DeChambeau brilló en el Dell Technologies Championship

Bryson DeChambeau, el joven estadounidense apodado “el científico del golf”, ganó su segundo torneo consecutivo de los Playoffs de la FedEx Cup, el Dell Technologies, y volvió a demostrar a los escépticos que su extraña técnica es muy efectiva.

DeChambeau salió a jugar en el último “twosome” en compañía del mexicano Abraham Ancer, que era el líder por un golpe. Pero Ancer falló temprano y DeChambeau no lo perdonó. En el segundo hoyo, el primer par 5 de la ida, Ancer se fue al hazard con el tercer tiro y desde allí debió trabajar para obtener un muy costoso bogey. De Chambeau, por el contrario, anotó allí uno de los cinco birdies que haría en los primeros 9 hoyos. A pesar del bogey del hoyo 3, su parcial de 32 golpes (-4) lo colocó en la cima del tablero. La vuelta la terminó en 35 golpes (par) y con ese registro completó el torneo con un total de -16, para superar por dos golpes al inglés Justin Rose.

Pero DeChambeau no estuvo en la punta todo el tiempo. El argentino Emiliano Grillo tuvo un gran momento en su vuelta. La secuencia comenzó con el birdie del hoyo 5. Luego vino el del 6 y enseguida el del 7. Con esa ráfaga de birdies Grillo compartió durante un tiempo lo más alto del tablero y cerró la ida con un sólido registro de 33 golpes (-3). Pero la vuelta no comenzó bien para el chaqueño. Un bogey en el hoyo 10 lo detuvo. Ya en el 14, una serie de de errores acabaron en un doblebogey que lo sacaron de la lucha por el título, que en un momento entusiasmó a sus seguidores. Grillo terminó con un total de -11 empatado en el séptimo lugar. Con esta ubicación, el argentino escaló 19 posiciones en el ranking FedEx, alcanzando la posición 29. Con su pase asegurado al BMW Championship, ahora estará cerca de lograr el objetivo de clasificar para la etapa final de estos emocionantes Playoffs que se disputará en Atlanta, en el East Lake Golf Club, el Tour Championship.

La gran decepción del día, para la región y para México, fue la de Abraham Ancer. El puntero tras la tercera ronda debió luchar durante toda la vuelta. Pero no pudo hacer más. Con un score de 73 golpes (+2) terminó con un total de -11, empatado también en el séptimo puesto. Ancer había llegado con lo justo a esta etapa, clasificado en el puesto 92. Debía lograr como mínimo un puesto 13, tarea que parecía casi imposible. Sin embargo, contra todos los pronósticos, se transformó en un protagonista de este torneo y tuvo una buena chance de alcanzar el triunfo. Pero más allá de la desilusión que representa esta buena oportunidad perdida, lo más importante es que sigue en la carrera, pues con este resultado escaló 36 posiciones para ubicarse en el puesto 56. Su lugar en el BMW está asegurado. Ahora deberá pelear para quedar entre los 30 que llegarán a Atlanta.

El que tuvo su revancha fue Phill Mickelson. El veterano de 47 años hizo la mejor vuelta del día con un score de 63 golpes (-8), y ascendió al puesto 12 en el torneo. El zurdo, ganador de 5 Majors, jugó temprano y su extraordinaria ronda tuvo 9 birdies y un solo bogey. Mickelson está en el puesto 9 del ranking FedEx y con esa posición tiene asegurada su participación en Atlanta. También parecería tener segura su elección por parte del capitán del equipo estadounidense de Copa Ryder. Jim Furyk deberá anunciar mañana a tres de las cuatro elecciones que puede hacer para completar el equipo de 12 jugadores que defenderán el trofeo en Paris.

Otra de las muy posibles y casi segura elección de Furyk será Tiger Woods. Aunque en la última vuelta de este torneo Woods no pudo cerrar sobre el green lo que tejió en la cancha, es casi una obviedad que estará en el equipo que defenderá la Copa Ryder. Tiger hizo un movimiento importante en los primeros hoyos, cuando hizo birdies en el hoyo 2 y en el hoyo 4 para llegar a -9. Cerró una ida de 34 golpes (-2). Luego llegó el birdie del hoyo 11 y con -10 estuvo a dos golpes de la punta. Pero como ya viene ocurriendo, llegaron los errores en el green. Esta vez en el hoyo 14. Bogey. Luego, en el par 3 del hoyo 16 envió su salida al agua y no pudo salvarse del doble bogey. Así sentenció su vuelta a una mediocridad que no le hace justicia, ni por historia ni por el juego que desplegó a través de la cancha. Mientras las vueltas bajo par abundaron durante el día, él debió conformarse con un registro de 71 golpes, par de cancha, y quedar relegado al puesto 24 en el torneo, que lo deja en el puesto 25 de la FedEx Cup.

Otro que se fue decepcionado fue Jordan Spieth. Muchos de sus fanáticos pensaron que podría dar uno de sus típicos zarpazos finales y arrebatar el torneo a los que arrancaron bien cerca de la punta. Pero todo quedó en un intento. Arrancó muy bien, con birdies en el hoyo 2 y en el hoyo 5 que fueron muy buenas señales, que estuvieron en línea con lo hecho en sus tres primeras vueltas. Pero volvió a las dudas y a las protestas que llenaron sus pobres actuaciones en esta temporada, cuando hizo un bogey en el hoyo 7 y enseguida otros tres en el hoyo 10, en el 12 y en el 14. Spieth quedo desdibujado nuevamente. Sobre el final pudo hacer dos birdies que alegraron un poco su tarde. Acabó el torneo con un total de -10, empatado en el puesto 12.

Los Playoffs continúan su loca carrera esta semana en Pennsylvania, donde los mejores 70 del ranking deberán pelear por no quedar eliminados por un afilado cuchillo que solo dejará con vida a los mejores 30. Así es, 40 jugadores quedarán en el camino que conduce a Atlanta, al último evento de este notable show, la FedEx Cup.