<
>

Lesiones de los runners: hematoma subungueal

ESPN Run

Las uñas de los pies negras son un problema común entre los corredores de larga distancia. Por lo general, todo comienza cuando toman un color oscuro, y luego termina cayéndose dejando lugar a que crezca una nueva.

Los runners que entrenan para competencias como maratones o carreras de montaña son las principales víctimas de este traumatismo porque los dedos están en contacto con la parte de adelante del calzado por mucho tiempo.

Entrenar por circuito con pendiente también puede colaborar en la aparición de esta lesión cutánea. Por otro lado, en verano puede aumentar la frecuencia de las lastimaduras por roce ya que con las altas temperaturas tus pies pueden hincharse más y el calzado te irá más apretado.

El término médico para esta lesión de la piel es hematoma subungueal y es producto del roce constante de tu dedo del pie contra la parte delantera de la zapatilla. Ocurre al romperse los capilares que están debajo de la uña y formándose un coágulo que puede determinar un dolor intenso producto de la presión que ejerce la sangre, y la caída de la uña.

Para evitar lastimar tus uñas después de entrenamientos prolongados asegúrate de usar el número correcto para tu calzado de running. Si usas un talle más chico seguramente terminarás padeciendo dolor en tus uñas, especialmente en el dedo mayor.

Otro efectivo método de prevención es que cortes tus uñas con regularidad y mantengas secos tus pies, ya que al correr con los pies húmedos aumentarás la probabilidad de que se formen ampollas y se debilite tu piel. Y un punto fundamental es que uses medias para correr, de modo que el pie no quede en contacto directo con las costuras del calzado.

Si ya es tarde para prevenir y el problema apareció, pero no produce dolores, lo mejor es dejarlo como está. Si la uña tiene que caerse se caerá sola, no la arranques y tampoco hagas fuerza para que se caiga antes de tiempo. A medida que crezca la nueva uña la otra se irá despegando hasta caer.

Si en cambio la zona afectada se sigue inflamando con el paso de los días, toma un color rojizo y el dolor aumenta, tal vez se trate de una infección, y en tal caso te recomendamos que consultes a un médico.

¿Alguna vez sufriste algo así?