<
>

Canelo Álvarez demostró su clase ante Daniel Jacobs

play
Canelo tendrá que descansar para ir por su cuarto título (2:45)

El día después de la pelea nuestro analistas hablan del futuro de Saúl Álvarez y Daniel Jacobs. (2:45)

Campana de Apertura: El Canelo completo

LAS VEGAS -- La medida para un peleador de primera categoría es cuando puede ganar contra un oponente de alta calidad, y hacerlo sin ninguna controversia, en una noche en la que quizás no esté en su mejor momento.

Ese fue el caso de Canelo Álvarez, quien unificó tres títulos mundiales de peso mediano con una victoria por decisión sobre Daniel Jacobs, quien no pudo superar un comienzo muy lento, en su gran enfrentamiento el sábado por la noche ante la multitud pro-Canelo de 20,203 en el fin de semana del Cinco de Mayo en el T-Mobile Arena.

Álvarez se ganó cada parte de su decisión 116-112, 115-113 y 115-113 en una pelea que, a diferencia de su victoria por decisión mayoritaria sobre Gennady Golovkin en su revancha para ganar dos cinturones en septiembre, no fue en lo absoluto controversial. Incluso Jacobs no pudo manifestar enojo ni verdadero shock por el resultado, y luego dijo con delicadeza que creía que había hecho lo suficiente para ganar, pero que en realidad no insistía en el tema ni siquiera mencionaba la palabra "revancha".

"No soy uno de esos tipos. Incluso en una decisión cercana, me quito el sombrero ante el hombre", dijo Jacobs en la conferencia de prensa posterior a la pelea.

Álvarez, que no solo es la estrella más rentable del boxeo, sino también un talento de élite de libra por libra en el top 3 (por detrás de Vasiliy Lomachenko y Terence Crawford, por ahora), logró otra gran victoria en una noche en la que no creía estuviese en su mejor momento. Utilizando una analogía, pensé que era como un lanzador que no tuvo su mejor bola rápida pero que aún así hizo el trabajo con astucia y lanzamientos secundarios suficientemente buenos.

La conclusión es que Alvarez es un gran boxeador y continúa demostr[andolo en contra de la mejor oposición. Aunque es conocido por su ofensiva, es un boxeador muy completo. Sí, conectó muchos golpes nítidos (y superó a Jacobs 188-131, según CompuBox), pero no es el prototipo de peleador mexicano que algunos creen que es. Él puede entrar allí y golpear con los mejores y tiene un gran gancho de izquierda al cuerpo que la mayoría de los jóvenes boxeadoress mexicanos aprenden desde el Día 1 en el gimnasio, pero Álvarez tiene mucho más.

Primero que nada, Alvarez (52-1-2, 35 KOs) tiene una gran quijada. Jacobs es un tremendo golpeador y Álvarez caminó a través de sus golpes, incluyendo dos ganchos de izquierda de dinamita en el noveno asalto que probablemente habrían derribado a la mayoría de los pesos medios. Alvarez ni siquiera se movió.

La primera vez que vi a Álvarez pelear en vivo fue cuando se enfrentó a José Miguel Cotto (el hermano mayor de Miguel) en 2010 en la cartelera no principal de Floyd Mayweather-Shane Mosley. Álvarez casi fue noqueado en el primer asalto cuando Cotto lo sacudió y lo hizo tambalearse por todo el lugar. Aunque Álvarez sobrevivió ese momento de vida y muerte y eventualmente ganó por nocaut en el noveno asalto, muchos de nosotros nos fuimos del ringside esa noche creyendo que el gran prospecto no era más que un exagerado trabajo que ser[ia destrozado cuando enfrentara un mejor nivel de oponente.

Bueno, eso fue hace nueve años este mes y Álvarez se ha enfrentado a una gran cantidad de oponentes de alto nivel desde entonces y ni siquiera ha estado ni remotamente cerca de ser derribado nuevamente. Así que él tiene una quijada de élite.

"No me sorprendió que pudiera aguantar agunos golpes bastante buenos", dijo Jacobs.

Una gran cosa para Álvarez es que no tiene que confiar en esa gran quijada con demasiada frecuencia porque también es un boxeador muy, muy subestimado a la defensiva. Obviamente, cuanto menos se golpea a un boxeador más tiempo va a durar y, a los 28 años, parece que Álvarez va a estar cerca por bastante tiempo.

No es Mayweather o Pernell Whitaker a la defensiva, pero puede pararse de frente y hacer que los oponentes se pierdan con el movimiento de la cabeza y el cuerpo, como hizo con Jacobs una y otra vez. No vivo y muero por las estadísticas de CompuBox, pero creo firmemente que son una versión muy útil que ilustra las tendencias en una pelea. Mientras que Álvarez conectó el 40 por ciento de sus golpes, un total que generalmente conduce a la victoria, también recibió solo el 20 por ciento de los golpes de Jacobs, y generalmente un porcentaje de conexión tan bajo no es suficiente para hacerlo sin uno de esos golpes, resultando en un nocaut. Eso significa que Alvarez también mostró una excelente defensa y no fui el único que pensó que era una de las principales razones por las que Alvarez ganó.

"La defensa fue un factor enorme", dijo el CEO de Golden Boy Promotions, Oscar De La Hoya. "Me encantó la forma en que Canelo movió su cabeza de todos esos golpes en racha que Jacobs estaba lanzando. Sus combinaciones, como viste, era rapidísimas, pero Canelo pudo esquivarlas, moviéndose. Hizo un excelente trabajo".

Jacobs (35-3, 29 KOs), de 32 años, de Brooklyn, Nueva York, entró en la pelea sabiendo que Álvarez estaba muy bueno a la defensiva y reconoció su dificultad para penetrarla.
"Era un poco complicado", dijo Jacobs. "Siempre he sabido que Canelo tenía un gran movimiento de la parte superior del cuerpo y eso es exactamente lo que tenía y eso es lo que mostró. He hablado de eso durante toda esta gira de prensa. Su movimiento de la parte superior del cuerpo es excepcional. Sabía lo que estábamos enfrentando".

Lo que enfrentaba era un futuro miembro del Salón de la Fama en su mejor momento.

Impresiona Beterbiev

El campeón de peso semipesado Artur Beterbiev (14-0, 14 KOs) lució bien en su nocaut en el quinto asalto ante el sólido rival Radivoje "Hot Rod" Kalajdzic (24-2, 17 KOs) el sábado por la noche en el evento principal de la cartelera de Top Rank Boxing en ESPN en Stockton, California.

La pelea fue la primera de Beterbiev en su nuevo acuerdo promocional con Top Rank, que le había prometido una pelea antes del inicio de Ramadan, que comenzó el domingo. Así que esa es la razón por la que la pelea fue frente a la cartelera de alto perfil de Alvarez-Jacobs.

Beterbiev, de 34 años, dos veces campeón olímpico ruso basado en Montreal, terminó su segunda defensa del título de la misma manera que tiene todas sus otras peleas, por nocaut.

Fue una actuación dominante para Beterbiev, quien fue un poco tembloroso en su defensa anterior contra Callum Johnson, quien lo derribó en su pelea de octubre.

Beterbiev fue acreditado con una caída de Kalajdzic, de 27 años, el nativo de Bosnia que peleaba con base en San Petersburgo, Florida, en el tercer asalto cuando una serie de golpes lo envió contra las cuerdas, que lo sostuveron. Y luego, mientras Beterbiev seguía repartiendo una paliza en el quinto asalto, el referí Dan Stell lo detuvo a los 13 segundos.

El siguiente paso: Beterbiev quiere peleas importantes y la oportunidad de unificar títulos, que le gustarían antes del fin de año. Además de Beterbiev, Top Rank promueve al campeón del mundo Oleksandr Gvozdyk y al co-promueve al campeón Sergey Kovalev, por mencionar también al campeón súper mediano Gilberto "Zurdo" Ramírez, quien recientemente subió de peso, y promovió al mismo tiempo al ex campeón Eleider "Storm" Alvarez. Hay una rivalidad con su compatriota Kovalev, a quien Beterbiev derrotó dos veces en los amateurs.

"Quiero peleas de unificación. No importa quién sea", dijo Beterbiev. "Por supuesto, Kovalev es alguien con quien quiero pelear, pero quiero a todos los campeones en 175".

Prospecto del fin de semana: Vergil Ortiz Jr.

El presidente de Golden Boy, Eric Gómez, dijo continuamente antes de la pelea de peso welter de Vergil Ortiz Jr. con Mauricio Herrera en la co-estelar de Álvarez-Jacobs que creía que Ortiz era el prospecto número uno en el boxeo. Bombo de un promotor, ¿verdad?

Tal vez, pero tal vez no, no de la manera en que Ortiz (13-0, 13 KOs), de 21 años, de Dallas, quien fue entrenado por Robert Garcia, absolutamente aniquiló a Herrera, quien, sí, está al final de su carrera, pero nunca antes había sido detenido.

Y Ortiz, quien pasó del peso welter junior para acomodar a Herrera, lo derribó al final del segundo asalto y luego lo derribó despiadadamente con una aplastante mano derecha a los 29 segundos del tercer asalto.

Escríbalo: Ortiz va a ganar un título mundial y será una fuerza a tener en cuenta.

El siguiente paso: A pesar de que se veía muy fuerte y sólido en el peso welter, Ortiz dijo que volvería al peso welter junior, donde quiere competir por un título. No tomará esa oportunidad de inmediato y es tan peligroso que Golden Boy probablemente tendrá que maniobrarlo para que ocupe una posición obligatoria antes de que cualquier titular le dé la oportunidad.

Peleas que pudiste perderte

Sábado en Stockton, California

Peso gallo junior Jerwin Ancajas (31-1-2, 21 KOs) KOT7 Ryuichi Funai (31-8, 22 KOs), retiene un título mundial.

Ancajas, de 27 años, zurdo de Filipinas, retuvo su cinturón de 115 libras por séptima vez en una muestra dominante contra el retador obligatorio Funai, de 33 años, quien peleaba fuera de Japón por primera vez. Ancajas, que se veía mucho mejor que en las defensas recientes (incluido un empate con Alejandro Santiago en septiembre), básicamente venció a Funai durante seis asaltos. Lo presionó, le cortó y lastimó la cara y aterrizó su mano izquierda recta a voluntad hasta que el médico de turno, después de examinar a Funai, pidió que la pelea se detuviera un segundo entrando en el séptimo asalto.

Peso ligero Gabriel Flores Jr. (13-0, 6 KOs) KO3 Eduardo Pereira dos Reis (23-6, 19 KOs).

Flores, un prospecto que cumplió 19 años el 1 de mayo, estaba peleando en su ciudad natal y en gran parte responsable de llevar a cabo 10,105 al Stockton Arena para su pelea programada a seis asaltos. Es una figura popular en casa y les dio a los fanáticos lo que querían, un gran nocaut. Llevó la pelea a Reis y luego lo apartó con un sensacional gancho de izquierda en la barbilla que lo noqueó al minuto, 14 segundos del tercer asalto.