Radja Nainggolan vuelve en plan capitán con el Inter de Milán

El técnico Spalletti confía en el jugador belga para poder armar un equipo de garantías este año. Getty Images

No había arrancado la temporada nada bien para un Inter de Milán que echaba demasiado de menos a sus pesos pesados. El libreto de Luciano Spalletti apuntaba cosas buenas, pero el equipo --en la derrota ante el Sassuolo y el empate ante el Torino de las dos primeras jornadas-- estaba huérfano de esos hombres que son capaces de imponerse cuando es necesario, de manejar los partidos y los resultados para que no se escapen puntos, por lo que el regreso de Radja Nainggolan fue clave en la primera victoria del equipo esta temporada.

El belga es el fichaje que más ha ilusionado a Spalletti esta temporada, pues ya le tuvo a sus órdenes en la Roma y sabe el carácter que imprime el centrocampista a los equipos en los que juega. Para el técnico italiano el control en el mediocampo es primordial, por lo que Radja se presentaba como un jugador importantísimo a la hora de confeccionar una plantilla que, este año, quiere intentar ponerle las cosas muy difíciles a la Juve en la Serie A.

Tras el arranque de temporada un tanto titubeante del nuevo proyecto neroazurri, la vuelta de Nainggolan al equipo tras superar la lesión que sufrió en la pretemporada ha sido la mejor noticia posible. Spalletti hizo bastantes cambios en el once inicial de su equipo buscando la reacción necesaria para intentar amarrar la primera victoria de la temporada, y darle la manija al belga en el mediocampo se presentaba como una apuesta ganadora.

Radja no defraudó.

El belga rápidamente se impuso sobre el campo contra el Bolonia, mandando gracias a su intensidad y su temperamento, pidiendo siempre la pelota y ordenando a todos sus compañeros sobre el terreno de juego. Los aficionados pudieron disfrutar del futbol racial del fichaje estrella de la temporada, del hombre en el cual Spalletti confía para poder armar un equipo de garantías este año.

Nainggolan además fue el autor del primer gol del equipo, el que encarriló la victoria, con todo lo que eso supone para un equipo que estaba empezando a ver cómo sus grandes rivales se le escapaban en la tabla. Su conexión con Brozovic y con Perisic fue una de las cosas que más gustó en el partido, haciendo que el hincha neroazurri empiece a ilusionarse con que, al final, el equipo alcance el nivel óptimo para volver a luchar por el título doméstico.

Esto no ha hecho más que empezar y Spalletti tiene mucho trabajo por delante para acomodar a todo el talento que tiene en su plantilla este año, pero con Nainggolan en el campo sabe que cuenta con un valor seguro en el cual apoyarse cuando las cosas vengan mal dadas. Y eso para un entrenador es primordial en un intento de volver a formar un equipo ganador.