<
>

¿Cómo elabora su estrategia el nutricionista de un boxeador?

play
Kilos mortales en boxeo (2:11)

Mikey García aumentó de peso, subirá dos categorías y enfrentará a un rival más grande ¿Pone en riesgo su salud? ¿Esos cambios bruscos deberían reglamentarse? Se lo preguntamos al Dr. Gerardo Meraz. (2:11)

Este reportaje es parte de la serie de ESPN Digital, “Los kilos mortales del Boxeo y las MMA”, que investiga las exigencias físicas a las que se someten los peleadores para cumplir con el peso divisional antes de cada pelea y sus consecuencias.


Mientras más aumenta la polémica alrededor del peso y la hidratación de los boxeadores, más crece en ese ámbito el trabajo de los profesionales que se ocupan de controlar los excesos y asesoran a cada púgil en la preparación de sus batallas. Entre ellos, quien ha saltado al primer lugar son los responsables por supervisar la dieta del atleta.

De ellos, los nutricionistas, dependerá en mucho el rendimiento del atleta y en el caso del boxeo, el cumplimiento de sus metas de peso sin poner en riesgo su salud. Es decir, algo tan básico como evitar riesgos mortales.

En la nota principal de este segundo episodio de la serie Kilos Mortales del Boxeo, el analista médico Dr. Gerardo Meraz se refiere al punto, al establecer que suele recomendar que cada equipo trabaje con nutriólogos que sean especialistas solamente en ese punto (la hidratación).

“De hecho, muchas veces cuando no se dan cuenta en qué grado se encuentra la deshidratación se agrava el problema” dijo. “Porque definirlo para alguien que solamente sea entrenador o cualquiera de los que están alrededor del peleador sin ser especialista, es muy difícil.”, dijo Meraz.

Para entender el papel del especialista en dietética y nutrición humana en el proceso de preparación del boxeador, ESPN Digital entrevistó a la Dra. Natalia Ceballos, nutricionista deportiva y docente de Cátedra en la Universidad de Antioquia, Colombia.

La Dra. Ceballos, que fue parte del panel de expositores del seminario médico de la 96ª. Convención de la Asociación Mundial de Boxeo en Medellín, Colombia, donde precisamente expuso sobre aspectos relacionados con su especialidad.

¿Cuál es el más efectivo tiempo de control nutricional para un boxeador profesional que debe pelear dos o tres veces por año?

El control debería ser de entre ocho y doce semanas para llevar al boxeador al peso en que va a competir sin exponerse a riesgos en su salud

¿En el caso del boxeo, como trabaja el nutricionista la relación entre peso y altura?

En esa relación, como especialistas, utilizamos una relación que se llama “índice de masa corporal”, aunque hay también otras estrategias que también utilizamos, tal es el caso de evaluar el porcentaje de grasa y la reserva muscular, dado que el índice de masa corporal es un indicador muy ambiguo.

Él no nos dice fielmente como está la persona respecto a su composición corporal, entonces por ello los nutricionistas deportivos recurrimos a otros indicadores para evaluar composición corporal con el índice córmico, porcentaje de grasa, la relación entre el musculo y el hueso (que sea adecuada), que son de las estrategias más certeras para llegar a conclusiones certeras sobre la composición corporal de un deportista.

¿Qué variables evalúa el nutricionista deportivo, para lograr el mejor rendimiento del atleta?

Se evalúa lo antes dicho, la composición corporal, el peso, la reserva de masa muscular, que es muy importante porque el musculo es como el motor para el movimiento. Lógicamente se evalúa la alimentación del deportista y se determina si es adecuada o no lo es. De acuerdo con ello uno determina que puede continuar y que puede mejorar en su alimentación

¿Qué fase de la nutrición atiende los procesos de rehidratación de un pugilista?

Nosotros propendemos a que el deportista este siempre hidratado, eso quiere decir, que tenga unos niveles adecuados de hidratación.

Antes de la competencia, durante la competencia y después de la misma, porque un deportista que empiece bien hidratado va a tener un mejor rendimiento.

Después de la competencia hay que rehidratarlo para recuperar lo perdido.

Toda estrategia nutricional que vayamos a implementar siempre se practica en los entrenamientos, entonces se hacen tasas de sudoración, se hacen porcentajes de pérdidas de peso para evaluar que porcentajes de peso que se pierden a expensas de líquidos.

¿Qué factores inciden en la nutrición previa para que después del pesaje haya una buena rehidratación?

Bebidas deportivas, una buena comida pues las comidas en general nos aportan sodio y potasio que son los electrolitos que nos determinan la hidratación, así como una buena cantidad de líquidos de estos mismos electrolitos para que el deportista llegue lo mejor hidratado posible a la competencia

¿Qué es lo más peligroso en esa etapa de la recuperación post pesaje?

Lo más peligroso aquí es que se le den al atleta más líquidos de los necesarios y se pueda dar una rehidratación inadecuada lo que pueda generar problemas por sobre hidratación. O sea, se den muchos líquidos, pero no se repongan electrolitos como sodio y potasio lo que puede generar también problemas.

Por esa razón, creo que siempre debe haber una acompañamiento interdisciplinario entre el médico, el nutricionista deportivo para poder evaluar y saber que estrategias se van a tener en cuenta y evitar todos esos riesgos mencionados.

Desde su experiencia, ¿cuánto es lo máximo que debería aumentar un atleta de peso, luego del pesaje oficial? Es decir, en las 24 horas previas al combate y basado en lo que haya perdido de masa corporal o liquido

Lo que sucede es que muchas veces en estos casos lo que se pierde es masa muscular y esta no se va a recuperar en 24 horas. Lo que se recuperan son líquidos y puede haber una diferencia de hasta cinco kilos. Pero hasta ahí, ya que el atleta va a pasar de casi no comer nada y deshidratarse a comer demasiado y esto puede generar un cambio; un estrés fisiológico que si bien puede tener consecuencias desde el punto de vista físico también lo tendrá en el rendimiento deportivo

¿Donde radican los mayores peligros en esta etapa?

Radican en posibles alteraciones de la presión arterial, de la glicemia, azúcar en la sangre y, lo que más preocupa , los grandes niveles de deshidratación que ponen la sangre más viscosa, entonces el flujo sanguíneo y de nutrientes no es el adecuado.

El otro peligro, es un estado de sobre hidratación donde hay una dilución de los electrolitos y de todos los componentes de nuestra sangre.

Eso va a generar que hayan colapsos de diferentes formas a nivel muscular y a nivel neuronal del sistema nervioso central que pueden afectar la vida del atleta

¿En casos de pugilistas que empiezan en categorías más bajas y suben en poco tiempo dos o tres categorías para enfrentar a hombres más grandes y en su peso natural, donde entiende usted que están los peligros de esa acción desde el campo nutricional y cual serían los límites que no deberían traspasarse?

Para esto se requiere un buen lapso de tiempo y buenas estrategias nutricionales que no pongan en riesgo la salud del atleta. Muchas veces esos pugilistas que pelean en categorías muy bajas a veces tienen que llegar a los extremos para poder lograr estos pesos que no pueden mantener a lo largo del tiempo.

Entonces, por ejemplo, para alguien que normalmente pese 60 kilos y va a pelear en uno de 50 kilos, solo lo conseguirá con dietas estrictas y por un periodo muy corto de tiempo cercano a la competencia. Fisiológicamente todos tenemos un límite para ganancia de peso, sobre todo a expensas de la masa muscular porque no nos interesan deportistas que tengan excesos de grasa.

Para eso, los nutricionistas utilizamos diferentes métodos como el AKS o el índice musculo-óseo que nos permite saber cuánta masa muscular puede ganar un boxeador y así poder llevarlo hasta el límite sin afectar su salud y sin necesidad de recurrir, por ejemplo, a sustancias prohibidas.