<
>

Los Cowboys, candidatos en serio

play
Buenas y malas noticias para los quartebacks en los duelos vespertinos (0:39)

Mientras algunos consiguen marcas en sus franquicias, otros tienen que abandonar el terreno de juego con lesión. (0:39)

DALLAS -- Los Dallas Cowboys mostraron por segunda semana consecutiva qué tan profundo es su roster de ambos lados del balón; en especial al ataque.

También enseñaron que pueden competir de diferentes maneras y ser tomados en serio entre los equipos contendientes de la Conferencia Nacional, bajo las actuales condiciones de la NFL, después de casi dos semanas de temporada regular.

Los Cowboys anotaron en cinco posesiones de balón consecutivas; el quarterback Dak Prescott pudo tener su segundo juego con rating perfecto, de no ser por una intercepción que sufrió después de que el balón pegó en las manos de un receptor y la defensa hizo lo necesario.

Así Dallas derrotó 31-21 a los Washington Redskins, que anotaron primero y movieron el balón, aunque también mostraron muchas carencias ofensivas y defensivas.

Prescott lanzó tres pases de touchdown; sólo 'falló' cuatro de 30 envíos para 269 yardas. De nueva cuenta completó con ocho receptores diferentes, incluido uno de 51 yardas a Devin Smith.

Completó sus últimos 18 pases al final del partido; su número 50 profesional con 34 victorias; más que ningún otro quarterback en la historia de la franquicia.

También mandó pases de touchdown a Jason Witten y Amari Cooper por segunda semana al hilo.

"Hay que darle crédito al campamento de pretemporada y todos lo que hablé sobre no tener a Zeke (Elliott) para ayudarnos", dijo Prescott. "Muchachos como Pollar, Jarwin (Blake), Devin (Smith) y todos los demás, están aprovechando las oportunidades que tienen".

Ezekiel Elliott tocó el balón veces y superó las 100 yardas por vez primera en la temporada, a pesar de que en el último cuarto estuvo fuera en la serie ofensiva de 11 jugadas que culminó en gol de campo porque a su reemplazo Tony Pollar le anularon un touchdown por castigo de su línea ofensiva.

"Tenemos que asegurarnos de que mezclamos a Pollard en el campo", dijo el entrenador Jason Garrett. "Zeke necesita descansar por momentos. Tenemos que atacar con diferentes personas y maneras. Todos están vivos…".

La defensa mejoró contra la carrera, comparado con el primer partido de la campaña, aunque sigue permitiendo primeros y 10 en terceras y cuartas oportunidades de largo yardaje.

Este domingo sólo permitieron 47 yardas en 17 acarreos a los Redskins, que sumaron 208 yardas por pase.

"La defensa no fue suficientemente buena", dijo el ala DeMarcus Lawrence. "Una captura no es nuestro estándar. Tenemos que estar sobre la cara de los quarterbacks y evitar que complete pases en tercera oportunidad".

Algunos críticos de los Cowboys bien pueden decir que han enfrentado a dos equipos que es muy poco probable que en diciembre sigan vivos en la carrera a la postemporada. Pero eso tampoco es culpa de Dallas.

Este equipo de los Cowboys está completo y para su buena fortuna el próximo domingo en casa contra los Miami Dolphins podrían seguir experimentando con el explosivo ataque del coordinador ofensivo Kellen Moore, que ha dado mucha más liberta y voz a Prescott, quien además corrió para 69 yardas en cinco carreras.

"Dak está jugando realmente bien", consideró Moore. "Obviamente, sabemos que la adversidad va a golpearnos. Vamos a pasar por problemas y retos durante la temporada. Esta es la NFL. Seguiremos trabajando y veremos dónde estamos al final".