<
>

Dolores de pies en los runners

ESPN Run

Nuestros pies son el punto de apoyo con el suelo, la parte del cuerpo que no sostiene erguidos, sobre la cual tomamos impulso cuando corremos y la que soporta el primer contacto con el piso en cada zancada. Es por eso que, especialmente entre los runners, esta parte del cuerpo es muy exigida y debido a ello suelen aparecer dolores que no sólo molestan en la vida diaria, sino que además hasta pueden impedirnos correr con normalidad. Estas dolencias pueden tener también varias causas, como mala elección del calzado, sobrepeso, una biomecánica de la pisada o la técnica de carrera que necesitan corregirse, o bien utilizar para correr zapatillas que ya han cumplido su vida útil y no las renovamos a tiempo.

Como ocurre con las otras partes de los miembros inferiores, en los pies aparecen comúnmente dolores que desaparecen con el reposo o bajando las cargas durante unos días. No obstante, algunas afecciones continúan con el tiempo, y en esos casos es muy probable que se esté en presencia de lesiones. Si ese es el caso, será necesario que visites a un especialista para que pueda diagnosticar correctamente e indicar un tratamiento, ya que existen muchas lesiones diferentes y cada una requiere una atención puntual. Veamos algunos casos de las dolencias más comunes en los pies de los corredores. La primera de ellas es la fasciitis plantar, caracterizada por un molesto dolor cuando pisas, especialmente a primeras horas de la mañana o tras largos períodos de descanso. Esto se debe a una inflamación de la fascia plantar, un tejido tendinoso de la planta del pie. Incluso aunque el dolor se presente normalmente en el talón, también es posible que lo sientas en el empeine, ya que el tejido recorra todo el pie. Cuando se la diagnostica, normalmente se indica descanso, y aplicación de hielo en la zona, además de ejercicios puntuales.

Otra de las lesiones que sufren los pies de los corredores es la fractura por estrés, y se debe la repetición de golpes al caer con cada zancada, lo que en algunos casos puede causar una micro fractura en el hueso. Los que más sufren esta lesión suelen ser los huesos del metatarso, ubicados en la parte frontal del empeine. Cuando este problema ocurre, se necesita en general de 6 a 8 semanas de descanso, hielo, compresión y elevación para sanarlo.

Por último, otra lesión común en los pies es la tendinitis del tibial posterior. Este tendón es el tendón principal de soporte del empeine en la zona interior del pie, y cuando es sobre exigido se inflama. El tratamiento suele incluir estiramientos y baja de cargas en los entrenamientos, e inclusive cuando está muy avanzada, unos días fuera de los entrenamientos.

¿Sueles sentir dolor en tus pies al correr?