<
>

Serie 'Los grandes dúos sin anillo': Shawn Kemp-Gary Payton

play
Gary Payton no permitiría rivales con 50 puntos (3:31)

El legendario armador habló sobre las diferencias entre la era en la que brilló y la que actual, con predominio ofensivo. (3:31)

En la historia de la NBA hay dúos que pese a su éxito con la franquicia que representaban, las marcas que establecieron y la química entre ellos, nunca pudieron levantar el trofeo Larry O'Brien y en algunos casos, con el paso del tiempo, llegaron a la enemistad.

En esta quinta y última entrega hablaremos de una de las parejas que pese a su rápida consolidación en la NBA, vivió en una época dominada por los Chicago Bulls: Gary Payton y Shawn Kemp, de los Seattle SuperSonics.

Payton y Kemp, mejor conocidos como 'The Glove' y 'Reign Man', fueron uno de los dúos más temidos a mediados de los 90.

Payton llegó a Seattle como el segundo pick del draft en 1990 tras una destacada carrera universitaria en Oregon, mientras que Kemp debutó una temporada antes como el jugador más joven en la NBA tras no pisar la cancha a nivel colegial.

Con Payton y Kemp totalmente consolidados, los Seattle SuperSonics rozaron la perfección durante toda la temporada regular de 1996. Desde la perspectiva de los expertos, su juego de pick-and-roll era prácticamente imparable y gracias a él llevaron a los Sonics a las Finales de la NBA por tercera vez (1977-79). Sin embargo, perdieron en seis juegos ante Michael Jordan y los Bulls, quienes le robaron la oportunidad de ser campeones a varios quintetos durante su dinastia.

Comandados por coach George Karl, los Sonics promediaron casi 60 victorias por temporada desde 1992 a 1998, alcanzado 64 triunfos en 1995-96, un récord de la franquicia que aún sigue con vida a pesar de la mudanza a OKC. Tanto Payton y Kemp fueron All-Stars durante ese tramo. Payton era el líder del equipo y un defensivo de élite; sus habilidades de juego lo convirtieron en una superestrella. Kemp tenía un juego dominante.

Como ala-pívot, Kemp era un maestro de las clavadas y tenía una presencia dominante en la pintura. Su tamaño, fuerza y atletismo lo convirtieron en un compañero ideal para Payton. Desafortunadamente muchos recuerdan a Kemp más por sus volcadas y una que otra payasada y no tanto por lo que consiguió en los playoffs.

Sin duda Kemp y Payton tenían los argumentos para darle el título de la NBA a Seattle durante su tiempo juntos (años después Payton ganó un anillo con el Miami Heat de Dwyane Wade y Shaquille O’Neal en 2006).

Durante sus mejores años como pareja, Payton promedió 19.3 puntos, 7.5 asistencias y 2.9 robos por partido como uno de los mejores bases defensivos en la historia; fue elegido Jugador Defensivo del Año en 1995-96. Kemp llegó a registrar 19.6 puntos y 11.4 rebotes por juego en 1995-96, su quinta temporada corrida promediando un doble-doble.

De 1993 a 1997, Payton y Kemp fueron incluidos cada uno en el Juego de Estrellas como parte de la Conferencia del Oeste. Antes de la temporada 1997-98, Kemp fue cambiado a los Cavaliers, poniéndole fin a uno de los tramos más excitantes en la historia de los SuperSonics (y Thunder por extensión).

Y a pesar de esa falta de títulos, muchos en la NBA aún extrañan a Seattle, una ciudad con tradición basquetbolera que se quedó sin equipo cuando los Sonics se mudaron a Oklahoma City, por lo que en el recuerdo a esos aficionados sólo les queda el título de 1979 y las Finales de los 90's de la mano de Shawn Kemp y Gary Payton.