

Dak Prescott

Los jugadores normalmente no celebran cuando son dados la etiquetada de jugador franquicia. El acuerdo los encierra en un contrato por un año sin futuras garantías. Pero asumiendo que Prescott está adoptando un enfoque a largo plazo, el quarterback de cuarta ronda del 2016 debería estar encantado de recibir la etiqueta de derechos exclusivos de los Dallas Cowboys.

Si nada más, la etiqueta pone a Prescott un año más cerca de probar su verdadero valor en el mercado abierto. Si quisiera, podría seguir los pasos de Kirk Cousins, jugando bajo la etiqueta en 2020 y 2021, ganando cerca de 70 millones de dólares en esos dos años, y después asumir que una tercera etiqueta en 2022 seria prohibitiva por el tope.

Incluso mientras que su actuación no retroceda mientras tanto, Prescott sería un quarterback de 28 años agente libre sin restricciones para el 2022. Cousins tenía 29, con solo un Pro Bowl en su currículo, cuando los Vikings le dieron 84 millones de dólares garantizados, un récord de la NFL. Prescott podría pedir mucho más, y su acuerdo es lo suficientemente corto, llegaría otra vez a negociaciones o al mercado abierto a principio de sus 30s.

El segundo acuerdo de Cousins, al que llegó a términos en esta semana, le aseguró 150 millones de dólares en sus primeras cinco temporadas en Minnesota. Visto desde un modo, Prescott ha tomado su primer paso hacia 200 millones dólares, o más, entre el 2020 y 2024.

Kyler Murray

Murray fue el Novato Ofensivo del Año de la NFL, y su temporada auguró una gran promesa para su futuro con los Arizona Cardinals. Pero para que Arizona fuera una ofensiva de pase de primer nivel, Murray necesitaba una amenazada de primer nivel, y obtuvo quizás al mejor de la NFL en DeAndre Hopkins.

Hopkins ayudará a los Cards en la laboriosa tarea de profundizar el campo. En 2019, sus 217.3 yardas por aire por partido ranquearon N° 24 en la liga. Murray, mientras tanto, promedió 7.1 yardas por intento cuando buscaba receptores. Eso ranqueó N° 29 en la liga.

La versión de la ofensiva de 'Air Raid' del entrenador en jefe Kliff Kingsbury se basa fuertemente en alineaciones con cuatro receptores.

Usaron esa formación en 328 oportunidades la temporada pasada, más que los siguientes cinco equipos combinados. Con otros tres receptores en el campo, Hopkins en teoría podría enfrentar un mínimo de doble cobertura.

Sin embargo, sin importar cómo se mire, una ofensiva ya interesante se acaba de volver más emocionante.

Chase Daniel

Daniel, de 33 años, extendió un arco increíble y único en su carrera como un quarterback que nunca había competido para iniciar pero que jugó tan bien cuando se le pidió, que merece más de una década como suplente.

Después de un periodo de dos años con los Chicago Bears, que continuó con un tiempo con los New Orleans Saints, Kansas City Chiefs y Philadelphia Eagles, Daniel firmó un acuerdo de tres años con los Detroit Lions por un máximo de 13.5 millones de dólares. Asumiendo que se queda en la plantilla final, Daniel probablemente superará los 40 millones en ganancias, en el 2020.

En 10 temporadas en la NFL, Daniel ha iniciado cinco partidos y lanzando un total de siete pases de anotación. Desde la fusión de 1970, sólo un quarterback suplente con 10 años de carrera ha logrado comenzar cinco o menos partidos, según la base de datos de Pro Football Reference. Daniel comparte esa distinción con David Humm, quien comenzó un partido entre 1975 y 1984 mientras servía como suplente para los (Oakland) Raiders, Bills y (Baltimore) Colts.

Los Lions han negado repetidamente los rumores de la temporada baja de que dejarían ir a Matthew Stafford, quien se perdió ocho partidos la temporada pasada debido a una lesión. Así que, si todo va de acuerdo con el plan en Detroit, Daniel pasará otra temporada asegurando a los entrenadores que el mundo no se perderá si le toca pisar el campo.

PERDEDORES DE AGENCIA LIBRE

Miami Dolphins y Lions

¿Cuántas veces tenemos que decirlo? No. Puedes. Replicar. A. Los. Patriots. Tanto Dolphins como Lions se doblegaron ante esa fantasía esta semana, con resultados desalentadores.

Los Dolphins, entrenados por el ex asistente de los Patriots, Brian Flores, garantizaron al linebacker Kyle Van Noy 30 millones de dólares, y también firmaron al linebacker/fullback Elandon Roberts. Además, comprometieron 57 millones garantizados al esquinero Byron Jones, quien jugará junto al veterano Xavien Howard (46 millones de dólares). El equipo ahora lidera la NFL en el tope salarial ligado a la posición de esquinero, posiblemente porque Flores quiere jugar cobertura personal al estilo New England. Incluso la temporada pasada, los Dolphins ranquearon cuartos en la NFL al usar la cobertura personal el 61 por ciento del tiempo, de acuerdo con las métricas de ESPN, usando datos de NFL Next Gen Stats.

Mientras tanto, los Lions, dirigidos por dos ex empleados de los Patriots, el gerente general Bob Quinn y el entrenador en jefe Matt Patricia, garantizaron al linebacker Jamie Collins 18 millones de dólares, mientras que llegaron a un acuerdo con el tackle defensivo Danny Shelton y obtuvieron en canje al back defensivo Duron Harmon.

Esto no es un comentario sobre los jugadores en sí, sino sobre la torcida y aún no comprobada idea de que hay algún tipo de ingrediente mágico que viene con alguien que ha estado en el programa de los Patriots. ¿Por qué no podemos reconocer que el head coach de los Patriots, Bill Belichick, ha construido un conjunto único de circunstancias que rutinariamente maximiza el potencial de los jugadores de maneras que probablemente no se repliquen en otro lugar? En cuestión de creación de equipos, dar una ventaja a las personas con una conexión Patriot probablemente nubla a los candidatos más calificados. ¡Basta ya!

Deshaun Watson

El mariscal de campo de los Texans absorbió múltiples heridas esta semana. La más grande fue la pérdida de Hopkins, a quien lanzó el 29 por ciento de sus pases la temporada pasada, la segunda marca más alta de pases totales para cualquier equipo de la NFL.

Sin embargo, en un sentido más amplio, se hizo evidente que Watson está abandonado en una franquicia que ha tomado una serie de decisiones indefendibles durante el pasado año. El entrenador/gerente general Bill O'Brien ha botado a algunas de las mejores estrellas jóvenes del equipo, desde Hopkins hasta Jadeveon Clowney, a precios de rebaja, mientras que alimenta una extraña obsesión con corredores que están envejeciendo. A cambio de ser uno de los jugadores más emocionantes, creativos y valientes de la liga, Watson está en camino a ser enterrado bajo la disfunción organizacional.

Tras tres temporadas de su carrera, Watson es elegible para una extensión de contrato. Desde una perspectiva de negocios, sería prudente quedarse quieto. Si te importara Watson, su bienestar y su futuro, ¿lo querrías atado los Texans por más tiempo del que tiene que ser? Los hashtags pueden ser tontos, pero #FreeDeshaun parece apropiado.

Patriots

Este es casi demasiado fácil. La pérdida de Brady por parte de los Patriots es un evento que ha cambiado el curso de la historia en la NFL. Por primera vez en dos décadas, no es probable que New England sea considerado un contendiente a Super Bowl.

Un puñado de equipos de la NFL han pasado con éxito de un quarterback Salón de la Fama a otro, ya fueran los San Francisco 49ers de Joe Montana a Steve Young, o los Green Bay Packers de Brett Favre a Aaron Rodgers. Pero nada de la situación de los Patriots, al menos en este momento, sugiere que pueden igualar la hazaña. Parece mucho más probable que el jugador de segundo año, Jarrett Stidham, sea el tipo que resultó ser el suplente cuando Brady decidió irse, a que sea un contendiente legítimo para tomar el control a largo plazo.

Siempre existe la posibilidad de que Stidham pueda sorprendernos a todos, o que Belichick pueda salvar la carrera de un veterano de mediana edad como Andy Dalton. Pero todo aparenta que los Patriots tomaron más golpes al cuerpo esta semana que en cualquier otro período de tres días en la memoria reciente, y Belichick tendrá que hacer milagros en 2020 para superarlos.

Bears

Los Bears permitieron dos grandes errores esta semana, dándose por vencidos con sus selecciones más altas del draft del 2016 (el linebacker Leonard Floyd) y 2017 (el quarterback Mitchell Trubisky). Es mejor admitir errores que duplicarlos, pero aun así dejó a los Bears sufriendo para encontrar reemplazos caros.

Primero, ofrecieron 30 millones de dólares en garantías para atraer a Robert Quinn, quien cumple 30 años en mayo y jugará para su tercer equipo en tres temporadas. Y para reemplazar a Trubisky, los Bears cambiaron una selección compensatoria de cuarta ronda a cambio de Nick Foles, quien tuvo marca 0-4 como titular para los Jaguars la temporada pasada y está programado para ganar alrededor de 16 millones de dólares en el 2020.

Cuando agregas esos movimientos a la inexplicable decisión de firmar a Jimmy Graham por dos años y 16 millones de dólares, uno se pregunta si los Bears prestaron atención a sus rivales del Norte de la NFC la temporada pasada, esto parece una imagen sombría de desesperación. Sólo se puede suponer que el gerente general Ryan Pace no tendrá otra oportunidad de llevar a la franquicia a un rumbo diferente.

Los Angeles Rams

¿Qué sacaron los Rams de la extensión de contrato de 57 millones de dólares que entregaron al corredor Todd Gurley II en el 2018? Sin duda recibieron algunas relaciones públicas positivas y probablemente hicieron a Gurley más feliz que si simplemente le hubieran permitido jugar en su contrato de novato. Fuera de eso, todo el dinero que le dieron, un bono de 21 millones de dólares por firmar, un bono por permanecer en plantilla de 7.5 millones y 5.95 millones de salario base, no hizo otra cosa que recordar al mundo de la NFL lo arriesgado que es extender los contratos de corredores veteranos.

Gurley fue parte del equipo que avanzó al Super Bowl LIII, pero su producción y uso ya habían disminuido para ese momento. En realidad, Gurley no jugó más allá de su contrato de novato. Fue seleccionado en el 2015, firmando un contrato de cuatro años con una opción de quinto año, y fue liberado después de su quinta temporada. Así que, al final, los Rams se quedan con un golpe en el tope de más de 20 millones de dólares por un poquito más de relaciones públicas y la armonía de vestuario.