<
>

Preguntas y respuestas a un mes de la Copa América 2019

La Copa América, a un mes del comienzo ESPN.com

Aunque la Copa del Mundo de Rusia 2018 todavía se puede ver en el espejo retrovisor, los seleccionados sudamericanos ya pusieron la mente y el corazón en el próximo gran objetivo: la Copa América de Brasil 2019, que comenzará dentro de solo un mes con las grandes figuras continentales como protagonistas.

Con algunos equipos en fase de renovación y otros con la certeza de ir por el camino correcto, el torneo de selecciones más antiguo del mundo no sólo servirá para preparar el comienzo de las Eliminatorias para Qatar 2022 sino también para ir en busca de la gloria.

A un mes del partido inaugural que jugarán Brasil y Bolivia en el estadio Morumbí, las preguntas son muchas y las certezas de cara al comienzo son pocas. Por eso, para comenzar a palpitar la fiesta continental, ESPN.com presenta una serie de preguntas y respuestas acerca de la Copa América 2019.

-¿Podrá Messi por fin sacarse la espina y ser campeón con Argentina?
No parece ser la oportunidad más concreta para hacerlo. Su Selección llega con un entrenador sin experiencia y cuestionado y él mismo viene de un fracaso estruendoso en la Champions League. Sin embargo, su temporada fue excelente y sus ganas son indiscutibles. "Yo lo voy a seguir intentando, quiero ganar algo con la Selección", afirmó hace poco. En 2014 en la misma tierra estuvo a un paso de la gloria máxima, hoy, con más años y menos compañía va por una revancha que pinta complicada.

-¿Será el momento del final de la sequía de Brasil?
El último título oficial de la Canarinha fue la Copa Confederaciones 2013 en su casa. Aunque seis años no parece mucho, para el seleccionado más ganador del mundo puede ser demasiado. Además, en los últimos tiempos sumó decepciones muy dolorosas, como el 1-7 ante Alemania en Belo Horizonte y la eliminación en la fase de grupos de la última Copa América. Ahora, con Tite como cabeza de grupo y un plantel repleto de talento, el anfitrión es el gran candidato a dar la vuelta olímpica. Solo deberá confirmar las buenas sensaciones mostradas en los últimos años y será muy difícil quitarle la corona.

-¿Chile tiene con qué ir por el tricampeonato?
La respuesta más honesta es no. Muy lejos quedaron los títulos de 2015 y 2016, no por una cuestión cronológica, sino por lo futbolístico. La Roja no se parece en nada a la que ganó las dos ediciones anteriores y sus mejores hombres ya no son lo que eran. Sólo Arturo Vidal se mantuvo en la élite. Tras no clasificar a Rusia 2018 llegó Reinaldo Rueda, cuya continuidad está cuestionada. Lo que le queda a Chile es apelar a la construcción de una mística que lo convirtió en uno de los mejores equipos de América en los últimos tiempos.

-¿Qué equipo puede pelear mano a mano con Brasil?
Si Messi está bien, lo lógico es decir Argentina, más allá de que hace años que no muestra solidez. En cambio, el seleccionado que sí demostró capacidad para competir es Uruguay. La Celeste, campeona en 2011, llegó a cuartos de final del último Mundial y perdió ante el campeón Francia sin Edinson Cavani en la cancha. Con Oscar Tabárez una vez más en el banco (será su quinta Copa consecutiva) y una renovación interesante, puede ser el gran rival del local.

-¿Podrá Perú dar el salto definitivo después de varias buenas campañas?
Con Ricardo Gareca como entrenador, Perú llegó a semifinales de la Copa 2015 y se clasificó a un Mundial después de 36 años de frustraciones. El Tigre no sólo formó un equipo que mantuvo las virtudes históricas del fútbol peruano, sino también le cambió la cabeza a un grupo de grandes jugadores que no daba la talla en situaciones límite. La blanquirroja tiene material para dar pelea y, con Paolo Guerrero como bandera, puede llegar todavía más lejos que en ediciones pasadas.

-¿Qatar y Japón pueden competir contra los grandes de Sudamérica?
La presencia de ambos es una singularidad que le dará un toque especial a esta Copa América. Es cierto que Japón ya estuvo en Paraguay 1999, pero también lo es que en esta ocasión la presencia de los asiáticos no parece ser solo para sumar experiencia. Ambos vienen de jugar la final de la Copa de Asia y tienen argumentos como para convertirse en un dolor de cabeza. Los qataríes están trabajando a conciencia para su Mundial y en el camino lograron un título tan merecido como inesperado. En tanto, los nipones, se mantienen como uno de los mejores seleccionados fuera de América y Europa.