<
>

Xavier Bogaerts afirma que acusaciones no manchan título de Boston en 2018

play
El escándalo de robo de señales es el más grande en la historia de MLB (2:50)

Enrique Rojas vaticina que serán involucradas más personas, y hasta más equipos, en las investigaciones de robos de señales. (2:50)

BOSTON -- Xander Bogaerts dijo que no cree que la investigación de las Grandes Ligas por el presunto robo de señales de los Red Sox empañe el título de Serie Mundial que el equipo ganó en 2018.

“Para nada. Vinimos al parque diario, trabajamos duro, entrenamos duro, como compañeros y nos apoyábamos”, dijo Bogaerts al hablar del escándalo de robo de señales que le costó a Alex Cora el trabajo como manager de los Red Sox.

“También teníamos un gran staff de coacheo. Jugar en casa en los primeros juegos de la Serie Mundial fue algo realmente grandioso y sacamos provecho de eso de inmediato y eso nos impulsó”, añadió.

Bogaerts es el primer miembro del equipo que ganó el campeonato en 2018 que habla sobre las acusaciones que señalan que los Red Sox usaron su cuarto de video ilegalmente para robar señales en 2018, lo cual está bajo investigación.

Esto sigue a la investigación de los Houston Astros de 2017 por usar un esquema distinto para robar señales ilegalmente, lo cual implicó a Cora, coach de banca de los Astros en ese entonces, y que resultó en el fin de su relación laboral con los Red Sox el pasado martes.

Bogaerts, quien etá en Boston para recibir el premio como Jugador Más Valioso de los Red Sox en el Boston Baseball Writers Dinner, dijo que vio a Cora tras su salida como manager, pero no reveló qué ha platicado con él.

“Es triste que no será nuestro manager, también por el tipo de persona que fue con nosotros. No hay nadie en ese vestidor que pueda decir algo malo sobre él”, dijo Bogaerts.

El shortstop nacido en Aruba dijo que no ha hablado con nadie de Grandes Ligas sonre la investigación.

Pese a que Houston eliminó a Boston en la primera ronda de los Playoffs de 2017, Bogaerts dio crédito a los Astros y no minimizó el título que los Astros ganaron en 2017.

Cuando se le preguntó sobre las averiguaciones sobre las tácticas de robo de señales de los Astros, Bogaerts dijo que nunca notó algo fuera de lo ordinario cuando los Red Sox jugaron en Houston.

“Tenían un gran equipo ese año. Perdimos a dos jugadores por lesión y jugar en ese parque no es fácil. Tenían un gran equipo”, insistió Bogaerts.