Emotiva guerra entre "Gallos" en la pelea estelar del SuperFly 3

Juan Francisco “El Gallo” Estrada (36-3 con 25 KOs) y Felipe “El Gallito” Orucuta (36-4 con 30 KOs), protagonizarán este sábado la batalla estelar del SuperFly 3, en un combate que promete revivir las cruentas guerras a las que nos tiene acostumbrados, el más puro boxeo mexicano. Las necesidades de victoria, los estilos, el pasado de ambos y las diferencias físicas entre los dos rivales le otorgan una expectativa mayor a esta batalla.

Será un combate eliminatorio en el peso supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), tendrá lugar en el Forum de Inglewood, California y el vencedor será el próximo retador al cinturón de la categoría en poder del tailandés Srisaket Sor Rungvisai, que el 6 de octubre próximo lo defenderá ante el mexicano Irán Díaz en el Impact Arena de Bangkok, Tailandia.

Estrada viene de una derrota por decisión mayoritaria ante Rungvisai, mientras que Orucuta, el pasado 26 de mayo, venció por la vía rápida a Ricardo Román, en pelea que fue detenida en el cuarto episodio y que completó una racha positiva para “El Gallito” de cinco peleas consecutivas vencidas por TKO. Y si bien el sonorense llega como gran favorito a este choque, en la perspectiva previa su rival puede significar un verdadero dolor de cabeza y colocar cuesta arriba su victoria.

ORUCUTA, “UN RIVAL INCÓMODO”

Felipe Orucuta lo supera largamente a Juan Francisco Estrada en lo físico y ese factor puede marcar la primera complicación para “El Gallo”. La diferencia de altura (5′ 7″ a 5′ 4″) y la ventaja en alcance de brazos (68½″ a 66″) son un parámetro que el oriundo de Atizapan de Zaragoza, México hará prevalecer desde el arranque de la pelea. Especialmente en el alcance, donde son seis centímetros de diferencia a su favor.

Precisamente, en todas sus peleas Orucuta suele recurrir a esa diferencia para hacer prevalecer su estilo. Es decir, marca su territorio con el jab y se mueve por afuera de manera permanente. Su mano adelantada es un arma multiuso, tanto jabea como puntea con una doble recta muy peligrosa, la bandea por afuera para sorprender y hasta la utiliza como contragolpe con mucha efectividad. Así noqueó en el mero primer asalto al filipino Fernando Lumacad en el 2013.

A sus 32 años, Orucuta suma 12 años de experiencia, algo que pesa mucho en este tipo de peleas. Aunque, lo más importante y peligroso es su pegada. El 75% de sus peleas terminaron por la vía rápida y así como en su estilo abusa en el uso de la mano izquierda, cuando recurre a la derecha solo lo hace para soltar metralla de poder, sea en combinación o entrando por sorpresa para castigar los planos medios. A esa zona, suele lanzar verdaderas puñaladas que van minando al oponente hasta liquidarlo. No por un acaso sus últimas peleas terminaron todas por TKO.

Precisamente, ese será el mayor peligro para Estrada, que tendrá que arriesgar para entrar a golpear a su rival.

ESTRADA, “DEBERA ASUMIR RIESGOS”

Ante un rival más grande y de mejor extensión de brazos, Juan Francisco Estrada deberá asumir más riesgos de los habituales.

“El Gallo” por naturaleza boxística es un púgil agresivo, pero que calcula sus riesgos de manera inteligente. “No se rifa” entrando de manera alocada ni duda en dar el paso atrás si se percibe en una posición ofensiva vulnerable.

En realidad, Estrada es un francotirador, que apuesta a a colocar trallazos de poder y la efectividad en ese golpeo.

Siempre busca reducir espacios y a partir de la presión trata de imponer su ritmo, cuando lo logra se asegura el control de la pelea y desde esa postura la trabaja con comodidad. Pero ante Orucuta, las cosas no serán tan simples.

Estrada deberá romperle la distancia al “Gallito” evitando su peligrosa izquierda en punta y una vez adentro tendrá que ser efectivo burlando el cuerpeo del rival y siempre con un ojo en su mano derecha, que es pesada y lastima en cualquier distancia.

De esas dos ecuaciones, el estilo y ventajas físicas de Orucuta frente al poder, la presión y efectividad de Estrada, nacen las grandes expectativas que despierta esta batalla.

¿QUÉ PELEA VEREMOS?

Es posible que los primeros asaltos tengan menos explosividad de la pensada. Seguramente Estrada se tomará ese tramo de pelea para ajustar al estilo del rival y tener una lectura correcta de la estrategia más adecuada para “achicar, golpear y evitar ser golpeado”.

El jab de Orucuta dominará el ritmo, hasta lo veremos lucirse más que el sonorense y seguramente partirá adelante en las puntuaciones.

Luego del tercer o quizás del cuarto episodio, Estrada apurará las acciones. Por decisión propia o imposición de su esquina. Deberá arriesgar, tendrá que asimilar algunos buenos golpes de Orucuta e imponer su actitud en la pelea en corto. Es decir, esta vez deberá recurrir al volumen más que a la efectividad. Con ello obligará a que su rival esté más preocupado con la defensiva que con la ofensiva.

Estimo que luego de la mitad del combate recién Estrada empezará a controlar la pelea. Más que por su boxeo, lo hará debido a su actitud y agresividad. “El Gallo” tal como le ocurrió en su pelea contra Cuadras, llega a lo más alto de su rendimiento en la segunda parte de la pelea y esta vez no será diferente.

Mi presunción es que Juan Francisco Estrada debería ganar cómodamente en las tarjetas, por más que los dos son rivales de mucho poder en la pegada, ambos también son asimiladores y la diferencia de estilos aleja las posibilidades de un KO. De todas maneras, siempre habrá un resquicio en esas posibilidades para que ocurra la sorpresa desde los dos lados.

Orucuta tiene mano pesada y basta un error del rival para que consiga lastimar con cualquiera de sus dos manos. En el caso de Estrada, la posibilidad de vencer por la vía rápida, nace de un error reiterado en el manejo sobre piernas de su rival. Orucuta pelea afuera y girando alrededor de su rival, pero no tiene una brújula que lo lleve lejos de la mano fuerte del oponente.

Por el contrario, lo hace en el sentido contrario a lo aconsejable y ante un rival inteligente como Estrada eso puede ser fatal, hay una alta posibilidad de que, saliendo por piernas, “El Gallo” lo tome con una derecha por afuera entrando. Da para imaginarse el resultado en ese caso.

De todas maneras, son especulaciones de lo posible, no de lo factible. En principio, el combate apunta hacia una definición en las tarjetas y por cierto, luego de una guerra competitiva y repleta de emociones entre “El Gallo” y “ El Gallito”.