<
>

James aprobó y Ospina sufrió en la Champions

play
Rodríguez: "Quiero estar aquí por muchos años más" (1:52)

El colombiano habló en exclusiva con ESPN tras su gran partido frente al Napoli y aseguró que solo piensa en el Real Madrid. (1:52)

Una de cal y una de arena. Así puede definirse esta fecha de Champions para los jugadores colombianos que dieron el presente en la ida de los octavos de final.

James sacó un aprobado con el Real Madrid, mientras que David Ospina la pasó mal en el arco del Arsenal.

Repasemos. James Rodríguez cumplió un buen papel en el triunfo del Real Madrid, por 3 a 1, ante Nápoli, resultado que deja al merengue de buena manera pensando en la revancha.

El volante ofensivo arrancó como titular, en una muestra de confianza de Zinedine Zidane, y no defraudó durante los 75 minutos que estuvo presente en el campo de juego (fue reemplazado por Lucas Vázquez).

El público lo despidió con aplausos, y ante la ausencia de Gareth Bale, el ex Banfield tiene una gran oportunidad para demostrar que puede ganarse un lugar.

James fue importante en el funcionamiento colectivo del conjunto merengue, preciso en los pases y sobre todo, complicando a la defensa italiana con su buena pegada.

La presencia del cucuteño en el 11 inicial fue una grata sorpresa, teniendo en cuenta que viene de una larga lesión, más allá de haber jugado unos días antes frente a Osasuna, por la Liga, donde ingresó desde el banco.

Zidane se fue satisfecho: recuperó a un jugador importante y sumó una muy buena opción de mitad de cancha hacia delante.

DURA CAIDA DEL ARSENAL
Contra lo que puede suponerse, Ospina, pese a los cinco goles sufridos ante la terrible potencia goleadora alemana, no hizo un mal partido.

Los tantos del Bayern fueron méritos de los delanteros locales, del gran funcionamiento colectivo y de fallas defensivas groseras, como en el quinto gol. El guardameta de la Selección, incluso, tuvo varias buenas intervenciones que ayudaron a que el resultado no fuese tan abultado.

De todos modos, los cinco goles recibidos son un duro golpe para el Arsenal y para el propio Ospina, que venía atajando poco en el conjunto inglés y tiene a la Champions como el escenario ideal para mostrarle al DT que puede ser titular.

La serie parece estar sellada a favor de los alemanes, pero el 7 de marzo habrá revancha en Londres. Sí, en el fútbol nunca está dicha la última palabra.