Cartas desde Barcelona: Valverde debe decidir entre la Copa o la vida

BARCELONA -- El Barcelona vuelve este miércoles al fango de la Copa, un trofeo que en tiempos le servía para dar lustre a temporadas infumables presentando el título como mayúsculo y que hoy transita entre el tedio y el perjuicio que significa encajar seis partidos, en ocasiones de máxima exigencia, en pleno mes de enero.

Campeón de Copa las 4 temporadas más recientes, 6 de las últimas 10 en que disputó hasta 8 finales (perdió en 2011 y 2014 contra el Real Madrid), el Barcelona, Valverde, debe decidir el grado de importancia que otorga a un trofeo que entre enero y febrero vivirá su clímax, con tres eliminatorias enclavadas en plena Liga y ante el regreso a la Champions.

El entrenador ya dio descanso para este primer cruce contra la Cultural Leonesa a Ter Stegen, Piqué, Rakitic, Busquets, Coutinho, Suárez y Jordi Alba... Pero, ¿qué ocurrirá en enero? Seguirá apostando por los secundarios y canteranos o volverán al escenario los indiscutibles. ¿Alba o Miranda? ¿Busquets o Samper? ¿Suárez o Munir? ¿Arturo Vidal, Denis, Aleñá, Malcom, Riqui Puig?

¿Vale, valdrá la pena ir con todo por la Copa del Rey a riesgo de poner en peligro físicamente a los titulares en la Champions como ocurrió en el pasado reciente? Habrá que verlo.

Suponiendo, con lógica, que el equipo azulgrana supere con éxito su presentación ante la Cultural Leonesa, al regreso de las vacaciones de Navidad retomará la competición visitando al Getafe el 6 de enero en Liga para, tres días después, jugar la ida de los octavos de final de Copa. Y ahí empezará una verdadera locura de partidos: 11 encuentros entre Liga y Copa hasta la visita liguera al Athletic el 10 de febrero con 5 duelos, si supera eliminatorias, de Copa.

¿Debe Valverde repetir la fórmula del curso pasado o es momento de variar el planteamiento? Celta, Espanyol y Valencia, entre el 4 de enero y el 8 de febrero de 2018, fueron los rivales coperos que provocaron un desgaste evidente en la plantilla azulgrana. Messi y Suárez no jugaron en Vigo en el primer partido del año pero acudieron después al escenario para conducir al equipo, junto a los demás pesos pesados de la plantilla, hasta la final que se conquistó, ya en abril, contra el Sevilla.

Para entonces la Roma ya había sentenciado al Barça en la Champions, después de eliminar, en una serie más dura de lo que mostró el marcador, al Chelsea y dejando en el ambiente la sensación de que la Copa, en enero, había pasado factura al equipo.

Y lo mismo podría decirse del curso anterior, el último de Luis Enrique, en que la columna vertebral azulgrana estuvo presente en las tres eliminatorias disputadas contra Athletic, Real Sociedad y Atlético de Madrid. El Barça ganó el título contra el Alavés... Después de ser eliminado en Champions por la Juventus en abril.

Como un año antes, donde solo en la vuelta de semifinales contra el Valencia (tras el 7-0 de la ida) jugó un equipo secundario después de que los titulares formasen contra Espanyol, Athletic y la ida ante el Valencia. Campeón de Copa frente al Sevilla en mayo... Y eliminado en abril de la Champions por el Atlético de Madrid.

A Valverde le toca elegir las piezas (nombres) que deben ser protagonistas en la Copa. Más allá de esta primera eliminatoria frente a la animosa pero modesta Leonesa, se vendrá un mes de enero frío y duro con entre 6 y 8 partidos oficiales en que se debería dar un estirón en la Liga (teniendo en cuenta que los rivales serán Getafe, Eibar, Leganés y Girona) y plantearse hasta qué punto es necesario o adecuado ‘quemar’ a los titulares en la Copa pensando que el 12 de febrero puede empezar, a cara o cruz, la aventura de la Champions.

Y, ojo, el Barça llegará a esa eliminatoria de octavos del trofeo continental tras, en dos jornadas consecutivas, recibir en el Camp Nou al Valencia y visitar al Athletic en San Mamés. Un auténtico maratón de partidos que obliga a reflexionar sobre la conveniencia de qué jugadores son los adecuados para pelear por una Copa del Rey que, hoy por hoy, es un torneo sin el peso del pasado.