<
>

Crawford noqueó a Kavaliauskas en el legendario MSG

play
Sufrida victoria de Terence Crawford (1:49)

El estadounidense venció por TKO a Egidijus Kavaliauskas y defendió con éxito su título mundial welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), en el Madison Square Garden. (1:49)

NUEVA YORK - El estadounidense Terence ‘Bud’ Crawford mandó tres veces a la lona a Egidijus ‘Mean Machine’ Kavaliauskas antes de noquearlo a los 44 segundos del noveno asalto para quedarse por tercera ocasión con el cetro Welter de la Organización Mundial de Boxeo en el legendario Madison Square Garden neoyorquino.

Crawford logró su séptimo nocaut consecutivo y se confirmó como uno de los mejores libra por libra a pesar de que el inicio de la batalla no fue nada fácil para él y le obligó a hacer algunos ajustes en el desarrollo de la contienda y al final terminó brindando un concierto de poder.

En el segundo round Kavaliauskas derribó a Crawford luego de una poderosa mano derecha, pero el tercero en el ring consideró que no fue caída al ver cómo el campeón se había abrazado, lo cual despertó algunos reclamos en las gradas del legendario inmueble neoyorquino.

Pero para el cuarto round ya había ajustado Crawford. Es cierto, recibía castigo pero al menos daba al tres por uno, y para el quinto capítulo de plano empezó el concierto de bombazos por parte del campeón, causando inflamación en el pómulo izquierdo del lituana, que a pesar de todo no daba un paso atrás.

Crawford fue inclinando la balanza en los rounds subsecuentes, le metió su ritmo a la batalla y ahí Kavaliauskas no tuvo las respuestas que se necesitaban para tratar de seguir compitiendo, pues yendo al frente y también al contragolpe el estadounidense era mejor y eso se notaba en el ensogado.

En el séptimo finalmente mandó Crawford a la lona tras una doble derecha y cerca estuvo de noquearlo, pero la campaña salvó al lituano que con mucho corazón trató de defenderse a cómo diera lugar hasta irse a su esquina lastimado pero en pie. Para el octavo salió el campeón en plan francotirador pero no pudo culminar ahí su obra.

Pero en el noveno sí lo logró, porque con severas derechas mandó a la lona dos veces a Kavaliauskas, y ya en la segunda, a los 44 segundos del citado asalto, finalmente concretó la victoria por la vía del cloroformo como se esperaba, mejorando su récord a 36-0 con 27 nocauts, mientras que ‘Mean Machine’ se quedó con 21-1-1 y 17 nocauts.