Objetivo: semis

Argentina y Alemania le darán vida a un duelo con mucha historia mundialista Getty Images

BUENOS AIRES -- Este viernes comienza el final de esta Copa del Mundo. Los próximos cuatro años de fútbol conocerán su nuevo rey en sólo algunos días y los cuartos de final arrojarán los cuatro Seleccionados que cumplirán el primer gran objetivo: jugar siete partidos.

Las Selecciones que han quedado en la historia siempre dan el gran salto en esta instancia. Los primeros partidos son para encontrar el equipo, por eso los verdaderos candidatos aparecen en estos momentos, en los instantes definitivos. Las figuras también nacen aquí y las derrotas duelen más cuando la meta está más cerca. En definitiva, esta fase marca un antes y después, da prestigio o quita. Aquí comienza a escribirse la historia grande.

No es costumbre de los freaks de ESPNdeportes.com realizar pronósticos sobre partidos de fútbol, sobre todo porque es una actividad inútil en un deporte imposible de predecir como este. Ésta no será una excepción y tampoco aventuraremos posibles resultados, aunque sí presentaremos datos y antecedentes de cada duelo para comenzar a palpitar esta etapa definitiva.

Sin dudas, el encuentro más equilibrado y esperado será el que enfrentará a Argentina y Alemania, dos de los campeones mundiales que aún sobreviven en este torneo, junto a Uruguay y Brasil.

Por primera vez en la historia, una Selección repitió adversarios en octavos y cuartos de dos Mundiales consecutivos. La Albiceleste le ganó a México por segunda vez consecutiva tras la victoria en Alemania 2006 y ahora volverá a chocar con los teutones, aunque espera que el marcador sea distinto.

Argentinos y alemanes chocaron cinco veces en Copas del Mundo, con un triunfo argentino, dos alemanes y dos empates. Dos de esos duelos se vivieron en finales, con una victoria para cada lado. Por todo esto, es uno de los tres o cuatro partidos con más historia.

Son los equipos que mejor fútbol desplegaron en lo que va de Sudáfrica 2010 y protagonizarán un choque que dejará al ganador a sólo un paso de la gloria. Además, será el duelo entre Lionel Messi y Mezut Ozil, las estrellas de un torneo que aún no ha visto brillar a sus astros más importantes.

El ganador de este apasionante cotejo se las verá ante España o Paraguay. La Roja comenzó con una derrota y todos la veían afuera de la pelea, pero se recuperó y frente a Portugal mostró su mejor cara, para intentar volver a meterse entre los cuatro mejores tras sesenta años.

Estos dos Seleccionados chocaron dos veces en Mundiales, con un empate y un triunfo español. El último antecedente es muy triste para los europeos, ya que después del 0-0 en la fase inicial de Francia 98, el conjunto de Javier Clemente quedó casi eliminado.

Muchos dicen que éste es el enfrentamiento menos parejo de los cuartos de final, con una España que va de menor a mayor y un Paraguay que ganó sólo un partido y no mostró buen juego hasta ahora. Lo cierto que la solidez guaraní es conocida por todos y será un duro escollo para un conjunto que luchará contra su rival y contra su historia.

Del otro lado del cuadro, Brasil y Holanda le darán vida a un choque lujoso. Jugaron tres encuentros mundialistas, con un triunfo por lado y una igualdad. El dato: cada vez que chocaron, el ganador jugó la final del campeonato.

El punto en común más importante que tienen la Naranja y el Scratch es el cambio de estilo que ambos experimentaron en los últimos años. Brasil se alejó del jogo bonito para acercarse al pragmatismo del entrenador Dunga. Aunque ya no es tan divertido ver un partido de Brasil, la defensa que ideó el estratega gaúcho es la mejor del planeta y se convirtió en casi inexpugnable. Sí, por primera vez la gran virtud brasileña no es su poder de ataque, aunque también es temible.

Holanda tampoco profesa su juego atildado de otros tiempos, aunque los pies sensibles de sus jugadores compensan ese cambio de idea. La aparición de Arjen Robben frente a Eslovaquia es la mejor noticia que podría tener un Seleccionado que busca de una vez por todas su primer título mundial.

En el último cruce de cuartos, las dos grandes sorpresas del certamen se enfrentarán en Soccer City. Uruguay, con su historia gloriosa, enfrenta a la esperanza africana, Ghana. Sudáfrica 2010 tendrá el primer semifinalista del continente anfitrión o vivirá la resurrección del primer gran campeón de todos los tiempos. Pase lo que pase, este resultado quedará en el recuerdo.

No hay candidatos ni favoritos. Sólo el fútbol sabe quiénes serán los últimos en irse del primer Mundial africano. Desde aquí, el deseo es uno solo: Argentina-Paraguay y Brasil-Uruguay en semis. Sudamérica merece vivir su más grande fiesta futbolera de todos los tiempos.