Azulejos: Dinero no fue razón para no llamar a Guerrero Jr.

Vladimir Guerrero Jr. no estuvo entre las convocatorias de septiembre para los Azulejos de Toronto, a pesar de ser uno de los mejores prospectos del béisbol, al tiempo que rompió las ligas menores esta temporada.

Cuando se le preguntó sobre la decisión el miércoles, el presidente de los Azulejos, Mark Shapiro, dijo que no era financiero.

"No tiene nada que ver con los negocios", dijo Shapiro a la Radio de la Red MLB de SiriusXM. "No tiene nada que ver con nada más que lo que creemos que lo mejor para él desde el punto de vista del desarrollo es ir a jugar en Arizona (en la liga de otoño) y continuar desarrollándose.

"Creemos que cuando llegue aquí, lo que obviamente no le impedirá hacer que el equipo salga de los entrenamientos de primavera del año que viene, lo que sería evidencia de ese hecho, creemos que tiene la oportunidad de ser un jugador de impacto".

Cuando los Azulejos llaman a Guerrero, de 19 años, comienza su tiempo de servicio en Grandes Ligas. Por lo tanto, cuanto más rápido sea llamado, antes será elegible para la agencia libre y potencialmente un gran día de pago.

Sin embargo, Shapiro dijo que eso no tuvo en cuenta la decisión del equipo. En cambio, mencionó su experiencia con los Indios de Cleveland y con Manny Ramírez, quien debutó en las Grandes Ligas con 21 años de edad y estaba "subdesarrollado" como corredor y defensor, y "le llevó años alcanzarlo". esas áreas .:

"Intentamos hacer todo lo que humanamente podemos desarrollar con un marco de tiempo acelerado para garantizar su defensa, su preparación, su rutina, su comprensión de su impacto como líder y como compañero de equipo: todas las diferentes cosas que intervienen , que están aprovechando y que podemos construir una base lo más sólida posible cuando llegue aquí ", dijo Shapiro a SiriusXM Radio, en referencia a Guerrero.

Guerrero fue No. 2 en la lista de prospectos de los 50 principales prospectos de mitad de temporada de ESPN Insider Keith Law. Bateó .402 con 14 jonrones y 60 impulsadas en Doble A, luego fue ascendido a Triple A y bateó .336 con seis jonrones y 16 carreras impulsadas en 30 juegos.