<
>

Boxeo de pelicula: qué ver durante la cuarentena

AP

Ya que lo mejor es quedarse en casa, ¿Por qué no descubrir o volver a ver algunas de las tantas producciones dedicadas al boxeo?

UNA ELECCIÓN supone siempre una edición. Confeccionar un ranking de boxeo es muy difícil, pero al menos se pueden evaluar títulos obtenidos, cantidad de victorias y derrotas, nombres de los vencidos y… si de boxeadores en actividad se trata, la cantidad de candidatos se reduce.

En el campo del cine no existen las comparaciones de épocas, como tampoco los premios ganados, sino que es, ante todo, una cuestión de gustos, de aficiones, de simpatías y rechazos.

Ya que hay que estar en casa –lo más aconsejable para todos- el boxeo ofrece una larga, enorme serie de posibilidades, sin distinción de épocas.

Tratamos de hacer una lista en donde, más allá del orden de calificación, prevalecen los gustos personales.

El campeón es una de las primeras películas importantes de Kirk Douglas. Para los entendidos, su labor interpretando a un boxeador sin escrúpulos, capaz de hacer cualquier cosa por tener fama, fue lo que le abrió las puertas al estrellato. Basada en un cuento de Ring Lardner, un escritor que vale la pena releer.

El luchador, o Cinderella Man, con Russell Crowe como James Braddock es emocionante y sincera. La historia de un “campeón del pueblo”. Detalle, el apodo (“El Hombre Cenicienta”) fue idea de Ramon Runyon –buscarlo, leerlo y divertirse con sus historias de Broadway-, el mismo que llamó “El Toro Salvaje de Las Pampas” a Luis Angel Firpo. ¡Ah! Fijarse en el rincón de Braddock, hay un cameo muy interesante.

Toro Salvaje, un clásico, para muchos, la mejor de boxeo de la historia. Cuenta Martin Scorsese, que viendo una famosa película de Paul Newman, “The Hustler”, hay una brevísima escena, en donde el auténtico Jake LaMotta –porque de él trata la película-, aparece atendiendo un bar. “Cuando supe quién era, empecé a leer de su vida y así fue como nació Raging Bull”. Para verla una y otra vez.

Fat City, otra joya, dirigida por John Huston, que tenía nariz de boxeador y, se dice, un pasado de guantes. El lugar, California, los personajes, dos perdedores. ¿Perdedores? Verla para creerla.

Gatica. De Leonardo Favio, sobre uno de los arquetipos más clásicos del boxeo: pobreza y marginalidad, ascenso, estrellato y durísima caída. Gran actuación de Edgardo Nieva. Imperdible.

El estigma del Arroyo. El gran Paul Newman interpreta a Rocky Graziano. Originalmente era para James Dean, pero su muerte se llevó todo. Graziano con el tiempo hizo algunos papeles en el cine, incluyendo una escena con Frank Sinatra (¿La recuerda?). Su frase, frente a los micrófonos, cuando ganó la corona mundial: “Mamá, tu hijo malo esta vez lo logró”.

El peleador. La historia de Arturo Gatti que pide a gritos una segunda edición tras su rivalidad histórica con Micky Ward, interpretada por Mark Wahlberg. Impecables Cristian Bale y Melissa Leo (Oscar por mejores labores secundarias). Y un detalle no menor, las cosas que, a veces, no se cuentan de la familia de los boxeadores (aspecto muy bien marcado también en otra recomendable como Million Dollar Baby, del viejo Clint. Si necesita el apellido, estamos en dificultades).

Million Dollar Baby, dura, desgarradora, y tierna al fin, durísimo final. Grandes actuaciones de Hilary Swank (Oscar a la mejor actriz principal), Clint Eastwood (Oscar al mejor director) y Morgan Freeman (Oscar al mejor actor de reparto). ¿Hay más? Sí, porque también fue la Oscar a la Mejor película. Y a no olvidar a Paul Haggis, ya que su libro contiene varios relatos de boxeo que son de primera (y escribe por experiencia propia).

Rocky. El boxeador de ficción más real de toda la historia del cine. Rocky Balboa fue un Rocky de verdad, puesto que escribió la historia y, siendo un Don Nadie, logró que la produjeran… y que le dieran el papel protagónico. El resto es historia. El Sueño Americano hecho realidad.

Muhammad Alí vale por tres. Por algo es El Más Grande, así que anotarse “Cuando éramos Reyes”, un documental que se llevó un Oscar, sobre su pelea con Foreman en Kinshasa.

“Alí” (2001) de Michael Mann, con Will Smith recreando su vida y una joyita por lo raro, más que por los méritos cinematográficos.

“The Greatest” (1977), dirigida por Tom Gries, en donde Ali ¡Se interpreta a si mismo! Recordemos que, en 1978, Alí perdió su corona con Leon Spkins en febrero y la recuperó en septiembre, convirtiéndose en el primer pesado en lograr tres veces la corona del mundo. Bundini Brown y Howard Bingham también se interpretan a sí mismos. Basada en el libro del mismo nombre (“The Greatest, My Own history) que escribió con Richard Durham, activista por los derechos afroamericanos, periodista y hombre de radio.

HAY MUCHAS MÁS que usted seguramente aportará a esta lista. Algo queda en claro y es que, más allá de gustos personales, el boxeo es un extraordinario manantial de historias y situaciones que el cine nunca deja de aprovechar.

Tal vez porque después de todo, es como la vida misma: un amasijo de sueños, derrotas, esperanzas, debilidades y fortalezas sobre los cuales, siempre, sobrevuela el amor.