<
>

Max Verstappen por tercera ocasión jugará de local; Red Bull va por otro 1-2

Max Verstappen volverá a congregar multitudes naranjas en las gradas, esta vez en la sinuosa Zandvoort

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull), vigente campeón de Fórmula 1, ha ganado las tres últimas carreras del campeonato, ha remontado desde más atrás de la décima posición de la parrilla de salida en las dos más recientes y este fin de semana lucirá su corona en casa –o una de las tres ‘casas’ que tiene en el mundial-.

Quedó segundo en la primera cita de local, en Austria, donde los Red Bull no pudieron contra la tracción de los Ferrari; el fin de semana pasado ganó en el país que lo vio nacer hace 24 años; ahora le toca correr en la tierra de sus padres y por la cual compite en la F1. Tres veces de local en una sola temporada, quizá ningún otro piloto tenga ese privilegio –más allá de que Lewis Hamilton siempre tiene fans, mientras que Checo Pérez, su compañero, es ‘local’ en Estados Unidos y por supuesto México-.

El Gran Premio de los Países Bajos, decimoquinta prueba del Campeonato del Mundo, aguarda al vigente campeón, que por primera vez lucirá su trono en casa, con su familia, sus amigos, sus fans, con la clasificación de pilotos encaminada hacia su segundo entorchado, solo amenazado en los albores de la temporada por Ferrari.

No hay quien discuta el dominio del rey Max Verstappen a pesar del ejercicio de resiliencia del español Carlos Sainz (Ferrari), que este jueves ha cumplido 28 años.

El neerlandés lleva nueve victorias de catorce posibles y ha ganado consecutivamente en Francia, Hungría, saliendo desde la décima plaza, y Bélgica, remontando desde la decimotercera. Nada se le resiste.

Solo Bruce McLaren había firmado una proeza similar saliendo tan retrasado en la parrilla, pero lo logró entre dos temporadas, en la carrera final de 1959 y la primera de 1960. Verstappen es único.

Domina 'Mad' Max y también Red Bull. En Spa firmaron su cuarto doblete de la temporada con el mexicano Sergio Checo Pérez (Red Bull) por detrás del campeón. El tapatío ya ha batido su récord de puntos en un Mundial. Lleva uno más que los 190 de todo el curso pasado y faltan ocho carreras.

Max Verstappen espera -o eso dice- un Ferrari fuerte en el trazado de Zandvoort, en la costa del Mar del Norte, donde los monoplazas completarán el domingo 72 vueltas de 4.259 metros cada una para un total de 306 kilómetros, con 14 curvas, diez de derechas y cuatro de izquierdas.

El circuito de los Países Bajos, enclavado en las ondulantes dunas de arena, junto al mar, transmite la sensación de los trazados de la vieja escuela, una montaña rusa de curvas rápidas, peraltadas, desafiantes, que exigirá numerosos cambios de dirección a alta velocidad y una carga aerodinámica muy alta. Sus pocas rectas largas suponen un alivio para las unidades de potencia.

Adelantar será todo un desafío, principalmente, por la secuencia de curvas, lo que incrementará la importancia de la clasificación del sábado en este circuito que, para rizar el rizo, presenta dos asfaltos diferentes, uno antiguo y otro más suave, de 2020. Reto para los neumáticos.

En 2021, Zandvoort regresó a la Fórmula 1 e impulsó a Verstappen hacia su primer título mundial, el que selló en la última prueba de la temporada pasada para acabar con el dominio de Mercedes y del británico Lewis Hamilton (Mercedes), quien la semana pasada abandonó en Bélgica tras un error en la vuelta 1 que perjudicó al español Fernando Alonso (Alpine).

El bicampeón del mundo, quinto en SPA (tras una sanción de cinco segundos a Charles Leclerc -Ferrari-), fue sexto el año pasado en el GP de los Países Bajos, una posición por delante de su compatriota Carlos Sainz, quien lideró las primera vueltas en Bélgica y acabó en el tercer cajón del podio, por detrás de los dos Red Bull.

El madrileño, que había firmado su segunda pole, marcha cuarto en el Mundial de pilotos, a quince puntos de su compañero de equipo, el monegasco Leclerc, a veinte de Checo Pérez y a más de cien de Verstappen, que maneja una renta de 93 sobre el mexicano.

El título de pilotos parece muy decantado y también el de constructores, con Red Bull al frente y una ventaja de 118 puntos sobre Ferrari.

La actividad en la pista comenzará este viernes con los primeros entrenamientos libre; la tercera práctica discurrirá el sábado antes de la sesión de calificación y el domingo temprano en México, el Gran Premio.