Sergey Kovalev todavía tiene la madera para ser campeón

play
Sergey Kovalev: 'Gracias a 'Buddy' McGirt por la estrategia' (1:59)

El ruso confesó que sus claves para obtener la victoria fueron el trabajo del jab y el entrenamiento bajo el mando de McGirt . (1:59)

Campanazo inicial: La reevaluación de Kovalev

FRISCO, Texas -- Tan recientemente como el 2016, Sergey Kovalev, en ese entonces con tres títulos mundiales principales de peso semicompleto y un impresionante currículum que incluyó victorias abiertas contra Bernard Hopkins y Jean Pascal (dos veces), fue visto por la mayoría como una fuerza imparable y un de los principales boxeadores de élite libra por libra.

Incluso después de que perdió una decisión extremadamente polémica y sus cinturones ante el invicto y futuro miembro del Salón de la Fama, Andre Ward, en su primera pelea en noviembre de 2016, Kovalev aún estaba muy altamente considerado.

Pero la visión de la futura carrera de Kovalev cambió dramáticamente en junio de 2017 cuando enfrentó a Ward en una revancha inmediata en la que fue detenido en el octavo asalto. Algunos argumentaron que la detención fue injusta porque hubo golpes en la secuencia de cierre que se desviaron por debajo del cinturón. Pero la realidad era, en mi opinión, que Kovalev se había roto mentalmente mucho antes de esos golpes y físicamente con una mano derecha antes en la ronda. Golpes bajos o no, Kovalev esencialmente renunció contra Ward y si alguna vez volvería a ser una fuerza aún no se había visto. Ciertamente no lo creía y definitivamente no estaba solo.

La promotora Kathy Duva de Main Events lo trajo de forma segura y adecuada. Obtuvo dos peleas cortas, un nocaut en el segundo asalto de Vyacheslav Shabranskyy para uno de los cinturones que Ward abandonó tras su retiro en septiembre de 2017 y un nocaut en el séptimo asalto en una defensa contra Igor Mikhalkin en marzo pasado.

Cuando llegó el momento de su segunda defensa, Kovalev se enfrentó con el talentoso e invicto Eleider "Storm" Alvarez en agosto. Esta fue una pelea real, pero Kovalev seguía siendo el gran favorito y se encaminaba hacia la victoria a mitad de la pelea.

Luego vino el desastroso séptimo asalto cuando Álvarez, que no es un gran golpeador, anotó tres dolorosos derribos para la victoria por nocaut.

Kovalev hizo lo que muchos boxeadores hicieron cuando perdieron. Hizo excusas, o eso sonó. Llamó a la derrota "un accidente" y dijo que sobre entrenó, una línea que había usado después de perder contra Ward.

También cambió de entrenador por tercera vez en cinco peleas cuando entró en la revancha con Álvarez el sábado por la noche en el Ford Center en The Star porque la derrota tenía que ser culpa del entrenador, no de él. No estaba solo en predecir otra victoria de Álvarez.

El pensamiento predominante fue que Kovalev (33-3-1, 28 KOs), de 35 años, se estaba desacelerando; que había tenido algunas peleas duras; que su admisión de beber demasiado era un problema; que mentalmente fue destrozado por los nocauts Ward y Alvarez. Al entrar en la revancha, seguramente debe estar distraído por la acusación de agresión por delitos graves que enfrenta y que podría llevarlo a prisión por cuatro años.

Al final resultó que nada de eso importaba. No solo derrotó a Álvarez (24-1, 12 KOs) por decisión unánime (120-108, 116-112 y 116-112), se vió bastante bien haciéndolo.

No estuvo cerca de anotar uno de los devastadores nocauts que le valieron su apodo de "Krusher", pero boxe+o mejor que, derrotó y superó a Álvarez en una actuación que atribuyó al trabajo que el nuevo entrenador Buddy McGirt y el entrenador de fuerza y ​​acondicionamiento Teddy Cruz hicieron. con él.

McGirt y Cruz ayudaron a resucitar la carrera del fallecido miembro del Salón de la Fama, Arturo Gatti, a principios de la década de 2000, y fueron invitados a hacer lo mismo con Kovalev en un movimiento que Duva, quien también había promovido a Gatti, dijo que quería que Kovalev realizara hace algunas peleas. Parece que fue la decisión correcta.

Fue una gran victoria para Kovalev, una que le salvó la carrera (asumiendo que no vaya a la cárcel), porque una derrota lo habría convertido en un oponente con un buen nombre. Ahora sigue siendo el nombre más grande de la división, tiene un título mundial y, debido al acuerdo de Main Events realizado antes de la pelea con Top Rank, la puerta está abierta para peleas importantes de unificación con el campeón mundial Oleksandr Gvozdyk, el campeón Artur Beterbiev o el campeón súper mediano Gilberto "Zurdo" Ramírez, quien planea subir de peso para su próxima pelea.

En las afueras del ring para Kovalev-Alvarez II, quien comentó la pelea como analista de ESPN, estaba Ward. A él y a Kovalev nunca le importó el uno al otro durante el acalorado desarrollo de sus peleas, pero Ward le dio crédito por su desempeño.

"Obviamente, estilísticamente, se veía mucho mejor (en la revancha con Álvarez) debido a todo en lo que él y Buddy han estado trabajando", dijo Ward a ESPN en el ringside después de la pelea. "Trabajó de manera más inteligente, no más fuerte se traslado al ring, creo que la forma en que recibió los golpes y las respuestas fue impresionante. Álvarez tuvo momentos en los que intentó presionar la acción. Aterrizó un par de golpes importantes, pero Kovalev nunca lo dejó robarse el ataque y es por eso que a Kovalev se le permitió boxear y verse como se vió".

Ward y yo estamos de acuerdo que Kovalev nunca echará el reloj hacia atrás a su forma de Pre-Ward, pero que descartarlo fue incorrecto y que todavía le queda algo para grandes peleas.

"Él nunca va a recuperar esa (condición previa de su carrera)", dijo Ward. "Cuando pasas por lo que pasó en nuestras dos peleas, cuando te das por vencido así, hay un pedazo de ti que siempre se queda allí, pero aún es lo suficientemente bueno como para lidiar con muchos pesos semicompletos en la división. Él está en cada una de esas peleas (contra los otros oponentes principales). Él puede ganar a cada uno de ellos. ¿Va a hacerlo? No lo sé, pero él puede. Le queda bastante en el tanque. Se está haciendo mayor, pero si boxea como lo hizo esta noche, será difícil tratar con él.

"Nuevamente, hay un pedazo de él que todavía está allá en Las Vegas desde nuestra segunda pelea, todavía allá en Las Vegas desde nuestra primera pelea y todavía allá (en Atlantic City, Nueva Jersey) desde su primera pelea con Álvarez. No te limitas a eso. Lo que le queda es suficiente para tratar con mucha gente en la división. Se lo ha ganado".

Peleas que podrías haberte perdido

Sabado en Tokio

Peso ligero junior Kenichi Ogawa (23-1, 17 KOs) G10 Roldan Aldea (12-7-1, 6 KOs), Tarjetas: 99-92, 98-92, 97-93.

En diciembre de 2017, Ogawa ganó una decisión dividida muy disputada sobre Tevin Farmer para ganar un título mundial vacante de peso ligero junior en Las Vegas. Sin embargo, Ogawa, de 31 años, de Japón, dio positivo por una sustancia prohibida, se le quitó el título, se cambió el resultado de la pelea a un no contest y se le suspendió por un año. Con la suspensión levantada, regresó para su primera pelea en 14 meses para enfrentar al hombre de batalla Aldea y se dirigió a la victoria sobre el zurdo Aldea, de 24 años, filipino, quien perdió su tercera decisión consecutiva.

.
Viernes en Rochester, N.Y.

Peso súper mediano DeAndre Ware (13-1-2, 8 KOs) G10 Ronald Ellis (15-1-2, 10 KOs), Tarjetas: 96-94 (dos veces), 95-95.

En una leve sorpresa que sirvió como el evento principal de "ShoBox: The New Generation" de Showtime, Ward, de 31 años, de Toledo, Ohio, ech[o a un lado una derrota por decisión en ocho asaltos ante el prospecto Cem Kilic en septiembre y tomó una decisión mayoritaria del más alto y más veterano Ellis, 29, de Lynn, Massachusetts. Ware presionó la acción desde el principio y, aunque Ellis lanzó más golpes, Ware fue un poco más efectivo con sus lanzamientos. Ellis también parecía tener un problema con su mano derecha, con la que ha tenido problemas en peleas anteriores, a partir del cuarto asalto.

En la pelea de apertura, el peso ligero Will Madera (13-0-2, 6 KOs), de 28 años, de Albany, Nueva York, anotó una victoria por decisión en ocho asaltos sobre Thomas Mattice (13-1-1, 10 KOs), de 28 , de Cleveland, a través de puntajes de 78-74, 77-75 y 77-75.

En otro combate en la cartelera, el peso pesado ligero Dominic Wade (19-1, 13 KOs), de 28 años, de Largo, Maryland, peleó por primera vez en casi tres años desde que fue aplastado por el entonces campeón de peso mediano Gennady Golovkin en el segundo asalto en abril de 2016. Wade anotó dos caídas y eliminó a Martin Fidel Rios (23-19-4, 13 KOs), de 26, de Argentina, con un gancho de izquierda a 1 minuto, 48 segundos de la primera vuelta.

Jueves en Alpine, Calif.

Peso gallo junior Aston Palicte (25-2-1, 21 KOs) KO2 Jose Martinez (20-1-2, 13 KOs), eliminatoria de títulos.

En la primera cartelera del contrato de tres años de la promoción de Roy Jones Jr. Boxing Promotions por hasta 72 carteleras transmitidas por UFC Fight Pass, Palicte, de 28 años, de Filipinas, obtuvo otra oportunidad por el título ante el campeón de cuatro divisiones, Donnie Nietes. Empataron por un cinturón vacante en septiembre y Nietes ganó el título vacante en diciembre. Ahora tendrá que enfrentar a Palicte nuevamente en una defensa obligatoria después de que Palicte hizo un trabajo rápido ante Martínez, de 26 años, de Puerto Rico. Palicte derribó a Martínez con un derechazo en el segundo asalto y luego lo derribó con el mismo golpe momentos más tarde. Superó el conteo, pero después de que Palicte desató una serie de golpes sin respuesta, el árbitro Raul Caiz Jr. detuvo la pelea a los 2 minutos y 18 segundos.