Calentando los premios: MVP

A falta de tres semanas para que termine la temporada regular del 2018, ya se ha activado la campaña "Mike Trout MVP", que cada año, desde el 2012, se repite una y otra vez, aunque solamente en dos ocasiones (2014 y 2016) el premio haya recaído en el jardinero de Los Angeles Angels.

Este año no lo es menos y a diferencia de campañas anteriores, esta vez cada cierto tiempo salen a la luz supuestas encuestas que ponen a Trout como favorito al galardón, vaya a SABR con qué lógica.

El premio del Jugador Más Valioso es el más polémico y subjetivo de cuantos se deciden por el voto de los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA).

Habría que comenzar por definir qué significa ser "Más Valioso".

Y no me vayan a sacar el WAR, esa estadística que ni los mismos sabermétricos saben cómo se calcula.

¿Estarían los Medias Rojas de Boston donde hoy están sin J.D. Martínez? ¿Sin Mookie Betts?

Probablemente hoy si acaso estarían luchando por uno de los comodines y no con el mejor récord de todo el béisbol.

¿Dónde estarían los Angelinos sin Mike Trout? En el mismo lugar donde están ahora.

Cuando estuvo 19 partidos fuera, el equipo ganó nueve y perdió diez, para un porcentaje de victorias de .473.

Los Angelinos juegan para 71-73 (.493) y con Trout en la alineación lo han hecho para 62-63 (.496).

O sea, que el WAR (Victorias sobre Reemplazo) podrá decir lo que quiera, pero la realidad es que el equipo ha tenido resultados bastante similares con o sin su jardinero estelar.

El MVP debe salir de Boston, con J.D. como primera opción, por delante de Betts.

Si acaso, el dominicano José Ramírez, de los Indios de Cleveland , debe completar el trío de finalistas por el joven circuito.

Martínez es líder en carreras impulsadas en todo el béisbol, además de ir segundo en jonrones (40) y en average (.331), por lo que anda coqueteando con la Triple Corona.

Por su parte, Mookie va primero en average (.342) y supera a J.D. en anotadas, 116 a 104, en dobles (42 a 36) y en bases robadas (27 a 5).

Pero el cubanoamericano lo aventaja, además de los vuelacercas (40 a 29) y las remolcadas (121 a 71), en casi todos los principales indicadores ofensivos, como hits (172 a 164), total de bases (330 a 303) y slugging (.636 a .633).

Volvemos a caer en el bendito WAR: el de Betts (9.6) es prácticamente el doble del de su compañero de equipo (5.8).

¿Alguna razón lógica para que la diferencia sea tan abismal? Porque incluso Martínez no ha sido bateador designado a tiempo completo, algo que alguna vez privó del MVP a David Ortiz.

J.D. ha defendido las praderas en 51 partidos, con porcentaje de fildeo de 1.000.

Y si de ser más valioso se trata, nadie lo ha sido en la Liga Nacional como el puertorriqueño Javier Báez para los Cachorros de Chicago .

Báez, en su temporada consagratoria, va de líder en slugging (.563) y segundo en carreras remolcadas del viejo circuito (100), una menos que Eugenio Suárez, el venezolano de los Rojos de Cincinnati .

Además, va entre los diez primeros de la liga en jonrones (30), dobles (36), hits (156), anotadas (89), bases robadas (21) y triples (9).

Pero encima de eso, lo mismo defiende la intermedia, como el campocorto y la antesala, en dependencia de la necesidad del equipo y en cada una de las posiciones lo hace con maestría excelsa, digna de Guante de Oro.

Si eso no es ser Más Valioso, que venga alguien a desmentirlo.