El cambio de velocidad puede ser decisivo para Clayton Kershaw

play
El lado más humano de Clayton Kershaw (5:17)

El pelotero y su esposa recorren República Dominicana, específicamente la 'Casa de Lily', con la misión de poder ayudar y rescatar a todas aquellas personas que han sufrido el tráfico sexual. (5:17)

LOS ÁNGELES - Han pasado diez años, tres equipos y un cambio de carrera; sin embargo, Brad Ausmus recuerda el partido: fue el 27 de mayo de 2010, jugando como visitante ante los Florida Marlins. Clayton Kershaw llevaba siete innings sin permitir hits esa noche; pero fue la forma cómo lo mantenía (con un cambio de velocidad, el pitcheo que le ha causado problemas durante toda su carrera) que lo hizo tan memorable.

Rick Honeycutt, ahora con 14 años en su haber como coach de pitcheo de Los Angeles Dodgers, recuerda que Kershaw envió 17 cambios en esa apertura. El sistema PITCHf/x identificó 11, un total robusto, a pesar de todo. Cinco de estos lanzamientos generaron swings fallidos y ninguno resultó en hits.

Fue un promedio exitoso que nunca se repitió.

No pasó mucho tiempo hasta que Kershaw desarrolló un slider devastador que combinó con su recta y curva, un legítimo tercer pitcheo que ayudó a convertirlo en todo un dínamo. El cambio de velocidad quedó relegado, en parte debido al hecho que Kershaw no podía dominarlo y en parte, porque no lo necesitaba. Frecuentemente, jugaba con él, usualmente durante la primavera para luego olvidarlo a medida que transcurrían las temporadas. Durante los últimos cinco años, hizo su aparición en menos del 1 por ciento de las ocasiones.

"No vas a aprender algo nuevo hasta que tengas que hacerlo", dijo Kershaw. "Se trata de adaptarse o morir. No sé si necesito aprender un buen cambio de velocidad y no sé si necesito tener suficiente confianza para lanzarlo aún. Pero si llego a tenerla, lo haré".

El presidente de operaciones de béisbol de los Dodgers Andrew Friedman ha indicado de forma reiterada, medio en broma, que la segunda mitad de la carrera de Kershaw consistirá en que el lanzador dependerá de su cambio de velocidad para dominar a los bateadores contrarios. Es la forma que tiene Friedman de decir que Kershaw siempre conseguirá una manera, independientemente de que el poderío de su repertorio decaiga; pero literalmente, esta frase podría contener mucho de verdad.

A medida que disminuye la velocidad de su recta y su slider pierde rompimiento, Kershaw podría necesitar pronto de su cambio como un pitcheo que lo ayude a superar a los bateadores diestros y que logre tener armas distintas en su mano. Los Dodgers, que volverán a recibir a Kershaw e incluirlo en su rotación como abridor del lunes contra los Cincinnati Reds, no cree que haya llegado aún a ese nivel, incluso después de una primavera en la cual se vio afectado por una inflamación en el hombro.

El manager de los Dodgers, Dave Robertsm mencionó la capacidad de Kershaw de ubicar bien su recta, slider y curva, agregando que "la forma en la cual es capaz de montar su secuencia es suficiente para que Clayton sea el pitcher de élite que es". Igualmente, Roberts hizo referencia a cómo Kershaw está comenzando a trabajar la esquina de afuera contra toleteros diestros, estrategia que utilizó con mayor frecuencia en la pasada temporada.

Honeycutt simplemente aspira que una mejor salud ayude a restaurar el nivel natural del brazo de Kershaw, para así poder lanzar su recta y slider de forma más efectiva.

"Aún siento que él cuenta con mejor armamento", afirma Honeycutt, "un mejor dominio de los pitcheos que está lanzando actualmente".

Honeycutt dependió fuertemente de las sinkers durante una carrera como pitcher de 12 temporadas de duración en las Mayores. Lanzaba los pitcheos con pronación natural en el movimiento de su brazo, lo cual facilitaba la ejecución de cambios. Kershaw, explica Honeycutt, hace sus envíos desde un punto de liberación alto y con cierto giro, dificultándole así producir el movimiento a un lado que genera óptimos cambios de velocidad. Kershaw utilizó el cambio de velocidad como su tercer pitcheo durante la mayor parte de sus primeras tres temporadas, pero nunca se sintió del todo bien.

"Creo que fue la consistencia de su cambio de velocidad lo que le afectó, más que el cambio de velocidad en sí", dijo Ausmus, el veterano receptor que ahora funge como manager de Los Angeles Angels. "Tuvo la habilidad de lanzar un buen cambio de velocidad, pero no podía lanzar un buen cambio de velocidad de manera consistente".

Entre 2011 y 2015, Kershaw acumuló tres premios Cy Young de la Liga Nacional, además de un reconocimiento como Jugador Más Valioso. Ganó 88 partidos, con efectividad de 2.11, promedio de 226 innings y acumuló valor de 37.6 triunfos sobre reemplazo (WAR) según la fórmula de FanGraphs, muy por encima de cualquier otro lanzador. El nivel de éxito se mantuvo con el tiempo; sin embargo, la salud de Kershaw comenzó a abandonarle: durante cada una de las tres temporadas posteriores debió pasar cierto tiempo en la lista de lesionados debido a problemas en su espalda.

Su efectividad (2.26), WHIP (0.91) y promedio entre ponches y boletos (7.56) se ubicaron entre los tres mejores de todo el béisbol entre 2016 y 2018; a pesar de ello, la disminución de su velocidad, la cual se exacerbó durante la temporada pasada, fue una señal de problemas en el futuro inmediato. Kershaw firmó una extensión por tres años y $93 millones cinco días después de la conclusión de la Serie Mundial 2018 y luego expresó que, a su criterio, este pacto era "una oportunidad de demostrarle a mucha gente que estaba equivocada", expresando su deseo de recobrar la velocidad en una recta que había quedado debajo de las 95 millas por hora.

Desde entonces, Kershaw se ha contenido de volver a expresar ambiciones semejantes en público. Por el contrario, comenta la forma en la cual él ha crecido en lo personal desde entonces.

"Hay muchas cosas que ocurrieron durante la temporada pasada y sobre las cuales no voy a hablar", indicó Kershaw. "Pero creo que he asimilado que soy capaz de aprender mucho más, porque existen muchas cosas que uno no puede dar por sentado. No quiero decir que así lo hice; pero si hay muchas cosas que puedo aprender tras conversar con las personas a mi alrededor y distintas personas, para poder aprender cómo hacer las cosas a plenitud. Porque en años anteriores, he sido testarudo. He tenido éxito y he querido hacer las mismas cosas, una y otra vez. A medida que uno experimenta progreso en la carrera, hay ocasiones en las cuales hay que hacer algunos ajustes. Quizás no he sido tan rápido en hacer esos ajustes a medida que los he necesitado, en ciertas ocasiones".

Kershaw siempre ha admitido ser terco y ha entendido lo esencial que ha sido esa característica de su personalidad para alcanzar su grandeza como pitcher. Cierto grado de rigidez sigue siendo importante.

"Aunque, al mismo tiempo", afirmó, "si no se tiene éxito, o te mantienes lesionado o cosas así, debes hacer cambios".

Kershaw, ahora con 31 años, no sabe aún la forma que dicho cambio tendrá. Ahora expresa tener una mente mucho más abierta en todos los aspectos de su trabajo: en la sala de pesas, con los trainers, en la loma... y ahora no está persiguiendo la velocidad de sus envíos como lo hacía antes.

"A mí me importa los resultados", afirma Kershaw. "No me importa lo que me ocurrió en años anteriores, o lo que tengo ahora. Pero si quiero tener buenos resultados y quiero sacar outs de forma tan eficiente como lo he hecho en el pasado. Y mi plan es seguir haciéndolo. No sé si será de forma distinta o no, pero mi plan es tener el mismo éxito".

Ocasionalmente, Kershaw hace ciertos cambios a la forma de agarrar la pelota para enviar su cambio de velocidad y sigue incluyendo dicho pitcheo como parte de su sesión de bullpen que hace entre aperturas. Algunas veces, si los informes de scouting indican que ciertos bateadores rivales son susceptibles a los cambios de velocidad, podría incluir unos cuantos en su repertorio durante el partido. Roberts ha percibido un esfuerzo más claro a fin de desarrollar ese pitcheo; aunque eso causará un impacto muy ligero en sus cifras de uso durante esta temporada.

"Poderlo desarrollar, contar con él, conseguir un roletazo, darle un pitcheo diferente al rival, cambiar velocidades, eso está muy bien", indicó Roberts. "Pero nunca será una parte importante de su repertorio".

Acaso, ¿necesita serlo? Y si es el caso, ¿cuán importante podría ser?

Kershaw cree que puede dominar el cambio de velocidad si lo convierte en prioridad.

"Y la única manera en la cual puedo darle prioridad es si el resto de mi repertorio no funciona", afirmó. "Aún no he llegado a ese punto".