<
>

La decepción hispana: Faltó la Canelo-Golovkin al 2016

play
2016: Un año de bajas para el boxeo (2:07)

Tyson Fury, Golovkin, Canelo y El Chocolatito son unos de varios boxeadores que no lograron llegar al ring para las peleas más deseadas de este año. (2:07)

MÉXICO - El boxeo hispano en este 2016 tuvo quizá muchas más decepciones que alegrías, a destacar sin duda el gran combate que ofrecieron Francisco Vargas y Orlando Salido, así como el de Carlos Cuadras y Román González, el ascenso de Óscar Valdez y la gran entrada provocada por Canelo en el AT&T Stadium, pero al final no llegó lo que más esperaban, la pelea entre el popular bicampeón mexicano y el kazajo Gennady Golovkin.

Tampoco los cubanos tuvieron la actividad deseada. A Erislandy Lara lo rebasaron en la lucha sus coequiperos Jermell y Jermall Charlo, a Guillermo Rigondeaux lo tuvieron esperando sus promotores mucho tiempo, Yuriorkis Gamboa se quedó en el turno de espera y Luis Ortiz cambió de promotor pero dejó de ser campeón del mundo. Puerto Rico se fue de blanco y lo único bueno fue que Félix Verdejo salió bien librado de su accidente de motocicleta.

En cuanto al boxeo mexicano, Juan Francisco 'Gallo' Estrada no brilló como se esperaba. Le lesión en la mano derecha parece que no deja en paz al sonorense y cuando todo el mundo creyó que en este año iba a enfrentarse a 'Chocolatito' González, tuvo que rechazar una oferta del nicaragüense al no estar listo. Venezuela brilló con Jorge Linares pero Argentina no lo pudo hacer con la caída de Jesús Cuéllar

Retomando la decepción principal. Canelo Álvarez y Gennady Golovkin estaban emplazados a enfrentarse bajo las reglas del Consejo Mundial de Boxeo, ya que uno era campeón regular y el otro interino. Pareció entonces que GGG se sacaba la lotería al asegurar su mejor bolsa, pero hubo cosas en el camino que no permitieron que ello sucediera, al menos no sin comprar boleto.

Las matemáticas fueron clave para que esta decisión no se realizara, y pese a las intenciones de Canelo de enfrentarlo, Golden Boy le explicó que los números no salían y le pidió dejar el campeonato mediano del CMB, decisión que no pareció a muchos pero que después explicaron.

Canelo y Golden Boy no estaban dispuestos a repartir porcentajes del 60-40 con un peleador que había tenido antes un pago por evento con poco más de 100 mil casas vendidas. Según dijeron, le hicieron una oferta de 5 millones y no quiso el kazajo, pero luego acordaron pelear hasta septiembre de 2017, lo cual tampoco cayó bien, pero dejó cierta esperanza a los fans de verlos en el ring.

Para muchos, una pelea ante Gennady Golovkin es tan peligrosa como grandiosa para Canelo, ya que de ganar se colocaría como el número uno libra por libra del mundo, o cuando menos rondaría esa posición, pero también puede perder y muchos considerarán al kazajo como el mejor del mundo.