Caín Velásquez tiene el objetivo de recuperar el título pesado de la UFC

Cain Velásquez celebra un triunfo en UFC 200 en 2016. El ex campeón peso pesado de la UFC cree que está a solo una o dos peleas de competir por el cinturón. Getty Images

Tres combates atrás, Caín Velásquez se encontraba en la cima del mundo. Era campeón de la UFC y era seriamente considerado para recibir el título del peso completo más grande en la historia de las artes marciales mixtas.

Claro que, el lapso de tres combates atrás comenzó aproximadamente hace cinco años.

Velásquez noqueó a Junior dos Santos en esa noche de 2013 en la segunda defensa de su segundo reinado en posesión de la faja. Parecía indetenible. Sin embargo, una lesión en la rodilla derecha sufrida en pleno entrenamiento dio pausa obligada a la construcción de su legado por espacio de 20 meses. Y cuando regresó, Velásquez y su brillante reputación sufrieron un fuerte golpe, al perder su cinturón a manos de Fabricio Werdum.

Otro año plagado de lesiones por mediante, en julio de 2016, Velásquez regresó con fuerza, noqueando a Travis Browne en menos de un round. ¿Rejuvenecimiento de su carrera? No exactamente. Desde entonces, no ha vuelto a pelear. Velásquez, de 36 años, regresa después de pasar dos años y medio fuera del Octágono el 17 de febrero para enfrentarse a Francis Ngannou. Nuevamente, las lesiones han jugado un rol preponderante al mantenerlo fuera de acción, aunque esta vez no todo ha sido debido a situaciones inherentes a su propio cuerpo.

“Necesité cerca de cinco meses para poderme recuperar de las lesiones y estar todo bien y sano”, expresó Velásquez durante una aparición en el MMA Show de Ariel Helwani el pasado lunes. “Y entonces, en pleno proceso, terminamos extendiendo nuestra familia. Realmente quería estar presente durante el embarazo de mi esposa y también durante el primer año de la vida de mi hijo”.

Velásquez ha lamentado durante largo tiempo el no haber pasado suficiente tiempo al lado de los suyos hace nueve años cuando nació su hija. Por ello, cuando se enteró de que él y su esposa esperaban un varón hace aproximadamente un año, puso su vida de combatiente a un lado para asumir el rol de hombre de familia.

“Poder hacerlo fue algo asombroso”, dijo Velásquez.

A pesar de los rumores entre los aficionados a las artes marciales mixtas de que quizás nunca volvería a pelear, Velásquez siempre tuvo claro de que regresaría.

“Amo esto con demasía”, indicó. “Me encanta entrenar. Me encanta ejercitarme. Si no lo puedo hacer, es algo muy difícil para mí”.

Finalmente, la hora de su regreso ha llegado. No solo se trata del momento preciso, realmente. También es cuestión de encontrarse en el lugar indicado. UFC por ESPN: Ngannou vs. Velásquez se escenificará en el Talking Stick Resort Arena de Phoenix, a pocas millas de la Universidad del Estado de Arizona (ASU, por sus siglas en inglés), donde Velásquez fue luchador durante tres años. Creció en Yuma, Arizona.

“Tienes la oportunidad de pelear en Phoenix, pues en mi caso no había que pensarlo mucho”, dijo Velásquez.

Durante el tiempo que Velásquez ha pasado fuera del deporte, han emergido nuevas estrellas y Ngannou es uno de los púgiles de mayor estatura y más amenazantes. El peleador de 32 años cuenta con 12 victorias de por vida, todas con finales puestos por él mismo: ocho nocauts y cuatro sumisiones.

“Conozco su estilo de pelear”, dijo Velásquez. “Estoy consciente de lo peligroso que es”.

Por su parte, Velásquez aporta una dosis de peligro en la jaula, lo cual aporta uno de los aspectos más emocionantes de ver a su rival encerrado frente a la fuerza indetenible conocida como “Cardio Cain”.

Velásquez insiste que su tiempo de receso no le ha privado de su precisión y asegura estar listo para demostrar que se encuentra mejor que nunca.

“Durante mi tiempo fuera, estaba en el gimnasio trabajando en cosas con las cuales no había tenido tiempo de trabajar: cosas que mejorar y nuevas herramientas”, indicó Velásquez. “En cuanto a hacer mi labor y mantenerme con el cardio, me siento igual. Siento que puedo aportar la misma ética de trabajo en cada práctica, el mismo ritmo”.

Si Ngannou no puede seguir el paso de Velásquez, la balanza se inclinará a favor de este último. Su objetivo es alcanzar la mayor grandeza en este deporte; lo que es lo mismo, volver al sitial en el cual se encontraba.

“Veremos como se desarrolla la pelea, nunca hago predicciones”, expresó. “Quiero salir y mostrar a la gente que he mejorado. Con ello en mente, creo que (me convertiré en) contendor por el título de forma inmediata”.