El 'otro Barcelona' gana en el último minuto en León

Hasta el minuto 70 no llegó el primer remate entre palos del Barça que no lució como el equipo poderoso que se supone es. Getty Images

El Barça debutó en la Copa en silencio, con una actuación mediocre en León (Lenglet salva el honor de un Barcelona mediocre) frente a un rival de 2ªB que incluso tuvo opciones de ganarle y al que sólo derrotó por 0-1, con un gol de Lenglet en el tiempo añadido al rematar de cabeza un servicio de Dembélé.

Afortunado en el resultado pero mediocre en el juego, el Barça dejó encaminada su clasificación mostrando muchas lagunas, poca intensidad y preocupantes sensaciones, por más que, se sospecha, éste será un partido que no pasará a la historia… Como ocurre habitualmente en los estrenos en el torneo.

Campeón las últimas cuatro temporadas, el equipo azulgrana, sin brillantez ninguna, cumplió este primer expediente tal y como ocurriera los dos años anteriores. En 2016 no pasó de un triste 0-0 en el campo del Villanovense y de un mediocre 1-1 en Alicante frente al Hércules el pasado curso. Solventó sin más dificultades la eliminatoria en la vuelta… Y avanzó hasta conquistar el título.

La Cultural Leonesa, invicta desde el 23 de septiembre y que ha ganado cinco de los seis últimos partidos disputados, acudió al encuentro del Barça con toda la intensidad que se echó en falta a los secundarios de Valverde. El entrenador del Barça removió los cimientos de su alineación y con un once de circunstancias apenas si cumplió el expediente, dejando, eso sí, una imagen mediocre y alejada de lo esperado.

Se estrenaron Cillessen, Samper (desgraciadamente lesionado a la media hora) y Denis Suárez, debutaron los canteranos Cuenca, Chumi y Miranda, entraron en el once Arturo Vidal, Munir y Malcom y apenas Semedo y Dembélé pudieron considerarse habituales de un equipo tan desconocido como descosido y que nunca impuso su evidente superioridad.

Más allá de la desgracia de Samper, se evidenció la razón por la que Valverde apenas ha contado con Malcom (Malcom habría pedido su salida del Barcelona a Ernesto Valverde) en este comienzo de curso, se argumentó la nula consideración con el capitán Denis Suárez y decepcionó la actuación de un Arturo Vidal alejado de lo esperado, perdido en un centro del campo que no se mostró a la altura de la exigencia.

La intensidad y las rápidas transiciones de la Leonesa sorprendieron al Barça, incapaz de poner en serios aprietos al meta local y, en cambio, agobiado en defensa, donde los dos centrales del filial, Chumi y Cuenca, tuvieron que multiplicarse ante la llegada en tromba de los jugadores leoneses.

Señalar que hasta el minuto 70 no llegó el primer remate entre palos del Barça, por medio de Aleñá, explica el poco desempeño ofensivo del campeón, al que poco después salvó Cillessen con un extraordinario rechace al obús de Saúl que habría podido convertir el partido en un drama para el equipo de Valverde.

El duelo se dirigió a un final sin historia, con un remate alto de Munir incluido, hasta que superado el minuto 90 una falta lanzada por Dembélé al área pequeña la remató de cabeza Lenglet a la red, sentenciando una victoria sin brillo pero que le sirvió al Barça, al campeón, para catapultarse a los octavos de final.