Las lecciones que nos dejó la Ronda Divisional de la NFL

MÉXICO -- Con la combinación de errores y aciertos se escriben las grandes historias en todos los deportes. El fútbol americano, no es la excepción.

Hoy quisiera poner el acento de manera particular en los yerros que se cometieron en los juegos de Ronda Divisional de la NFL. No lo hago con el afán de resaltar el lado negativo del juego, sino por lo que implica en términos de desperdiciar oportunidades de equipos que al menos, en el papel, eran favoritos.

Steelers y su segundo tropiezo con la misma piedra

Difícil de creer que un equipo le haya ganado dos veces a domicilio a los Pittsburgh Steelers . Parece que los de “negro y oro” no aprendieron nada de su tropiezo en la Semana 5.

De verdad yo supuse que la derrota que sufrió Pittsburgh en esa ocasión le serviría para tomar nota y no cometer los mismos errores. Lamentablemente no fue así.

Mike Tomlin encabeza un staff de coacheo que parece encontrar un gusto perverso por vivir en el ojo del huracán.

Este domingo, Tomlin envío a su equipo a jugársela hasta en dos ocasiones en 4ª y corto y más tarde intentando una patada corta en donde no consiguieron recuperar el balón pero dejaron a los Jacksonville Jaguars en el medio campo. Tras conseguir algunas yardas, intentaron un largo campo que marcó la diferencia.

Soltar a James Harrison --y abandonar casi a su suerte durante muchos años a la defensiva-- también acredítenselo en la columna donde dice déficit.

El manejo del reloj nunca ha sido lo suyo y sus errores han costado partidos, esta vez, quizá, el campeonato.

Mención también para la afición que se presume como una de las más apasionadas y comprometidas con su equipo y que desde el tercer cuarto empezó a abuchearlos. El estadio se empezó a vaciar antes de terminar el último cuarto. Tache para ellos.

Marcus Williams y la que pudo haber sido la tacleada del año

No sé en que estaría pensando Marcus Williams, profundo de los New Orleans Saints cuando vio a Stefon Diggs, receptor de los Minnesota Vikings, elevarse para hacer bueno el pase de Case Keenum.

Quizá el novato jamás se imaginó en las portadas, los titulares en televisión e internet por lo que pudo haber sido la jugada que le diera a su equipo el boleto de regreso a Minnesota para el 4 de febrero.

Inexplicable el fallido intento de tacleo. Las imágenes nos revelan que Williams ”intentó” golpear con el hombro a Diggs pero fue con la vista al piso. No sé si con miedo o con la soberbia de querer propinar un fuerte golpe al receptor rival.

Marcus: estoy seguro que más de un entrenador desde tu época de jugador infantil y universitario te enseñó que es más importante asegurar una tacleada que "descontar" al jugador del equipo contrario. Solo con haber cerrado el candado o abrazado a Diggs se habría terminado el tiempo para los Vikings.

Lamento que esa fallida jugada vivirá muchos años en la memoria de los aficionados de New Orleans. Ojalá superes el que hasta ahora es el trago más amargo de tu aún joven carrera.

Atlanta Falcons y su falta de imaginación

En primera y gol en la yarda 9 de los Philadelphia Eagles y con tiempo por delante, los Falcons no tuvieron la imaginación o la capacidad de hacer un buen “llamado de jugadas”. Un pase pala que casi les cuesta la posesión y una cuarta oportunidad con un pase a Julio Jones sin una jugada de playaction que obligara a los apoyadores de Philadelphia a perder un tiempo en su lectura. Obvio optaron por su mejor opción en el egresado de Alabama, pero el pase fue muy telegrafiado.

Falcons y su tándem de corredores es de lo mejor en la liga. Tevin Coleman, el segundo en el backfield, terminó con 79 yardas, mientras que su mejor hombre, Devonta Freeman, con 7 en 10 acarreos. Es decir .7 yardas por intento. ¿en serio Devonta?

Tennesse y el sueño de ganarle a New England

Creo que nadie (salvo mi querido Tyson López) pensaba que Titans pudiera ganarle a los Patriots.

Solo diré que la que se suponía era una de las mejores líneas ofensiva de la liga no abrió huecos suficientes a Derrick Henry tampoco le dio protección a Marcus Mariota, quién fue capturado ocho veces.

Las derrotas no solo se explican con los errores de los perdedores. Son los equipos ganadores los que propician y capitalizan a su favor los yerros de sus rivales.