Nueva aerodinámica; más seguridad... novedades para este 2019

Será la temporada 70 en la historia de la Fórmula 1 e iniciará en Melbourne con el Gran Premio de Australia. A diferencia de otros deportes, la máxima categoría del automovilismo debe renovar constantemente el reglamento técnico, ya que la tecnología aplicada a los monoplazas incide mucho en el rendimiento.

Entonces la FIA (Federación Internacional del Automóvil por sus siglas en francés), debe estar atenta a las evoluciones que hagan los ingenieros de cada equipo para limitar o guiar dicha tecnología. En el caso de 2019 el reglamento rediseñó aerodinámicamente los autos. No es precisamente un retroceso tecnológico, pero si una limitante para los diseñadores sobre lo que pueden y ya no pueden hacer en el auto con el fin de tener más agarre aerodinámico.

Hay otros cambios que incidirán en lo que veremos en pista, como el peso de los pilotos y la carga de combustible. Hay que estar atentos a estos temas.

Pirelli ha respondido al rediseño de los monoplazas y también ha modificado su caucho para este año, haciéndolo más conservador, poco más resistente, ya que hay menos agarre en el auto y serán teóricamente más pesados por el incremento del combustible. Pirelli también ha renombrado su gama de neumáticos y para la carrera ha simplificado los nombres de cada llanta.

Hagamos pues un repaso de las principales novedades para 2019…

NUEVO PAQUETE AERODINÁMICO

Con el objetivo de facilitar los adelantamientos, los equipos acordaron una serie de cambios aerodinámicos que afectan al perfil de los alerones delantero y trasero. Son más anchos, altos y simples.

Los extremos de las aletas delanteras fueron remodelados para alterar el flujo de aire a través del coche y reducir los efectos de la turbulencia aerodinámica. Además se han prohibido las aletas por encima del plano principal del alerón delantero.

Además se ha limpiado el bargeboard y se ha hecho más pequeño. Los conductos del freno ya no tienen aplicaciones aerodinámicas como tampoco las pueden tener las tuercas de las ruedas.

La intención es que haya algo más de acción en la pista con autos siguiéndose más de cerca y se puedan rebasar. Sergio Pérez dijo que el sí ve un cambio positivo, aunque otros como Daniel Ricciardo son más escépticos.

Los tiempos de vuelta que dejó la pretemporada hace suponer que estos autos, más limitados aerodinámicamente, no son más lentos que sus predecesores.

NUEVA NOMENCLATURA DE LOS NEUMÁTICOS

El proveedor único de neumáticos, Pirelli, ha renombrado su gama de ruedas a petición de la FIA, que alegó que la nomenclatura utilizada hasta 2018 era difícil de entender para los espectadores no expertos.

Así, nombres como "hiperblando" o "ultrablando" dejan de utilizarse y son reemplazados por una referencia durante cada carrera a los tres compuestos que los equipos tienen disponibles para esa carrera como blandos, medios y duros.

Pasan a llamarse C1 (blanco si franja), C2 (blanco con franja), C3 (amarillo con franja), C4 (rojo con franja) y C5 (rojo sin franja). El C1 es el más duro y el C5, el más blando.

Pirelli continuará decidiendo cuáles son los tres compuestos disponibles para cada carrera.

AUMENTO DE LOS NIVELES MÁXIMOS DE COMBUSTIBLE

Los niveles máximos obligatorios de combustible aumentan de 105 a 110 kilos para minimizar la necesidad de que los pilotos reserven carburante durante una carrera.

EL PESO DE LOS PILOTOS YA NO AFECTA PESO MÍNIMO DEL COCHE

El peso corporal de los pilotos ya no se tienen en cuenta a la hora de medir el peso mínimo del coche.

Este cambio se acordó por la preocupación de que los pilotos se vieran obligados a perder cantidades peligrosas de peso para compensar el peso adicional generado después de 2014 por los motores turbo-híbridos.

Los que pesen menos de 80 kilos tendrán que compensar ese peso con lastre situado alrededor del asiento para reducir al mínimo las posibles ganancias de rendimiento.

MEJORES CASCOS Y GUANTES PARA AUMENTAR LA SEGURIDAD DEL PILOTO

La FIA introdujo una nueva norma para los cascos con el objeto de mejorar la seguridad. Así, los cascos se someten a una gama más completa de pruebas de choque destinadas a mejorar la absorción de energía y la deflexión, así como a reducir la probabilidad de que los objetos penetren en la estructura del casco.

Asimismo, los pilotos deben llevar guantes biométricos para aumentar la seguridad y ayudar a facilitar el rescate médico.

Los guantes, desarrollados por el Departamento de Seguridad de la FIA, cuentan con sensores cosidos en el tejido que controlan el pulso del conductor y los niveles de oxígeno en sangre. Transmiten esos datos que potencialmente ayudan al equipo médico antes, durante y después de un accidente.

PUNTO EXTRA POR VUELTA RÁPIDA

La FIA, además, ha aprobado que se otorgue un punto extra al autor de la vuelta rápida en carrera, siempre que el piloto también esté clasificado entre los 10 primeros.

También se concederá un punto al constructor del piloto que haya realizado la vuelta rápida.

Esto ya se hizo en los diez primeros años del Mundial, entre 1950 y 1959. La regla fue determinante en la resolución del campeonato de 1958, cuando Mike Hawthorn ganó el título a Stirling Moss por un solo punto al haber logrado dos vueltas rápidas más que su rival durante el certamen.

Con información de EFE