<
>

Comparan a 'Mantequilla' Nápoles con Sugar Ray Robinson

Getty Images

MÉXICO -- El recuerdo de José Ángel Nápoles vivirá en los amantes del boxeo por siempre. Con una técnica infalible y una guardia envidiable, 'Mantequilla' se apoderó de los corazones de los mexicanos y, al final, terminó por entregarles el suyo al adoptar la nacionalidad del país que lo vio crecer boxísticamente.

Con el gran nivel que mostró, provocó que más de uno viviera al filo de la silla sus combates, cuestión que recordó Ciro Nucci, presidente de la Comisión de Boxeo de Ciudad de México. El mandamás del boxeo capitalino lo catalogó como uno de los mejores que vio.

"Tuvo un boxeo fino. No se dejaba pegar. Tenía el arte de la defensa, movimiento de cintura, juego de piernas, un buen gancho, completo. Para mí está entre los más grandes (de la historia). En el top", señaló.

Nucci, quien fue boxeador profesional, lo catalogó a la par de un histórico como Sugar Ray Robinson.

"A mí me consternó la noticia porque tuve el gusto de conocerlo. Cuando llegué a México en 1962 conocí a un grupo de peleadores cubanos que vivían en el hotel Virreyes y venían a un restaurante italiano. Ahí estaban Ultiminio Ramos, Baby Ruiz y otros con un entrenador que era Kid Rapidez. Ahí conocí a 'Mantequilla'. Fue de los boxeadores más bonitos que vi pelear como Sugar Ray Robinson, tenían una técnica exquisita. Era un campeón y creo que el sello que tenía no lo ha tenido ninguno de los que están ahora", afirmó.

Por otra parte, Carlos 'Cañas' Zárate dijo que tuvo la fortuna de ser su amigo y que fue gracias a Nápoles por quien comenzó a boxear.

"Todo tiene su final y su principio. Nada es para siempre. José va a estar con Dios porque fue una estrella del boxeo y lo admiré mucho. Fue mi amigo y la última vez que lo vi fue en la Cámara de Senadores, pues nos hicieron un homenaje. Siempre fue mi ídolo. Cada que peleaba me llenaba de emoción y me levantaba de la silla cada round. Fue uno de los culpables para que yo incursionara en el boxeo", mencionó.

Dijo que buscó imitarlo arriba del ring debido a la admiración que le tuvo.

"Muchas cosas dejó porque de ahí viene una camada de boxeadores que lo vieron pelear como Vicente Saldívar, hasta un servidor. Nos dejó un legado bonito. Era tanta mi pasión por verlo pelear que cuando peleé con Magallo Lozada lo imité con un upper y me rompí un hueso, pero le abrí la ceja a Magallo y pararon la pelea. Son anécdotas que se me quedan y aquí lo acompaño con su familia y dándoles el pésame", finalizó.