<
>

Red Sox y Cora hicieron el movimiento correcto

play
Red Sox despiden a su mánager Alex Cora (1:38)

El puertorriqueño es uno de los principales señalados por el supuesto robo de señales cuando era coach de los Houston Astros en 2017. (1:38)

Los Boston Red Sox y el manager Alex Cora informaron el martes que decidieron mutuamente terminar su relación laboral, en medio de una una investigación de la oficina del comisionado por el escándalo del robo de señales que involucra a las dos organizaciones para las que el puertorriqueño laboró en los últimos tres años.

Tomando en cuenta la situación, los compromisos de los Red Sox en los próximos días y la cercanía de los campos de entrenamientos, un divorcio entre las partes era lo más aconsejable.

Los Red Sox, que tienen programado su festival de fanáticos "Winter Weekend" en el fin de semana en Spingfield, Massachusetts, están obligados a buscar un manager permanente antes que arranquen sus entrenamientos primaverales en Fort Myers, Florida, en exactamente un mes.

"Este es un día triste para nosotros. Alex es una persona especial y un integrante muy querido de los Red Sox. Estamos agradecidos por su impacto en nuestra organización. Echaremos de menos su pasión, energía y sus importantes contribuciones a las comunidades de Nueva Inglaterra y Puerto Rico", dijeron los Red Sox en un comunicado firmado por el dueño principal John Henry, el presidente Tom Werner y el jefe ejecutivo Sam Kennedy.

"Quiero agradecer a John, Tom, Sam, los jugadores, nuestro cuerpo técnico y toda la organización de los Red Sox. Especialmente quiero agradecer a mi familia por su amor y apoyo. Estuvimos de acuerdo hoy en que separarnos era lo mejor para la organización. No quiero ser una distracción para los Red Sox a medida que avanzan", dijo Cora en el comunicado.

"Mis dos años como manager fueron los mejores años de mi vida. Fue un honor dirigir el equipo y ayudar a traer un campeonato de la Serie Mundial a Boston. Siempre estaré en deuda con la organización y los fanáticos que me apoyaron como jugador, manager y en mis esfuerzos por ayudar a Puerto Rico. Este es un lugar especial. No hay nada igual en todo el béisbol, y lo extrañaré muchísimo", agregó Cora.

Cuando ESPN Digital se comunicó con Cora, éste dijo que no podía abundar más sobre el particular en este momento, pero que la ruptura fue de común acuerdo, tal y como lo expresó el comunicado.

El movimiento se produce un día después de que el comisionado Rob Manfred castigara fuertemente a los Houston Astros y suspendiera por un año al gerente general Jeff Luhnow y al manager AJ Hinch después que una investigación de la liga comprobara que el conjunto utilizó un esquema ilegal para robar señales a sus rivales usando un sofisticado sistema que incluía aparatos electrónicos en los últimos años, incluyendo 2017, cuando ganó su primera Serie Mundial.

play
1:57

Una vez más, MLB corta la soga por lo más fino con el castigo a los Astros

Enrique Rojas cree que es un castigo contundente, pero no está de acuerdo en que no se haya tocado a su dueño.

Posteriormente al anuncio de sus suspensiones, Luhnow y Hinch fueron despedidos por Jim Crane, el dueño de los Astros.

En el comunicado del castigo a los Astros, el comisionado Manfred dijo que Cora, quien fue el coach de banca de Hinch en 2017, participó activamente en el esquema de decodificar las señales de los rivales utilizando la sala de revisión de la repetición de TV (instalados al lado de la cueva en todos los estadios de la MLB) y el sistema de mandar las señales a los bateadores de los Astros con golpes a los cestos de basura.

Manfred también señaló que se reservaría determinar el nivel apropiado de disciplina para Cora hasta después de que el departamento de investigaciones de las Ligas Mayores completara sus pesquisas a las acusaciones de que los Red Sox se involucraron en el robo ilegal de señales en el 2018, siendo manager del club.

Por el tono de las palabras de Manfred, que le dedicó 11 menciones a Cora en el anuncio del castigo a Houston, se puede especular que el castigo al nativo de Caguas podría ser más fuerte que el que recibieron Luhnow y Hinch y el que recibirán otros empleados actuales y anteriores de los Red Sox.

Curiosamente, los Red Sox fueron disciplinados con una multa ligera por Manfred en 2017, antes de la llegada de Cora, por usar relojes Apple para robar señales a los receptores de los New York Yankees.

Tras ayudar a los Astros a ganar su primer campeonato en más de 50 años de existencia, Cora fue contratado como piloto de los Red Sox antes de la temporada del 2018. El contrato fue por tres años.

Cora, el primer dirigente no blanco de Boston, condujo al club de la Liga Americana a un punta-punta desde que abrieron los campos de entrenamientos en febrero hasta el último partido de la temporada, el 28 de octubre, y al noveno campeonato de la franquicia, y el cuarto desde el 2004.

Los Red Sox, que impusieron un récord del club con 108 victorias en la serie regular, derrotaron en cinco encuentros a los Los Angeles Dodgers en el clásico de otoño. Los Dodgers cayeron en la Serie Mundial por segunda temporada consecutiva, tras haber sido derrotados el año anterior por los Astros.

En medio de la celebración del campeonato, Cora y los Red Sox extendieron el contrato del manager hasta el 2021 con una opción del equipo para el 2022. Las partes nunca pensaron que su relación laboral tendría que terminar abruptamente, por el bien de la organización, a la mitad de enero del 2020.

Incluso si no es lo ideal, era lo que mandaba el momento.