<
>

¿Cómo ha sido el entrenamiento de Mikey García para enfrentar a Spence Jr.?

play
García tiene un plan de entrenamiento único para Spence Jr. (1:55)

Mikey explicó su especial régimen como parte de la preparación para su próxima pelea. (1:55)

Con un récord de 39-0 en su carrera, con 30 nocauts, campeonatos mundiales en cuatro categorías de peso y una familia feliz con tres hijos, Mikey García pudo habérsela jugado de manera segura.

Podía haber elegido sus opciones con cuidado en los próximos años, manteniendo un récord invicto al eliminar a los oponentes correctos mientras continuaba construyendo su legado y su cuenta bancaria. Pero esa no es la forma en que García quería hacerlo.

En lugar de enfrentarse a otro rival que era más pequeño en tamaño, o un peleador menor en una división más grande con el fin de mantener sus piernas debajo de él mientras aumentaba de peso, García quería hacer el mayor impacto que pudiera imaginar al desafiar a Errol Spence Jr - un campeón mundial de peso welter con un récord invicto y un legado dominante propio.

La familia de García, su equipo y casi todos a su alrededor le dijeron que no tomara esta pelea, pero García persistió y finalmente consiguió lo que quería. En una era en la que las luchas de los sueños no se juntan a menudo, García quería dar un paso adelante y hacer una declaración.

"Es divertido porque muchas veces en otras carreras, otros peleadores, comienzan a buscar un legado, a buscar títulos y al final de la carrera, eso cambia", dijo García a ESPN antes de la pelea del sábado en Arlington, Texas. "Se convierte más en una razón financiera, es un negocio. Buscan la pelea más grande y lucrativa, por lo que pueden ganar la mayor cantidad de dinero y llevarse el bolso más grande a casa, no necesariamente por los títulos.

"A ellos realmente no les importan los títulos, abandonan ese título en este momento para pelear con el boxeador que les va a dar más dinero", continuó García. "Pero para mí, fue un poco revertido. Lo hice temprano por el dinero y bien, obtuve un título, no es tan importante, no fue tan especial. Ahora es diferente. Ya tengo el dinero, sí, hay mucho más que puedo ganar, pero no es por eso que lo estoy haciendo. Lo hago para consolidar mi nombre, agregarlo a mi legado y mantener el nombre de García vivo en los próximos años."

Prepararse para esta pelea presentaba una larga lista de desafíos. La salida más reciente de García, en peso ligero contra Robert Easter en julio, tuvo lugar en las 135 libras. Esta pelea de campeonato de peso welter contra Spence pasará a 147 libras.

Spence, por otro lado, tiene el cuerpo y el marco que un día le permitirán competir hasta llegar a mediano (160 libras). Por el contrario, García ganó su primer título profesional en 126 libras. Hacer peso es solo una pieza del rompecabezas. Con los pesajes realizados más de 24 horas antes de la primera campana, el oponente que pisa la balanza un viernes por la tarde parece muy diferente al que te mira el sábado por la noche.

"Probablemente voy a pelear con un tipo que me va a superar en alrededor de 12, [quizás] 16 libras", dijo García, "así que tengo que ser capaz de aguantarme y poder mantener ese tamaño ". Con esta tarea de enormes proporciones por delante, García tomó una decisión que alteró dramáticamente su enfoque típico y más tradicional de una pelea. El púgil de 31 años quería aprovechar todas las herramientas a su disposición, y el encanto de la ciencia innovadora era demasiado para que García se resistiera.

Con tanto en juego, Mikey García puso su confianza y su destino en manos de Víctor Conte.


"Mi primera reacción fue que 12 libras de masa muscular es una gran ventaja", dijo Conte, recordando su reacción inmediata. "Al hablar con Robert [García Sr., el hermano de Mikey], expresó que la reacción inicial de su padre [Eduardo] y de otros fue que no querían que él hiciera esto. Tampoco pensaron que fuera una buena idea ".

Justo como había convencido a su familia, Mikey rápidamente hizo que Conte se subiera a bordo.

Algunos pueden fruncir el ceño al trabajar con un nombre que puede parecer radioactivo en el mundo de los deportes, recordando el papel de Conte en la Cooperativa de Laboratorio del Área de la Bahía, más conocida por el acrónimo infame BALCO, y los problemas de esteroides asociados al béisbol, pista y campo y muchos otros deportes, pero el mundo del boxeo ve a Conte en una luz diferente.

Por su parte, antes de involucrarse en una pelea de tan alto perfil, Conte dejó en claro que tendría que haber pruebas de drogas estrictas. Durante la última década, Conte se ha centrado en los suplementos y la tecnología de vanguardia, al mismo tiempo que fomenta la prueba de drogas más estricta para cualquier persona con la que trabaje.

"No queremos dejar dudas de nuestra honestidad; que piensen que cualquiera de nosotros está haciendo algo" agregó García.

Conte y su reputación post-BALCO

Trabajar con Victor Conte, quien estuvo un año en una prisión federal después de que BALCO fue allanado en 2003 por conspiración para distribuir esteroides y lavado de dinero, conlleva cierto riesgo. Por su parte, Conte afirma que es muy consciente de su reputación y espera que el trabajo que está haciendo para ayudar a una aplicación más estricta ayude a equilibrar las transgresiones pasadas.

"Si tuviera que adivinar, diría que el 20 por ciento de la gente nunca podrá perdonarme, así es como es, y aprendí a aceptarlo. BALCO fue hace 15 años y yo he sido un defensor del antidopaje desde 2005. Hace 13 años que llevo haciendo ruido y alertando a las personas.”

"Me he reunido con todas las diversas agencias antidopaje de todo el mundo y les he dado mi aporte para intentar crear un campo de juego más nivelado para los jóvenes atletas del futuro. Creo que es parte de mi restitución, he contribuido para patrocinar a muchos boxeadores, así como a luchadores de MMA, y estoy intentando, a mi manera, hacer una contribución porque sé que hubo un momento en que ayudé a dañar varios deportes. Así que siento una obligación y es algo que siento que debo hacer, para tratar de ayudar a crear un campo de juego más nivelado ".

García miró el potencial de lo que Conte estaba ofreciendo y decidió que su mejor camino para derrotar a Spence viajaba a través de la operación de Conte.

Una vez que la tinta se secó en el contrato, García, junto con su sobrino Robert Jr. y su amigo cercano Rafael López, hicieron el viaje hacia el norte desde su casa en Moreno Valley, California. Pasaron las siguientes semanas de sus vidas viviendo fuera de un hotel en la misma calle que las instalaciones SNAC (Nutrición Científica para el Acondicionamiento Avanzado) de Conte en San Carlos, California y, con la excepción de un solo viaje de fin de semana a casa para el cumpleaños de su hijo Michael Angelo, trabajaron todos los días para mejorar.

Antes de todas sus peleas anteriores, García siempre se había entrenado de una manera tradicional: trotar a primera hora de la mañana, ir al gimnasio a última hora de la tarde y luego, a medida que se acercaba la semana de la lucha, reducir la ingesta de alimentos y líquidos para hacer el peso.

Esta vez, García iniciaría su preparación para la pelea con un enfoque mucho más moderno que incluía entrenamiento hipóxico intermitente. El entrenamiento hipóxico simula las condiciones de gran altitud sin los inconvenientes de estar en climas de gran altitud, al crear una atmósfera artificial y utilizar niveles de oxígeno manipulados. Este estilo de entrenamiento, utilizado por primera vez por corredores de larga distancia, hace que el cuerpo aumente su producción de glóbulos rojos, que transportan oxígeno al cuerpo.

Durante una sesión de entrenamiento en particular en el gimnasio de SNAC, García golpeó la bolsa pesada, algo que ha hecho miles de veces antes en su vida. Esta vez, sin embargo, lo hizo mientras usaba una máscara que estaba conectada a un hipoxicador, que bombeaba aire con un nivel de 14.5 por ciento de oxígeno en el sistema de García. Mike Bazzell, uno de los instructores del personal, explicó que un nivel normal de oxígeno en el nivel del mar es de alrededor del 20,9 por ciento, y que la máscara simula un porcentaje mucho más bajo, en la línea de lo que existiría a gran altura.

También hay una estructura que Conte llama "El domo SNAC": una gran burbuja de 18 pies de diámetro y 12 pies de altura. La estructura tiene la capacidad de bombear en una mezcla de aire tan baja como un 10 por ciento de oxígeno, lo que equivale a una elevación de aproximadamente 20,000 pies, más de tres veces la de Big Bear Lake, la ciudad montañosa del sur de California utilizada como un sitio de entrenamiento por otros boxeadores.

Dentro de la cúpula de Conte, boxeadores como García pueden trabajar los guantes con sus entrenadores, hacer boxeo de sombra o hacer entrenamiento de resistencia en estos niveles reducidos de oxígeno, seguidos de intervalos de recuperación dentro de una cámara más pequeña con una mezcla de oxígeno del 50 por ciento.

La manipulación del oxígeno es una parte de la ecuación, sin duda, pero otro elemento importante del plan de entrenamiento de Conte consiste en desarrollar músculos de contracción rápida de una manera que se vincule estrechamente con otro deporte con el que ha estado asociado: la pista.


En un día en particular en el cercano Colegio de San Mateo, Remi Korchemny, de 86 años de edad, está gritando instrucciones como un sargento a García y un grupo de otros boxeadores. Korchemny, un destacado entrenador de atletismo y mano derecha de Conte, tiene un historial de trabajo con algunos de los mejores velocistas del mundo.

Se pasaron más de 30 minutos asegurándose de que los atletas estuvieran estirados correctamente, para que pudieran realizar el régimen vigoroso y detallado que Korchemny diseñó. Luego, durante 90 minutos, el cuarteto de boxeadores ejecutó los mismos ejercicios y calisténicos que Korchemny utilizó con gente como Dwain Chambers y Kelli White: velocistas de clase mundial, cada uno, que de hecho vieron sus carreras descartadas debido a sus conexiones con BALCO.

"Ya tengo el dinero, sí, hay mucho más que puedo ganar, pero no es por eso que lo estoy haciendo. Lo hago para consolidar mi nombre, agregarlo a mi legado y mantener el nombre de García vivo en los próximos años." Mikey García

Se subieron las gradas y corrieron rachas de 20 y 40 yardas, todo a intervalos rápidos, cronometrados y registrados por Korchemny. El nativo de Rusia todavía tiene un perfil atlético y delgado, y no tiene miedo de levantar la voz mientras exhorta a García a explotar y acelerar en sus carreras.

"Es un poco diferente", dijo García, durante las primeras etapas de su entrenamiento. "Los dos primeros días me sentí muy mal, me sentí mal. Sentí que iba a vomitar. Sentí que me iba a desmayar. Es muy diferente. Pero mi cuerpo pudo adaptarse bastante rápidamente después de los primeros dos días iniciales. Ya fui capaz de trabajar a través de él.

"Es demasiado pronto para decir cuánto beneficio estoy obteniendo, pero ya me siento mejor que antes".

Los entrenamientos de pista se llevaron a cabo al comienzo de cada semana, como parte de un proceso meticulosamente planificado. Los miércoles fueron días de entrenamiento con pesas, junto con ejercicios con balones medicinales y movimientos pliométricos como saltos de caja. Los viernes habían programado el entrenamiento en la colina en la playa de Coyote Point, con carreras en la playa entre los boxeadores y repetidos sprints de inclinación.

Otros días fueron menos vigorosos, con el enfoque cambiado a reposo y rehabilitación para maximizar la producción durante días más agotadores. También se prestó mucha atención a la construcción del cuerpo de García, utilizando cámaras hiperbáricas, equipos de compresión neumática y métodos más tradicionales, como masajes deportivos intensos.

"El entrenamiento que tienen para mí, en este momento, está muy centrado en la explosividad, la contracción rápida, el hecho de poder reaccionar rápidamente de una dirección a otra", explicó García antes de una sesión vespertina. "Es un entrenamiento de muy alta intensidad, que a su vez fortalece esas partes del cuerpo, esos músculos, articulaciones y ligamentos.

"Eso me ayudará una vez que entre al ring, porque eso es lo que es el boxeo", continuó García. "Tengo que saltar y entrar rápidamente, ser capaz de evitar una determinada esquina, o tal vez esquivar un puñetazo o lo que sea. Tienes que reaccionar rápidamente y tienes que poder contraparte rápidamente. Así que Las cosas que estamos haciendo solo van a ayudar de esa manera ".

Conte y Korchemny también han diseñado más ejercicios específicos de boxeo, aprovechando todo lo que han aprendido del trabajo con boxeadores como los campeones de peso mediano Danny Jacobs y Demetrius Andrade para crear equipos diseñados específicamente para movimientos paralelos en el ring.

Durante la sesión de entrenamiento de una mañana, Korchemny hizo que los boxeadores golpearan mientras sujetaban dos asas que estaban atadas a cuerdas elásticas, mientras iban y venían sobre sus pies. Mientras hacían esto, se les ordenó que fueran lo más rápidos y explosivos posibles. Después de extender el cable, se les dijo que avanzaran y lanzaran golpes, luego retrocedieran como lo harían en la pelea contra un oponente que se aproxima, y luego repiten rápidamente el proceso.

"¡Un avance más rápido!" imploró Korchemny, enfatizando que quería que García fuera repentino y rápido en sus embates.

Este movimiento, que simula la forma en que un boxeador se moverá a su posición para golpear, se realiza girando desde una brisa muy fuerte hasta una pelea en arenas movedizas. Hacer esto unas cuantas veces grava las piernas, el centro y los hombros, un ejercicio destinado a hacer esas acciones más fáciles y rápidas en la noche de la pelea.

García, quien nunca ha pesado más de 139.5 libras por una pelea, es poco probable que supere a Spence. Para que García logre esta sorpresa, debe ser consistentemente más rápido que Spence y superarlo, y luego mantener ese ritmo durante 36 minutos.

Cuatro meses antes de esta pelea por el título welter de la FIB, García comenzó a prepararse para lo que muchos creían que era una tarea insuperable. Durante más de un mes, durante los días festivos de diciembre y Año Nuevo, García dejó a su esposa y sus tres hijos atrás para esforzarse al máximo, a lo que nunca antes se había ido.

A medida que se acercaba la pelea, García confiaba en lo que había ganado con toda la preparación que había puesto en esta pelea con Spence.

"La capacitación que hicimos allí definitivamente ayudó", dijo García. "Estamos aumentando de peso, obviamente, así que necesitábamos hacer un tipo de entrenamiento diferente, no podía simplemente sentarme y hacer mi rutina habitual en el gimnasio".

Spence, el campeón y el oponente en la mano, fue franco en su evaluación de los esfuerzos ampliados de García.

"Realmente no pienso nada de eso ... no creo que vaya a ayudarlo una vez que entre en la pelea". La acción dentro del ring finalmente demostrará si ese trabajo fue suficiente. Y cuando García habló con los medios de comunicación, incluso un mes después de dejar el SNAC y regresar al gimnasio de su hermano en Riverside, California, se inspiró en una gran confianza que se ha estado acumulando desde fines del año pasado:

"No tengo ninguna duda de que voy a poder ganar esta pelea".