Entrenamiento más elongación, la formula ganadora

ESPN Run

Nuestras fibras musculares tienen la capacidad de estirarse hasta el doble de su estado en repeso. Esa elasticidad viene más bien determinada por los elementos del tejido conjuntivo, tendones y membranas que envuelven a las fibras y al propio músculo, que por la propia estructura de las fibras. Otro punto a tener en cuenta es que las limitaciones también provienen de los ligamentos y cápsulas articulares implicadas en el movimiento, y por lo tanto además de la elasticidad muscular es conveniente trabajar la movilidad articular. También el grado de tono muscular y el "reflejo miotático" (mecanismo que tienen nuestros músculos para evitar lesiones) limitan la elasticidad. A su vez, sobre este acto reflejo y el exceso de tono muscular se puede incidir positivamente mediante el trabajo de estiramientos, logrando una mejor eficacia y eficiencia, lo que también se denomina "economía muscular".

Al entrenar estas capacidades hay que tener en cuenta que el aumento de la elasticidad del tejido que acompaña al músculo mediante el trabajo sistemático de estiramientos nos beneficia al añadir a la capacidad contráctil de las fibras musculares mayor fuerza de contracción, la que es llamada "capacidad reactiva del tono muscular". Es decir, realizando ejercicios de fuerza mejoraremos la capacidad de contracción de nuestras fibras musculares, y haciendo ejercicios de estiramientos mejoraremos la capacidad reactiva del tono muscular. Y luego, combinando ambos lograremos aumentar exponencialmente el rendimiento muscular, ya que un músculo elástico es un músculo capaz de contraerse más y mejor, lo que aumente sus capacidades.

Por todo esto, estirar antes, durante y después de cada sesión de entrenamiento mejorará tu condición.

¿Por cuánto tiempo elongas luego de entrenar?