<
>

La 'Legion pluma' arrasó en 2016 y va por más

Durante 2016 realizamos varios vaticinios acertados, pero hubo dos en los que dimos en el centro del blanco: el momento exacto del KO de “Canelo” Álvarez a Amir Khan y la división que le pasaría por arriba a las demás categorías del boxeo profesional, los plumas y los súper plumas (126 y 130 libras).

Sobre el KO de “Canelo” no había necesidad de ser demasiado imaginativo.

De antemano, esa pelea era tan desigual que nos permitimos hasta predecir cómo serían los primeros cinco asaltos, señalar el momento exacto y hasta la forma en que el mexicano pondría a dormir al británico en el sexto episodio. Pero, es bueno aclarar que fue uno de esos aciertos que a nadie enorgullece. Por el contrario, esa pelea nos dio mucha pena y dejó una sensación de impotencia a todos los que vemos este deporte con independencia analítica.

Lo advertimos de antemano. “Pudo ser una desgracia terrible, la vida de Khan corrió peligro esa noche”. Pero a nadie le importó. Poco tiempo después, Gennady Golovkin repitió el show grotesco y desigual ante otro británico: Kell Brook. El segundo acierto tampoco provino de alguna ciencia adivinatoria.

Los plumas y los súper plumas ratificaron lo obvio y nos dieron aún más de lo esperado. Por lejos, fueron el estandarte del mejor boxeo en el 2016, un año que no se llenó de una total oscuridad gracias a la luz de todo lo bueno que nos dieron los representantes de las 126 y las 130 libras.

Fue este su gran año, pero cuidado, prometen seguir arrasando en el 2017, gracias a todo lo que quedó pendiente de la presente temporada. Basta tomar como primer argumento las distinciones que se acumulan para la legión pluma de manera individual en tres de sus mejores representantes: Vasyl Lomachenko, Carl Frampton y Óscar Valdez que nos deleitaron con su desempeño en cada pelea.

Habrá que agregar otro argumento inevitable: la pelea del año. Reconocimiento compartido por dos súper plumas, Francisco Vargas y Orlando Salido o recordar a uno de los regresos del año, el de Abner Mares ganando de manera concluyente contra todos los pronósticos y recuperando su cinturón de campeón ante Jesús Cuellar. Si falta algo, hay que reconocer que el gran prospecto del 2016, el boricua Christopher “Pitufo” Díaz, también pertenece a la división pluma.

Pero si con esos argumentos para alguien nos quedamos cortos, vean el resto de la legión y lo que nos apronta para lo inmediato.

El monarca CMB, Gary Russell Jr., el 18 de febrero enfrenta al monarca interino, el colombiano Oscar Escandón, pero antes, el 28 de enero, el galés Lee Selby defenderá su título FIB contra el argentino Jonathan Barros. Otro argentino, el ex campeón AMB de las 126 libras, Jesús Cuellar, cumplirá lo prometido y se moverá a las 130, mientras que el ex-súper campeón en el mismo organismo, el mexicano Leo Santa Cruz, tiene una emocionante revancha contra el irlandés Carl Frampton.

A esa andanada de calidad, sumemos al “Alacrán” Miguel Berchelt que el 28 de enero enfrenta a Francisco “Bandido” Vargas por el cetro CMB de las 130 libras en una guerra de alquilar balcones. En esa misma velada habrá otra batalla que también promete pura metralla, la del japonés Takashi Miura contra el mexicano Miguel Román.

No olvidemos tampoco que en este final de año el panameño Jezreel Corrales defenderá su cinturón de Súper Campeón de la AMB de los Súper Plumas contra el noqueador japonés Takashi Uchiyama, TopRank parece decidida a promover el regreso a las 126 libras de Nonito Donaire para que se enfrente al mexicano Oscar Valdez y por si fuera poco, hay que esperar lo que pueda suceder en el 2017 con otra de las mayores promesas de la categoría, el zurdo e invicto californiano Joseph “Jojo” Díaz.

Si los primeros meses de 2017 serán generosos en peleas de primer nivel en 126 y 130 libras, el resto del año promete sumar más emociones. Vasyl Lomachenko y Orlando Salido tendrían su reclamada revancha, Abner Mares seguramente sería el rival indicado para el vencedor de la revancha Frampton-Santa Cruz y Si Vargas y Miura ganan sus respectivas peleas el 28 de enero, no dudo que los veremos en un cruce de pura dinamita.

Lo dicho. La “Legión” de los Plumas arrasó con todo a su paso en el 2016 y para el 2017 parece dispuesta a seguir arrasando con batallas épicas y peleas de pura emoción. Es verdad que el nuevo año promete muchas cosas que preferimos “primero, ver para creer”, pero en las 126 y en las 130 libras no hace falta esperar para ver ni es necesario tener la bola de cristal al hacer cualquier vaticinio: de esa legión hay que esperar de lo bueno todo lo mejor. Felizmente.