El trabajo y la dedicación le rindieron frutos a Shawn Porter

Shawn Porter se coronó campeón welter por segunda ocasión en su carrera AP Photo/Frank Franklin II

Campanazo inicial: Porter probó su punto

Shawn Porter no deslumbrará a nadie con su velocidad o poder. Pero hay pocos boxeadores que están en mejores condiciones y que han obtenido más de sus habilidades que él.

Es el trabajador incansable que ha aprendido bien de su padre/entrenador Ken Porter y ahora es dos veces campeón mundial de peso welter después de ganar una pelea muy apretada contra el ex campeón Danny García el sábado por la noche en el Barclays Center en Brooklyn, Nueva York.

Porter ganó 116-112, 115-113 y 115-113 en un encuentro que tardó en desarrollarse, pero finalmente se convirtió en una batalla apasionante durante la segunda mitad. Fue el puro deseo, la voluntad y la implacabilidad de Porter (lanzando más golpes que García 742-472) lo que allanó el camino para la mayor victoria de su carrera.

García (34-2, 20 KOs), de 30 años, de Filadelfia, a pesar de la derrota, sigue siendo un destacado luchador y uno de los mejores en una división de peso welter muy profunda. Hizo una buena pelea y no tiene nada de qué avergonzarse. No debería tardar mucho en regresar a una gran pelea.

Pero Porter (29-2-1, 17 KOs), de 30 años, de Las Vegas, es el hombre de la hora y no tiene planes para evitar a los mejores oponentes, razón por la cual aceptó rápidamente el desafío en el ring de el también campeón Errol Spence Jr., y nuevamente en la conferencia de prensa posterior a la pelea, donde ambos aparecieron. Esa es una gran pelea y, afortunadamente, ambos lo quieren.

Sin embargo, si puede ocurrir es el problema. La respuesta es probablemente no, pero no temas. Este no se tardará tanto. El boxeo también es un negocio y los organismo sancionadores tendrán qué decir. Yordenis Ugas (23-3, 11 KOs), un buen contendiente de peso welter, fácilmente superó a César Barrionuevo (34-4-2, 24 KOs) en la pelea co-estelar para convertirse en el retador obligatorio de Porter y si el CMB sigue sus reglas esa pelea se ordenará a continuación.

Así que mientras eso se desarrolla, Spence (24-0, 21 KOs) puede hacer una muy discutida pelea PPV con el campeón de peso ligero Mikey García (39-0, 30 KOs) a fines de este año o a principios de 2019. Eso significaría que hay una buena posibilidad de que veamos a Spence y Porter pelear contra otros oponentes primero con su posible pelea de unificación la próxima primavera. No hay nada de malo en ese itinerario, especialmente con Porter y Spence sonando tan comprometidos con la pelea.

"No creo que su entrada al ring fuera por espectáculo y sé que, una vez más, las palabras que intercambiamos en el ring no eran para espectáculo", dijo Porter.
Spence no mostró más que respeto por Porter, lo felicitó por su victoria y dijo que definitivamente estaría dispuesto a luchar contra él.

"Shawn es un gran boxeador", dijo Spence. "Shawn es un boxeador que peleará contra cualquiera. Es un boxeador de la vieja escuela. Él es como yo. Así que no tengo que odiar a un boxeador solo para pelear contra un boxeador, o para vencer a un boxeador. Así que no tengo nada más que respeto por Shawn y Kenny. No tengo nada más que respeto por su sistema. No tengo nada más que respeto por su (relación de) padre e hijo. Pero también tengo un sueño en mis manos. Quiero ser un campeón unificado. Quiero ser el campeón indiscutible, así que tengo que pasar por sus puertas, y ese es Shawn Porter.

"Así que definitivamente quiero esa pelea y definitivamente creo que puede suceder. Con suerte, sucede más temprano que tarde. Con suerte, sucederá el primer trimestre del próximo año. Definitivamente es una pelea que quiero. Se puede hacer porque ambos peleamos en la misma cadena (Showtime), ambos tenemos el mismo asesor (Al Haymon) y, como dije, soy un boxeador de la vieja escuela. Él es un boxeador de la vieja escuela, también. Somos todo acerca de la gloria. También nos referimos al dinero. Y definitivamente es una pelea de dinero. Y definitivamente, el dinero está en el bote. El dinero está allí, así que va a suceder".

Actuación de fin de semana: Bryant Jennings

Entonces, ¿quién obtiene las mejores notas por su actuación en la cartelera "Superfly 3" el sábado en Inglewood, California?

No fue el cabeza de cartelera Juan Francisco Estrada (37-3, 25 KOs), de 28, de México, el ex campeón del peso mosca, aunque se vió bien en una victoria por decisión (118-110, 117-111, 117-111) en una dura eliminatoria por el título con su compatriota Felipe Orucuta (36-5, 30 KOs), de 32, para ganar una revancha con el campeón de peso gallo Srisaket Sor Rungvisai (probablemente en la primavera en "Superfly 4").

Seguramente, ninguno de los filipinos compitió por un título vacante de peso gallo junior en la pelea co estelar cuando Donnie Nietes (41-1-5, 23 KOs), 36 años, con el objetivo de obtener un título mundial en una cuarta categoría de peso, y Aston Palicte (24-2-1, 20 KOs), de 27, igualaron en un empate terrible, aburrido (118-110 para Nietes, un extraño 116-112 para Palicte del juez Robert Hoyle y 114-114). Nietes mereció la clara victoria, pero la pelea fue tan mala que no recibe ninguna estrella de oro. Ore para que no haya una revancha.

El hombre que se robó el espectáculo fue el ex titular de tres divisiones de Japón, Kazuto Ioka (23-1, 13 KOs), quien debutó en los Estados Unidos y lució muy bien superando al puertorriqueño McWilliams Arroyo (17-4, 14 KOs) con puntajes de 99-90, 97-92 y 97-92, en el encuentro que abrió la transmisión de HBO. Ioka, inactivo desde que retuvo un cinturón de peso mosca en abril de 2017 y se retiró en noviembre, fue inspirado por la acción que vio en "Superfly 2".

Ioka, de 29 años, fue el púgil más pulido al derribar al dos veces retador del título mundial Arroyo, de 32 años, con una mano derecha en la mandíbula cerca del final del tercer asalto y le superó en golpes acertados por 254-159 en general, según CompuBox. Fue el tipo de rendimiento emocionante y de calidad que seguramente le valió un lugar en "Superfly 4".

Ya es tiempo

A los promotores y boxeadores involucrados, ya es hora de pelear, cualquiera de ellos: Manny Pacquiao-Amir Khan o Kell Brook-Khan. Ninguno de los tres boxeadores se está volviendo más joven y todos podrían perder en cualquier momento en este momento, así que no pierdan un gran evento.

El peso welter Khan (33-4, 20 KOs), de 31 años, de Inglaterra, que ha querido una pelea de Pacquiao durante años y aparentemente también quiere pelear contra su rival de largo tiempo Brook, les recordó a todos una vez más el sábado en Birmingham, Inglaterra, cuán vulnerable él es y por qué estas peleas no pueden esperar más.

Khan se enfrentó al desfavorecido Samuel Vargas (29-4-2, 14 KOs), de 29, nativo de Colombia que pelea fuera de Canadá, en la segunda pelea de su regreso de una brutal derrota por nocaut ante Canelo Álvarez en una pelea por el título de peso mediano de 2016 y casi queda noqueado de nuevo. Khan siempre ha tenido buena velocidad y habilidades, pero su mentón siempre ha sido una debilidad y se volvió a demostrar cuando Vargas lo derribó con una derecha limpia en el segundo asalto y luego lo remezó con un derechazo al final del 10mo. Sí, Khan derribó a Vargas en el segundo y tercer asalto y lo lastimó en el quinto asalto al ganar 119-109, 119-109 y 118-110, pero, con Brook en el ringside, fue una actuación inestable y demostró que el tiempo es de la esencia para hacer cualquiera de esas grandes peleas o lamentar no hacerlo.

Peleas que pudo perderse

Sábado en Zagrev, Croacia

Peso pesado Filip Hrgovic (6-0, 5 KOs) KO3 Amir Mansour (23-3-1, 16 KOs).

Hrgovic, de 26 años, quien obtuvo una medalla de bronce para Croacia en los Juegos Olímpicos de Río 2016, es uno de los mejores prospectos de peso pesado en el boxeo. Tuvo su primera pelea como profesional en su ciudad natal y el impresionante nocaut Mansour, de 46 años, de Wilmington, Delaware, un profesional muy sólido a pesar de su edad (perdió más de una década debido a que estuvo encarcelado). Hrgovic estaba dando un importante paso adelante en la clase en su sexta pelea y nadie había vencido a Mansour tan despiadadamente. Hrgovic, que necesita volverse un poco más fluido con sus golpes, sin embargo marcó a Mansour con combinaciones repetidas veces. En el tercer asalto, lo atrapó con una poderosa izquierda al costado de la cabeza que forzó a Mansour a arrodillarse. Más tarde en el asalto Hrgovic lo conectó con una izquierda seguida de dos derechas, incluido una que pareció atraparlo detrás de la oreja, que derribó a Mansour, que no pudo vencer al conteo del árbitro Daniel Van de Wiele a los 2:09.

Sábado en Bendigo, Australia

Peso junior mediano Tim Tszyu (11-0, 9 KOs) KOT1 Marcos Jesús Cornejo (19-4, 18 KOs).

Tszyu , de 23 años, de Australia, llama la atención debido a sus líneas de sangre. Él es el hijo del ex campeón indiscutido de peso welter junior y miembro del Salón de la Fama Kostya Tszyu. Entonces su nombre le llama atención inicial, pero hasta ahora parece justificado. Tszyu lució bien de nuevo en su segunda pelea (y en el segundo KO de primer asalto) en un mes que ha sido transmitida en Estados Unidos por ESPN+. En esta, Tszyu le entregó a Cornejo, de 37 años, de Argentina, su tercera derrota consecutiva y lo hizo rápidamente. Lastimó a Cornejo con un derechazo y castigó con uppercuts de derecha varias veces hasta que la pelea se detuvo a los 2:21.

Peso junior gallo Andrew Moloney (18-0, 11 KOs) KOT10 Luis Concepción (37-7, 26 KOs).

Moloney, de 27 años, el prospecto australiano del año 2017, continuó su ascenso en la profunda división de las 115 libras con la mayor victoria de su carrera, una impresionante detención del ex campeón Concepción, de 32 años, de Panamá, que lo mueve a un punto más cerca de una posible oportunidad por el título contra Kal Yafai. Moloney estaba al comando al entrar en el décimo asalto, cuando conectó varias combinaciones limpias en la cabeza. Su derecha estaba haciendo daño una y otra vez y aunque Conception aguantó los golpes, lo estaban golpeando cuando el referí intervino al 1:58. Excelente rendimiento de Moloney. Concepción no había sido detenido desde el 2011.