<
>

Valverde se quedó con la tercera etapa del UAE Tour

Con una demostración propia de un campeón del Mundo, Alejandro Valverde (Movistar) estrenó con victoria el maillot arcoíris en la cima de Jebel Hafeet, donde el año pasado alzó los brazos en la etapa para llevarse la etapa y la general del Tour de Abu Dabi.

Doce meses después, Valverde volvió para conseguir un triunfo simbólico que le rondaba la cabeza. El primero con el maillot multicolor será inolvidable, y lo firmó en la tercera etapa del Tour de los Emiratos que unió Al Ain y Jebel Hafeet, desde hoy la cima Valverde por pleno derecho.

Valverde, ya segundo en la general a 14 segundos de Roglic, tiró de experiencia y supo regular las fuerzas en un terreno que tenía en la memoria. No se cebó con los primeros ataques de Roglic, muy fuerte en toda la subida, sino que dosificó su combustible, fue remontando posiciones y en el mismo punto del año pasado metió la directa. Incontestable, venció en 4h.44.50.

Le siguieron con el mismo tiempo Roglic y el joven francés de 22 años David Gaudu (Groupama), ambos protagonistas en la primera cita de montaña del Tour de los Emiratos. El resto de favoritos cedieron un tiempo precioso ante Valverde y el líder. Dan Martin cruzó a 5 segundos, el ruso Zakarin a 33 y el holandés Mollema a 35.

Perdieron muchas opciones otros nombres ilustres, como Tom Dumoulin, lejos de la disputa, a 44 segundos, el español campeón nacional Gorka Izagirre se dejó 1.04 minutos y el italiano Vincenzo Nibali 1.17, todos ellos lejos de su mejor forma.

"Esta es mi primera victoria con el maillot de campeón del Mundo, es especial por ello y tenía muchas ganas de lograrla. Me he encontrado muy bien, pero ha sido difícil el ascenso final por el viento, he tenido que dosificar, pero en la recta tuve fuerzas para rematar, en el mismo lugar que el año pasado", explicaba feliz Alejandro Valverde.

El líder del Movistar se encuentra a 14 segundos de Roglic la víspera del terrible muro de Hatta, lugar idóneo para asaltar el maillot rojo. Gaudu, ganador del Tour del Porvenir es tercero a 39 y Dumoulin aparece sexto a 57. La primera cita de montaña filtró a los candidatos.

Poco después de abandonar la zona universitaria de Al Ain los mismos protagonistas del día anterior salieron a la aventura por las inmensas llanuras de Abu Dabi, a veces flanqueadas por pequeñas cordilleras de dunas donde la silueta de las filas de dromedarios rompen la monotonía del paisaje desértico.

Boev y Kuriyanov (Gazprom) y Planet y Calabia (Novo Nordisk) sabían que no irían muy lejos con su temprana rebelión, pero los equipos modestos se dejan ver de esta forma, televisiva; pero deportivamente estéril. El cuarteto animó la marcha hasta que fueron capturados a 60 kilómetros de carrera.

Turno para el Jumbo del líder Roglic, para el control entre favoritos y la pelea por la mejor posición para la subida a Jebel Hafeet, la segunda cima más alta de los EAU, a 1.240 metros, un ascenso tendido, sin rampas de pánico, pero con espacios al 11 por ciento válidos para el ensayo de fuerzas entre los favoritos.

No hubo tregua en la aproximación hacia la montaña que separa los Emiratos con Omán, el pelotón con el viento de cara volaba, lanzado en busca de las primeras rampas, asumidas por los hombres del Jumbo, dispuestos a defender el maillot rojo de Roglic.

Entre las curvas construidas por crestas erosionadas y con 10 kilómetros a la cima empezó el baile de ataques hasta que el belga Laurens De Plus puso un ritmo asfixiante al servicio de Roglic, quien asumió la capitanía a 4 de meta. Le siguieron Gaudu, Martin y el alemán Buchmann, pero Valverde se quedó en un segundo grupo, sin descolgarse, atento en lontananza. Sí perdieron comba hombres como Nibali, Porte o Izagirre.

Roglic atizó el ritmo, quería la etapa y consolidar el maillot rojo, pero no esperaba la reacción y despegue hacia la cabeza de carrera de Valverde, que primero enlazó con el líder y Gaudu, luego se reservó, guardó fuerzas y, a 400 metros de meta, voló hacia la victoria. Nadie ni nadie lo pudo impedir. Un ciclón el campeón del Mundo. El arcoìris volvió a brillar en el pecho de Valverde.

Este miércoles, la tercera etapa entra en Dubai para la disputa de la cuarta etapa de 197 kilómetros con salida en Palm Jumeirah y meta junto a la presa de Hatta Dam, donde espera una rampa de 200 metros con un porcentaje del 17 por ciento.