<
>

Cartelera de Pacquiao-Vargas, la mejor del año

La velada protagonizada por Manny Pacquiao y Jessie Vargas del pasado 5 de noviembre resultó la mejor del año. Allí hubo cuatro entretenidas peleas titulares. Isaac Brekken/AP Photo

La de Manny Pacquiao y Jessie Vargas el pasado 5 de noviembre en el Thomas & Mack Center de Las Vegas quizá no fue la pelea más vendida del año, tampoco la que más ingresos generó en el pago por evento, pero sí protagonizó la que resultó ser la mejor cartelera del año, con cuatro peleas entretenidas y con cuatro campeonatos del mundo en juego.

Promovida por la compañía Top Rank de Bob Arum, ese día hubo muchos hechos notables que la hicieron aún más interesante, como el hecho de que esa noche, por primera ocasión en la historia un Senador se convirtió en el primer en contender por un campeonato del mundo y también en el primero en conquistarlo.

Manny Pacquiao retó al mexicoestadounidense por el título welter de la Organización Mundial de Boxeo y detrás vinieron los combates por el título supergallo también de la OMB entre el campeón Nonito Donaire y el retador Jessie Magdaleno, la del campeón pluma OMB, Óscar Valdez, en contra del primer clasificado mundial Hiroshige Osawa y la del popular peleador de China, Zou Shiming, en contra del valiente Prasitsak Phaprom.

En el turno estelar de la velada, Pacquiao regresó de su anunciado retiro para mostrar nuevamente que tiene gasolina para poner en predicamento a cualquiera, incluso a un peleador 10 años menor que él que lució más grande y más fuerte pero sin el boxeo ni la explosividad que se necesita.

Manny se llevó las tres tarjetas de los jueces por 118-109, 118-109 y 114-113 para vestirse de nuevo como campeón del mundo ante más de 16 mil fanáticos en la arena de la Universidad de Nevada en Las Vegas que hicieron recordar los mejores momentos del 'Pacman', aunque dejó ver que aún hay algunas deficiencias que hacen aún muy interesante su inminente regreso a los ensogados.

Magdaleno destronó en la coestelar a Donaire en un combate que electrizó a muchos en las gradas y al final logró el mexicoestadounidense coronarse por calificaciones de 116-112, 118-110 y 116-112, aunque para muchos las tarjetas debieron ser de 115-113 debido a la efectividad con que comenzó Jessie, pero también por la forma brava y llena de fortaleza con la que volvió en el combate el filipino.

Óscar Valdez, que acusó el poder del nipón Osawa, ofreció de nuevo un recital de bombazos que cautivaron de nuevo a la afición hasta ponerse de nuevo en el centro de la atención lastimando en un par de ocasiones a su enemigo hasta hacerlo claudicar tras una feroz combinación que logró poner al público de pie hasta que se acabó la pelea al 1:50 del séptimo capítulo para hacer la primera defensa del campeonato de las 126 libras.

Y vaya que resultó entretenido el combate entre Shiming y Phaprom, pues gracias a la valentía del tailandés, el bicampeón olímpico tuvo que ofrecer mucho más de lo esperado y ello provocó que la fanaticada se metiera en la función, algo que no es usual en las funciones de pago por evento, donde suelen conectarse ya para la pelea semifinal o la estelar.

Al final, otro valor agregado fue que la pelea no contó con el respaldo de una gran televisora como sucede regularmente con las peleas de Manny Pacquiao, ya que HBO se apartó y Top Rank tuvo que lanzar su señal propia llegando a 300 mil casas vendidas, siendo así una alternativa para todos aquellos que no decidan tomar un riesgo independiente.

Hubo otras sólidas carteleras en el año, y para mencionar las más importantes valga señalar que Canelo Álvarez convocó a más de 50 mil aficionados en el AT&T Stadium de Texas ante Liam Smith en donde por cierto se mostraron talentos como Joseph Díaz y Diego de la Hoya, otra también fue la que estelarizaron Gennady Golovkin y Kell Brook en la 02 Arena de Inglaterra que se vendió en minutos y tuvo dos peleas más de campeonato mundial.