Buccaneers a Jameis Winston: "No intentes hacer demasiado"

TAMPA -- El gran mensaje que el grupo de entrenadores de los Tampa Bay Buccaneers dio al quarterback Jameis Winston cuando regresó a las instalaciones del equipo en el receso de temporada no tuvo nada que ver con disminuir sus entregas de balón o lanzar más touchdowns en zona roja.

Son áreas en las que sin lugar a dudas debe mejorar, pero el mensaje real que los coaches deseaban impartir en su cuarto año, como lo dijo el coordinador ofensivo, Todd Monken: "Deja de forzarlo tanto".

Lo pueden ver en su desempeño sobre el campo, pero también lo pueden ver en el vestidor con el modo en que intenta liderar a sus compañeros.

"Pienso que el mejor modo de decirlo, en nuestra liga, hay tanta presión sobre los coaches y [sobre] esa posición [de quarterback]", explicó Monken, ahora en su tercer año con los Bucs. "Nadie recibe el crédito de cualquier manera, ganando o perdiendo, [más] que el quarterback o los coaches. Eso está bien. Es el modo en que son las cosas.

"Nadie va a culpar a [el receptor abierto] Mike Evans porque no hemos llegado a los playoffs; tienen al quarterback allí, y es parte de ello. Lo comprendemos. Eso no significa que no nos responsabilizamos. Pero creo que lo más importante es, 'OK, Jameis, está bien ser tú mismo. No tienes que intentar tan forzado. Los tipos saben que naturalmente eres nuestro líder'.

"Pero por momentos, es difícil. Es difícil cuando estás lastimado. Es difícil cuando no estás ganando del modo en que deseas ganar porque intentas tanto para llegar a los chicos porque deseas tanto ganar, todos lo hacemos. Yo lo trato de forzar, a veces, porque lo deseo tanto".

Winston sufrió una lesión en la coyuntura de su hombro derecho, su brazo para lanzar, en la Semana 3 de la pasada temporada frente a los Minnesota Vikings. No apareció en el reporte de lesionados hasta la Semana 7, después de que abandonó el encuentro ante los Arizona Cardinals con la lesión, pero fuentes cercanas a él revelaron que el problema ocurrió inicialmente ante los Vikings. Le obligó a perderse tres partidos, y en los juegos que sí intentó participar, impactó su velocidad y precisión campo abajo.

Lidiando con la lesión durante la primera de dos rachas de cinco derrotas consecutivas, Winston todavía intentaba entregar algunos de sus discursos "ra-ra", como el de la Semana 9 antes de que los Bucs se midieran ante los New Orleans Saints sobre "devorar W's [victorias]". Winston se chupo los dedos en firma de 'W' y preguntó a sus compañeros, "¿Cuántos de ustedes quieren devorar una 'W' hoy? ¿Cuántos de ustedes desean devorar una 'W'?".

Después de perder cuatro partidos en fila, la respuesta de compañeros que registró la cámara fue poco entusiasta --dado que parecía que Winston actuaba más como si los Bucs estuvieran montados sobre una racha de cuatro victorias-- y el quarterback fue ampliamente criticado en los medios por parecer distante de la realidad. El receptor abierto DeSean Jackson empatizó con Winston.

"Siempre que eres el rostro de una franquicia y eres ese tipo por lo que respecta al quarterback, especialmente, todo gira en torno tuyo. Al final del día, es una dura posición porque debes tomar decisiones, debes ser el líder y decir las cosas correctas. Siempre que se dicen las cosas incorrectas, el dedo apunta hacia ti", expresó Jackson.

Cando un equipo está perdiendo o cuando un quarterback estelar claramente no cuenta con su bola rápida, a menudo los jugadores requieren una estrategia más honesta, no las cosas que llaman la atención a las cámaras de HBO vía "Hard Knocks". Necesitan un mensaje más mesurado o necesitan escuchar voces nuevas. Para alguien como Winston, quien nunca se había perdido un partido por lesión a ningún nivel, ni perdido un partido de temporada regular en dos años como mariscal de campo titular en Florida State, sigue siendo territorio desconocido.

"Posee todas las cualidades naturales de liderazgo, una cierta fortaleza en él, los tipos lo quieren seguir", dijo Monken. "Está bien fallar. Eres humano. Está bien estar lastimado. Está bien tener ese lado. Simplemente, vamos. No tienes que forzarlo tanto. Los tipos te van a seguir. Simplemente, sé tú mismo".

Después del partido en New Orleans, cuando Winston estuvo marginado en la Semana 10 con la lesión, el entrenador en jefe de Tampa Bay, Dirk Koetter, seleccionó al liniero ofensivo Ali Marpet y al linebacker Lavonte David --dos jugadores más conocidos por lo que hacen que por lo que dicen-- para charlar con el equipo en la noche previa al encuentro.

Marpet recordó a jugadores de sus filosofías base. David aceptó la realidad de estar 2-6 en su momento y les dijo que debían sentirse cómodos con sentirse incómodos. Varios compañeros acreditaron sus discursos como factor por la victoria de los Bucs por 15-10 en casa frente a los New York Jets.

Winston ofreció su apoyo cuando David siguió hablando para el equipo, incluso después de que el quarterback había vuelto de lesión.

"Se trata realmente de quien desee hablar para el equipo y frente al equipo. Yo no he jugado", explicó Winston. "Es bueno ver diferentes formas de liderazgo y diferentes formas de comunicación con los chicos, porque algunas personas responden a diferentes cosas. Estoy tan feliz de que Lavonte haya dado el paso hacia ese rol y ha hecho un gran trabajo".

Jackson también piensa que Winston necesita forzar las cosas.

Jackson dijo al programa "First Take" de ESPN que jaló a Winston a un lado la temporada pasda y le dijo que necesitaba "divertirse" de nuevo, y "[dejar de] intentar impresionar al mundo", simplemente "sé tú [mismo]".

"Tratas de impresionar y decir, 'Ey, quiero hacer esto', y mostrarles que 'Puedo hacer resto o mostrarles que puedo hacer esto o lo otro'. Pero tienes que alejarte un poco de eso y simplemente volver a jugar como en el patio, como jugábamos cuando éramos jóvenes", reveló Jackson. "Eso es lo que le dijo: 'Debes volver a sentirte cómodo y ser Jameis Winston', que ya sabemos quién puede llegar a ser. Los dos años pasados, sumó 4,000 yardas por pase, así que le recalqué --todo, todas las intangibles-- lo posee todo".

La mayoría estuvo de acuerdo en que Winston comenzó a lucir y actuar más como sí mismo hacia el final de la campaña, y coincidentemente, cuando estuvo sano. En las cinco semanas finales lanzó para 1,584 yardas --más que cualquier otro quarterback de la NFL a lo largo de ese periodo-- y tiró nueve pases de touchdown, la tercer mayor cantidad de la liga. También impuso marcas personales en porcentaje de pases completos en la Semana 15 frente a los Atlanta Falcons (77.1 por ciento) y nuevamente en la Semana 16 frente a los Carolina Panthers (77.8 por ciento).

"No diría que lo jalaron en la dirección equivocada o lo que haya sido", subrayó Jackson. "Simplemente diría que necesitaba ser él mismo y relajarse y no poner presión sobre sus hombros, porque siendo un quarterback, tienes el mundo sobre tus hombros. Si pierdes, va sobre ti. Si ganas, va sobre ti".

El coach de quarterbacks en Tampa Bay, Mike Bajakian, enfatizó que sigue siendo el equipo de Winston y que el mariscal de campo cuenta con el apoyo completo del vestidor y entrenadores.

"Siempre ha hecho un gran trabaja siendo él mismo, y si ustedes conocen a Jameis, aprenden a amarlo, esa relación con él, sus compañeros y sus coaches existe", dijo Bajakian. "Es, 'Ey, no tienes que hacer más que el que sigue; haz lo que haces y sé tú mismo. Sigue trabajando del modo en que trabajas. Sigue interactuando con compañeros del modo en que interactúas con ellos y llegarán los triunfos'".