<
>

Salud bucodental y rendimiento deportivo

ESPN Run

Un error muy común es desconocer u olvidar la directa relación entre salud dental y running. En concreto, la salud bucal debe siempre estar presente en cualquier deportista como parte de su prevención de lesiones y para optimizar el rendimiento físico, ya que un descuido puede ser causa de problemas que excedan de la boca comprometiendo a tus músculos y articulaciones, o retrasando la recuperación. ¿Por qué? Simple: enfermedades orales como la caries o la gingivitis aumentan el riesgo de padecer un problema muscular dado que liberan bacterias en la sangre, que traslada la infección a los músculos y las articulaciones produciendo fatiga muscular, calambres, desgarros o inflamación articular. En otras palabras, no son pocas las lesiones en los músculos y tendones que, pese a tratarse con fisioterapia y rehabilitación convencionales demoran mucho en curarse, y en estos casos pueden tener su origen en alguna infección bucal. En este sentido las caries, junto con los problemas de encías y del hueso de soporte de los dientes, pueden originar focos de infección que provoquen un paso de las bacterias al torrente sanguíneo y causen así lesiones a distancia en diferentes órganos, en tejidos musculares y tendinosos y articulaciones, que alteren la respuesta del organismo y bajen considerablemente tu rendimiento deportivo.

También hay que tener en cuenta que practicar nuestro deporte puede favorecer la aparición de problemas bucodentales, de los cuales algunos están relacionados con el consumo regular de azúcares presentes en los geles energéticos y bebidas isotónicas o deportivas. Otros, en cambio, tienen que ver con la reducción de la producción de saliva (sequedad de boca), que produce cambios en PH y por lo tanto la protección de los dientes desciende. A todo esto, se suma el hábito de apretar o rechinar los dientes con fuerza ante un exceso de esfuerzo.

Por lo tanto, todos los runners debemos prestar mucha atención a nuestra salud bucal y su correcto cuidado. No dejes de realizar revisiones periódicas de la boca y efectuar una correcta higiene dental con la utilización de pastas fluoradas y cepillos interproximales o seda dental minimiza la aparición de estos procesos.

¿Sueles controlar tu salud bucodental regularmente?